Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Nanopartículas de los alimentos, como en las vitaminas, podrían dañar la salud

A través de los alimentos y productos farmacéuticos los humanos ingerimos miles de millones de nanopartículas todos los días, y según la investigación de la nueva Universidad de Cornell, se advierte que pueden ser más perjudiciales para la salud de que se pensaba.

Los investigadores estudiaron cómo las grandes dosis de nanopartículas de poliestireno (un material común aprobado por la FDA que se encuentra entre los aditivos alimentarios para las vitaminas), afectaba a la forma en que pollos absorbían el hierro, un nutriente esencial, dentro de sus células.

Según el estudio, la exposición a corto plazo, en alta intensidad, a estas partículas bloquean la absorción de hierro, mientras que la exposición a largo plazo produjo un cambio en las ​​estructuras celulares intestinales que permitió un repunte compensatorio en la absorción de hierro.

Los investigadores evaluaron tanto la exposición a dichas nanopartículas, aguda y crónica, de las células de los intestinos humanos utilizando las placas de Petri, así como pollos vivos e informaron de los resultados coincidentes. Eligieron a los pollos porque estos animales absorben el hierro en sus cuerpos de manera similar a los seres humanos, y también son igualmente sensibles a las deficiencias de micronutrientes, explicaba en el documento su primer autor, Gretchen Mahler.

Remodelación de las vellosidades intestinales

Los investigadores hicieron uso de la disponibilidad comercial, unos 50 nanómetros de partículas de poliestireno carboxilado que, en general, se consideran seguros para el consumo humano. Decubrieron que en la consiguiente exposición aguda, de unos pocos minutos hasta unas cuantas horas después del consumo, disminuyeron tanto la absorción de hierro por las células in vitro como la de los pollos.

Posteriormente, la exposición de unos 2 miligramos por kilogramo durante dos semanas (un ritmo más lento, la ingesta es más crónica), la estructura de las vellosidades intestinales comenzaron a cambiar y aumentaron su superficie. Se trataba de una efectiva remodelación fisiológica que llevó de nuevo al aumento de la absorción de hierro.

"Esta fue una respuesta fisiológica inesperada", dijo Mahler.

El líder de investigación, Michael Shuler, señaló que, en cierto sentido, esta remodelación de las vellosidades intestinales fue positiva porque demuestra que el cuerpo se adapta a los desafíos. "Las nanopartículas entran desde nuestro medio ambiente de muchas maneras diferentes", dijo Shuler. "Tenemos una cierta seguridad de que grosso modo no son perjudiciales, pero puede haber efectos más sutiles que nos preocupa."


- Referencia: Kurzweilai.net, 20 de febrero 2012
- Imagen: Una monocapa de células intestinales después de la exposición a las nanopartículas, mostradas en verde. Crédito: Cornell.
- Ref.: Gretchen J. Mahler, et al., Oral exposure to polystyrene nanoparticles affects iron absorption, Nature Nanotechnology, 2012; [DOI:10.1038/nnano.2012.3]

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales