Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Causa y efecto de las migrañas

La migraña es el tipo más común de dolor de cabeza que mueve a los pacientes a buscar la atención de sus médicos. Aproximadamente 30 millones de estadounidenses sufren de migrañas, y las mujeres se ven afectadas casi tres veces más que los hombres, según las estadísticas de la National Headache Foundation en Chicago.

"Los cambios hormonales contribuyen a la mayor incidencia en las mujeres", comentaba Michael A. Moskowitz, profesor de Neurología de la Escuela Médica de Harvard, en el Hospital General de Massachusetts, Boston. "Hay evidencias clínicas de una disminución (aunque no eliminación) de la incidencia en mujeres postmenopáusicas."


Las migrañas pueden variar de persona a persona, pero por lo general duran de cuatro a 72 horas. Algunas personas las tienen varias veces al mes, mientras que otros la experimentan con mucha menos frecuencia. Muchas personas que padecen migraña informan de un dolor punzante o pulsante en un lado de la cabeza, de visión borrosa, sensibilidad a la luz y el sonido, náuseas y vómitos. Aproximadamente, uno de cada cinco pacientes de migrañas, experimentan un aura o alteraciones visuales o sensoriales, antes de la aparición del dolor de cabeza. Algunos ejemplos de aura son destellos de luz, pérdida de visión, líneas en zig-zag, hormigueo en un brazo o una pierna, y problemas del habla y del lenguaje.

Hay varios factores de riesgo identificados que incrementan la probabilidad de que una persona padezca de migraña:

» Antecedentes familiares: La gran mayoría de los pacientes con migraña tienen un historial familiar de ataques de migraña. Para una persona que tenga uno o más familiares de primer grado con migrañas, la probabilidad se eleva sustancialmente.

» Edad: Las migrañas suelen afectar a personas en un margen muy amplio de edades, entre 15 a 55 años. La mayoría de ellas han tenido su primer ataque alrededor de los 40 años.

» Sexo: Las mujeres son más propensas a sufrir de migrañas que los hombres.

» Ciertas condiciones médicas: depresión, ansiedad, accidente cerebrovascular, epilepsia e hipertensión arterial, se asocian con dichos dolores de cabeza.

» Cambios hormonales: Las mujeres que sufren de migrañas, a menudo encuentran que los dolores de cabeza tienen un patrón de recurrencia, justo antes o poco después del inicio de la menstruación. Los dolores de cabeza también pueden cambiar durante el embarazo y/o la menopausia.

Las migrañas son dolores de cabeza vasculares, pero la causa exacta no se conoce totalmente. Algunos investigadores creen que se producen cuando hay cambios anormales en el cerebro. Cuando se producen estos cambios, la inflamación hace que los vasos sanguíneos se hinchen y presionen sobre los nervios, dando lugar al dolor.

Los investigadores han descubierto que ciertos factores pueden desencadenarlo. Dichos desencadenantes varían de persona a persona y pueden incluir: trastornos del sueño, estrés, cambios de clima, bajo nivel de azúcar en sangre, deshidratación, luces brillantes y ruidos fuertes, cambios hormonales, alimentos que contienen aspartamo, alimentos que contienen tiramina (habas, quesos añejos, productos de soja, etc), la cafeína y el alcohol.

Por desgracia, las migrañas no tienen cura; no obstante, se puede controlar eficazmente con la ayuda de un profesional de la salud. Existen una variedad de fármacos que pueden utilizarse para aliviar el dolor y también para su prevención. Se recomiendan cambios en el estilo de vida y la dieta para identificar y eliminar los posibles factores desencadenantes de un ataque.

"Hasta hace poco no había tratamientos disponibles para tratar a las personas que sufren migrañas crónicas", señaló Moskowitz. "Recientemente, está disponible un nuevo medicamento para el tratamiento específico de los dolores crónicos de cabeza provocados por la migraña, llamado toxina botulínica. Los que padecen migrañas crónicas puede obtener un beneficio significativo de esta nueva forma de terapia." Estas personas, también han encontrado alivio en ciertas vitaminas y otros remedios. Sin embargo, los pacientes siempre deben consultar con sus médicos para los protocolos de tratamiento adecuados.


- Referencia: ScienceDaily.com, 20 de marzo de 2012
- Fuente: Society for Women's Health Research (SWHR), via Newswise.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales