Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Por qué detectar un universo paralelo puede ser tarea imposible

¿Existen universos paralelos? ¿Y cómo lo sabemos? Los investigadores de las universidades de Calgary y Waterloo en Canadá y la Universidad de Ginebra en Suiza, han publicado un artículo esta semana en la revista Physical Review Letters explicando por qué no solemos ver los efectos físicos de la mecánica cuántica y por qué puede resultar imposible el poder detectar alguna vez un universo paralelo (con los actuales niveles del conocimiento científico).

"La física cuántica funciona fantásticamente bien a pequeña escala, pero cuando se trata de escalas mayores, es casi imposible contar los fotones muy bien. Hemos demostrado que esto hace que sea difícil de ver sus efectos en nuestra vida diaria," señala el Dr. Christoph Simon, que enseña en la facultad de Física y Astronomía de la Universidad de Calgary, y es uno de los principales autores del documento titulado: “Coarse-graining makes it hard to see micro-macro entanglement”.

Es bien sabido que los sistemas cuánticos son muy frágiles. Cuando un fotón interactúa con su entorno, aunque sea un poquito, la superposición se destruye. La superposición es un principio fundamental de la física cuántica que dice que los sistemas pueden existir en todos sus estados posibles simultáneamente. Pero cuando se mide, sólo se da el resultado de uno de estos estados.

Este efecto se conoce como decoherencia, y se ha estudiado intensamente durante las últimas décadas. La idea de la decoherencia, como experimento mental fue planteado por Erwin Schrödinger, uno de los padres fundadores de la física cuántica, en su famosa paradoja del gato: un gato en una caja puede estar en ambos estados, vivo y muerto, al mismo tiempo.

Pero, según los autores de este estudio, resulta que la decoherencia no es la única razón por lo que los efectos cuánticos son difíciles de ver. El ver los efectos cuánticos requiere mediciones muy precisas. Simon y su equipo, estudiaron a un ejemplo concreto de "gato", en un estado cuántico en particular, con un gran número de fotones.

"Demostramos que, con el fin de ver la naturaleza cuántica de este estado, uno tiene que ser capaz de contar el número de fotones a la perfección", aduce Simon. "Esto se hace cada vez más difícil, ya que el número total de fotones va aumentando. Distinguir un fotón, donde sólo hay dos fotones, está al alcance de la tecnología actual, pero distinguir un millón de fotones entre más de un millón ya no es tan fácil."

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales