Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Acabar con las rabietas antes de que empiecen

Los empujones, puñetazos e insultos beligerantes no sólo ocurren con los rufianes de los bares de moteros y en los campos de fútbol. En algún momento, la mayoría de los niños cogen rabietas. Pero cambiar el comportamiento del niño no es la clave para detener estos ataques, sino que son los padres los que deben cambiar su comportamiento.

"En la mayoría de los métodos de crianza o en los libros para padres, la mayoría de los consejos no se basan en la investigación, y mucho de todo ello contradice lo que sabemos", señala Alan Kazdin, en una entrevista a Today Show. Kazdin, quien dirige el Centro de padres de Yale, decía que castigar el mal comportamiento no para las rabietas. En vez de eso, los padres deben alabar el buen comportamiento y hacer caso omiso del malo.

En un vídeo, el terapeuta del Centro de padres de Yale, demuestra que método Kazdin a una familia con un niño que tenía rabietas diarias, eran tan violentas que hacían que al niño vomitar. Llamado para manejar la situación, el terapeuta ayuda a los padres a aprender a premiar a su hijo las conductas específicas consideradas buenas. A los padres también se les enseñó cómo manejar su respuesta si su hijo tenía otras formas demoledoras. Debido a que la mayoría de los padres usan estrategias de disciplina utilizados anteriormente por sus padres, no es tan fácil para ellos cambiar su enfoque sobre las rabietas. Pero la madre del niño dijo que dado los rápidos cambios que veía en el comportamiento de su hijo valía la pena el esfuerzo.

El psicólogo educativo y colaborador de Today Show, Michele Borba, ofrece más consejos basados ​​en la investigación en el video. Por encima de todo, dijo, la clave para sofocar un berrinche es mantener la calma.

Además de compartir las estrategias de crianza de hijos, científicamente probadas, Alan Kazdin es editor fundador de la revista Clinical Psychological Science. Dicha entrevista con Kazdin aparecerá en la nueva edición de marzo de Observer.


- Referencia: APS.PsychologicalScience.org, 24 febrero 2012
- Página web Alan E. Kazdin .

Domesticar rabietas: ¿Estás haciendo algo mal?

La investigación muestra que el 70 por ciento de los niños tienen rabietas de carácter, según Michele Borba, experto en la escuela de padres.

Espera, ¿qué dices...? Que queda un 30 por ciento de niños tranquilos, ¿dónde puedo conseguir uno?

Es broma, como la mayoría de padres he aceptado que un berrinche ocasional con su pateleo y sus gritos, sacude al cerebro en su camino hacia la madurez.

Pero los investigadores de la Universidad de Yale y el Kings College en el Reino Unido, han estudado a fondo estas rabietas, y dicen que es posible domesticarlas. Se trata de un entrenamiento adecuado, para los padres, no para los niños.

"Mantener las técnicas de carteles con pegatinas, sistemas de puntos de fantasía y nuestras suplicas y amenazas, en gran parte son ineficaces para cambiar el comportamiento del niño a largo plazo", señala Borba. De hecho, dicen los expertos, la mayoría de las técnicas de ensayo y error que se enseñan en los libros están totalmente equivocadas.

La gran diferencia está en cómo los padres reaccionan, antes, durante y después de una rabieta. Borba ha investigado mucho, antes de aconsejar sobre cómo prevenir las rabietas. En medio de una, sin embargo, todo consiste en no reaccionar. Asegúrese de que su hijo está a salvo, que él no va a dañarse a sí mismo con bordes afilados, por ejemplo, y luego ignorar, ignorar, hacer caso omiso. Cualquier atención que usted dé a una rabieta (incluso si es negativa, como chillar), sólo refuerza la creencia de los niños de que su comportamiento está funcionando, ya que está recibiendo atención por ello. Y tratar de razonar con un niño en plena rabieta es casi perder los papeles, "es como tratar de razonar con un pez de colores", comenta Borba. ¿La verdadera clave para acabar con los berrinches? Pues elogiar el comportamiento que quieres ver, junto con un toque alentador como un abrazo o un choque amistoso de manos.

Y ¿cuándo puede considerarse que no es normal? Si su hijo se pone en peligro o se daña a sí mismo o a otros, o si está teniendo intensas rabietas todos los días, entonces buscar ayuda externa. La causa puede ser una cuestión más profunda del comportamiento o la emociones.


- Referencia: Moms.Today.news, 17 nov. 2011, por Rebecca Dube

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales