Psicología


More

10 contundentes formas de destruir la Tierra

Publicado por: Pedro Donaire on : domingo, 15 de enero de 2012 8 comments
Pedro Donaire
Categorías: ,
La destrucción de la Tierra no es tan fácil como la literatura y el cine nos ha hecho creer.

Crédito: ESA

La Tierra fue construida para durar. Se trata de 4.550 millones años de antigüedad, de una bola de hierro de 5.973,6 trillones de toneladas. Ha recibido más impactos de asteroides devastadores que de cenas calientes que hayas podido tomar en toda tu vida, y aquí está, todavía órbitando alegremente.

Así que, amigo mío, destruirla no nos va a resultar tan fácil.
Pero empecemos ...


Fracaso total de la existencia
Vamos a necesitar: Nada

Crédito: suravid | Shutterstock

Método: No hay método. Simplemente sentarse y cruzar los dedos, y esperar que por casualidad, los 200 octillones de átomos que componen el planeta Tierra, de repente, y de forma simultánea, dejen de existir. Nota: Las probabilidades de que esto realmente ocurra siempre son considerablemente mayores que un gúgol a uno.

El resultado, obviamente, es la nada.

Engullidos por la materia extraña
Vamos a necesitar: un strangelet estable

Crédito: Igor Zh. | Shutterstock

Método: Secuestrar el control del Relativistic Heavy Ion Collider del Laboratorio Nacional de Brookhaven, Long Island, N.Y. Utilizando el RHIC para crear y mantener un strangelet estable. Mantenerlo estable durante todo el tiempo que sea necesario para absorber toda la Tierra en una masa de quarks extraños. Mantener estable el strangelet es algo increíblemente difícil una vez que se ha absorbido el mecanismo de estabilización, pero las soluciones creativas todo lo arreglan.

Hace un tiempo, se especuló con ello, pero en realidad las posibilidades de una formación estable de strangelet es practicamente cero.

El resultado final de la Tierra sería un pegote enorme de materia extraña.

Absorbidos por un agujero negro microscópico

Vamos a necesitar: un agujero negro microscópico. Hay que tener en cuenta que los agujeros negros no son eternos, se evaporan debido a la radiación de Hawking. Para un agujero negro medio esto lleva una cantidad inimaginable de tiempo, pero como el nuestro es realmente pequeño puede pasar casi instantáneamente, ya que el tiempo de evaporación depende de la masa. Por lo tanto, un agujero negro microscópico debe tener una masa superior a cierto umbral, más o menos igual a la masa del Monte Everest. La creación de un agujero negro microscópico es difícil, ya que se necesita una cantidad razonable de neutronium, pero posiblemente puede ser alcanzable por interferencia con un gran número de núcleos atómicos hasta que se adhieran.

Crédito: Chandra X-Ray Observatory, NASA

Método: simplemente colocamos nuestro agujero negro en la superficie de la Tierra y esperamos. Los agujeros negros son de una densidad altísima, de tal manera que pasan a través de la materia ordinaria como una piedra atraviesa el aire. El agujero negro caerá a través del suelo, comiendo en su camino hacia el centro de la Tierra y todo el camino hacia el otro lado: entonces, oscilará de nuevo, una y otra vez como un péndulo que absorbe la materia. Eventualmente, se detendrá en el centro, después de absorber materia suficiente que lo frene. Así que sólo hay que esperar, hasta que consuma toda la materia de la Tierra.

Muy, muy, muy poco probable. Pero no imposible.

El resultado final de la Tierra: una singularidad de tamaño casi cero, que proseguirá su órbita alrededor del sol tan felizmente.

Desintegrado por la reacción materia/antimateria
Vamos a necesitar: 2.500.000.000.000 de toneladas de antimateria. La antimateria es la sustancia más explosiva posible, se puede fabricar en pequeñas cantidades utilizando cualquier gran acelerador de partículas, pero esto nos llevará algún tiempo considerable para producir las cantidades requeridas. Si podemos crear los mecanismos adecuados, puede ser, y además sería mucho más fácil simplemente si "volteamos" 2,5 mil billones de toneladas de materia a través de la cuarta dimensión, convirtiendo a la vez todo en antimateria.

Crédito: Johan Swanepoel | Shutterstock

Método: Este método consiste en detonar una bomba tan grande que la explosión desintegre completamente la Tierra.

¿Que si es difícil? La energía de enlace gravitacional de un planeta de masa M y radio R es, si hacemos los cálculos grandes, nos la da la fórmula E=(3/5) GM^2/R. Para la Tierra, que funciona a unos 224 quintillones de Julios. El Sol tarda casi una semana en dar salida a esa energía. Hay que pensar en eso.

Para liberar toda esa energía se requiere de la completa aniquilación de unos 2.500.000.000.000 toneladas de antimateria. Y esto asumiendo que la pérdida de energía para el calor y radiación sea cero, cosa poco probable en realidad, probablemente necesitemos para alcanzar la dosis al menos de un factor sobre diez. Una vez generada la antimateria, desde el espacio lo lanzaríamos en masa hacia la Tierra. La liberación de energía (si hacemos caso a Einstein, en su famosa ecuación de masa-energía, E=mc^2) debería ser suficiente para destrozar la Tierra en chiquicientos pedazos.

El resultado final de la Tierra: un segundo cinturón de asteroides alrededor del sol.

Destrucción por detonación de la energía del vacío
Vamos a necesitar: una bombilla

Crédito: NASA Goddard Space Flight Center.

Método: Esto es divertido. Las teorías científicas contemporáneas nos dicen que lo que vemos como vacío es solamente un promedio vacío, en realidad se trata de una gran cantidad de partículas y antipartículas que aparecen constantemente y luego desaparecen o se aniquilan unas a otras. También se sugiere que el volumen de espacio encerrado por una bombilla contiene suficiente energía de vacío para hacer hervir todos los océanos del mundo. Por lo tanto, la energía del vacío podría ser la fuente de energía más abundante del universo. Puesto así, todo lo que necesitamos hacer es encontrar la manera de extraer esta energía y aprovecharla en algún tipo de planta de energía (esto se puede hacer fácilmente sin levantar demasiadas sospechas), luego, subrepticiamente permitimos que la reacción se salga fuera de control. La consiguiente liberación de energía fácilmente sería suficiente para aniquilar todo el planeta y, probablemente, al sol también. Francamente, hay pocas posibilidades.

El resultado final de la Tierra: una nube de partículas de variado tamaño en rápida expansión.

Absorbidos por un agujero negro gigantesco
Vamos a necesitar: un agujero negro, unos motores de cohetes muy potentes y, opcionalmente, un gran cuerpo planetario rocoso. El agujero negro más cercano a nuestro planeta está a unos 1.600 años luz de la Tierra, en la dirección de Sagitario, orbitando V4641.

Crédito: ESO/MPE

Método: Después de localizar el agujero negro, se hace necesario conseguir juntarlo con la Tierra. Esto es probable que sea la parte que nos lleve más tiempo de este plan. Hay dos métodos, mover la Tierra o mover el agujero negro, aunque para obtener mejores resultados podríamos mover ambos la vez. Ejem, digamos que harto difícil.

El resultado final de la Tierra: pasaremos a formar parte de la insigne masa del agujero negro.

Meticulosa y sistemáticamente destruida
Vamos a necesitar: un conductor de masa de gran alcance, o, idealmente, muchos de ellos, de aproximadamente 2*10^32 J .

Crédito: ESA

Método: Básicamente, lo que vamos a hacer es cavar la tierra, e impulsar la totalidad de la misma en órbita. Sí, los casi 6 trillones toneladas. Un buen conductor de masas es una especie de arma con forma de rail electromagnético, una vez fue propuesta como manera de conseguir los materiales extraídos de la luna a la Tierra, así que no nos estamos inventando nada. Sólo tenemos que hacer uso de un modelo particular de gran alcance, lo suficientemente grande como para golpear a la velocidad de escape de 11 km/s, y lanzar la Tierra contra el sol o al azar del espacio.

El resultado final de la Tierra: Muchos pequeñas trozos de tierra, algunas caen hacia el sol, y el resto repartidos por todo el resto del sistema solar.

Pulverizada por impacto con objeto contundente
Vamos a necesitar: una roca grande y pesada, algo que gire un poco ... tal vez, Marte.

Crédito: NASA / JPL

Método: Evidentemente, cualquier cosa puede ser destruida si se golpea lo suficiente. El concepto es simple: encontrar un asteroide muy, muy grande o un planeta, acelerarlo hasta alguna deslumbrante velocidad, y aplastarlo contra la Tierra, preferiblemente de frente, es una cuestión de manejo. El resultado será una colisión absolutamente espectacular, lo que esperamos es que  quede pulverizada toda la existencia terráquea.

Un breve análisis del tamaño del objeto deseado se puede encontrar aquí. Velocidad del impacto mínima ha de ser de 11 kilómetros por segundo, asumiendo una pérdida de energía por calor y otras, de cero, la tocho tendría que tener el 60% de la masa de la Tierra. Marte, "pesa" alrededor de un 11% de la masa de la Tierra, mientras que Venus, el planeta más próximo, tiene alrededor del 81%. Si nos superamos y conseguimos una velocidad de 31 km/s, o 50km/ s, con cualquiera de estos tenemos grandes posibilidades.

Obviamente una roca más pequeña también podría hacer este trabajo, es sólo cuestión de volocidad. Con un asteroide de unos 10 billones de toneladas, a un 90% de la velocidad de la luz, podríamos hacerlo igual de bien.

El resultado final de la Tierra: una variedad de trozos más o menos del tamaño de la luna, esparcidos al azar por el sistema solar.

Comida por la máquina de von Neumann
Vamos a necesitar: una sola máquina de von Neumann.

Crédito: Chad McDermott | Shutterstock

Método: Una máquina de von Neumann es un dispositivo que capaz de crear una copia exacta de sí mismo, aunque necesita las materias primas. Crear una con hierro, magnesio, aluminio y silicio, los elementos principales que se encuentran en el manto de la Tierra y el núcleo. No importa lo grande ni el tiempo ya que puede reproducirse a sí misma de manera idéntica. Se libera bajo el suelo debajo de la corteza terrestre y se permite que pueda valerse por sí misma. Observar y esperar, esto va a crear una segunda máquina de von Neumann, y seguirá otra más, y otra... A medida que la población de las máquinas se duplique en repetidas ocasiones, el planeta Tierra, terriblemente pronto, será totalmente consumido y se convirtirá en un enjambre potencial de sextillones de máquinas. Técnicamente el objetivo sería completado; pero si quieremos ser cuidadosos, podemos ordenar a las VNMs que se lancen contra el sol para que esto no vuelva a repetirse. Habría que incluir en su diseño una buena propulsión de cohetes. Esto es tan alocado que posiblemente funcione.

El resultado final de la Tierra: solamente un pequeño bulto de hierro que se hunde en el Sol.

Arrojarla al Sol
Vamos a necesitar: un buen equipo de movimiento de tierras.

Crédito: sdecoret | Shutterstock

Método: Arrojar la Tierra hacia el sol. Enviar la Tierra en rumbo de colisión contra el Sol no es tan fácil como se podría pensar, aunque tampoco hace falta que literalmente lo golpee (basta con enviar la Tierra lo suficientemente cerca del Sol (dentro del límite de Roche), y las fuerzas de marea la harán trizas), es sorprendentemente fácil acabar con la Tierra, si se la pone a girar en una descabellada órbita elíptica que se limite a un buen asado durante cuatro meses al año. No obstante, hay que planificar esto cuidadosamente.




8 comentarios: for 10 contundentes formas de destruir la Tierra

  1. creo que con SOPA... el destino del mundo esta encaminado..

    ResponderEliminar
  2. Y menudo camino... Esperemos que la esa cuestión vaya por otros derroteros

    ResponderEliminar
  3. Esta bueno este articulo, aunque da un poco de risa en algunas formas de destruir la tierra, en especial en la que dicen que una forma es mandar la Tierra hacia el sol, un poco complicado pero cierto.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ni se ocurra fidel, hacer eso con la Tierra! .. :)

    ResponderEliminar
  5. Jajaja! Muy buen articulo! Me encantó la forma detallada en que se explica cada alternativa... y muy comico tambien...

    ResponderEliminar
  6. Gracias Miguel, ese era el objetivo del artículo :)

    ResponderEliminar
  7. hahahahaha buenisimo, en más de una forma. felicidades, increible articulo, informativo, divertido, digerible, bueno que te digo

    ResponderEliminar