Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » El misterio de los lagos antárticos que se mueven

Si uno les da tiempo suficiente, los ríos y las montañas se pueden mover, pero que se muevan medio kilómetro cada año resulta algo exagerado. Sin embargo, eso es exactamente lo que está sucediendo con un grupo de extraños lagos antárticos. Además, dichos lagos parecen estar moviéndose mucho más rápido que la plataforma de hielo sobre la que se asientan.


Se trata de 11 lagos que se encuentran en el borde de la plataforma de hielo George VI, una especie de piel de plátano, pero de hielo flotante, situado entre la península Antártica y la isla Alexander. Se vio por primera vez en la década de 1970, pero no fue hasta el año pasado que pudo constatarse su pasión por los viajes.

Douglas MacAyeal, en la Universidad de Chicago, les dio a los residentes la "aburrida" tarea de digitalizar una serie de fotografías de satélite de los lagos antárticos. Una de las estudiantes, Claire LaBarbera, se dio cuenta de que los lagos se movían de sitio, en relación con las características de la tierra, de año en año. "Pensé, ¡qué bonita curiosidad!" Más tarde, continuó MacAyeal, eché una mirada más en detalle y, efectivamente, constaté que los lagos se habían movido entre cinco y diez veces más rápido que la plataforma de hielo, y en una dirección diferente.

"Descubrimos una hermosa curiosidad que probablemente no existe en ningún otro lugar del mundo", agregó (Geophysical Research Letters, DOI: 10.1029/2011GL049970).

MacAyeal piensa que, la explicación radica en la inusual ubicación de la plataforma de hielo George VI, atrapada en un estrecho canal entre la isla Alexander y el continente antártico. A medida que la capa de hielo va subiendo por el canal, sus bordes externos colapsan formando una serie de crestas y valles. Los lagos se asientan en los valles. La capa de hielo empuja a la isla Alexander en un ángulo oblicuo, por lo que al final de cada valle sigue la pista a lo largo de la costa, arrastrando su lago con él.

El agua estancada en las plataformas de hielo es, a menudo, una señal de que están a punto de colapsar, ya que el agua puede ampliar las grietas existentes en el hielo.

Pero Neil Glasser de la Universidad de Aberystwyth, en el Reino Unido, cree que la plataforma de hielo George VI no es probable que se hunda a corto plazo, ya que se estabiliza por los costados rocosos del canal.

  • Referencia: NewScientist.com, 14 de enero 2012, por Michael Marshall
  • Imagen: El grupo de 11 lagos moviéndose cerca de medio kilómetro por año. Crédito, New Scientist.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales