Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Los restos del Titanic

Se pensaba que los restos del Titanic descansaban en el fondo del Océano Atlántico, hasta que una expedición francesa/americana los descubrió el 1 de septiembre de 1985 con el sonar de la nave Knorr. Los restos del Titanic estaban a unos 4 kilómetros de profundidad y alrededor de 595 km. del punto equivocado, Terranova.


Dr. Robert Ballard, formó parte de la primera expedición, y regresó en 1986 para la primera inmersión tripulada con el sumergible Alvin. El descubrimiento más asombroso de la época era que el Titanic se había separado de hecho, algo que no estaba previsto en un principio. Los platos, sillas y otros artefactos del Titanic están dispersos por los alrededores de estos restos, mientras que el material más blando, como la madera y los restos humanos habían sido devorados por los organismos subacuáticos. El Dr. Ballard, originalmente no quiso traerse ningún artefacto del Titanic porque le pareció una acción equivalente al saqueo de tumbas, sin embargo, desde entonces se han recuperado muchas cosas y colocados en exhibición en el National Maritime Museum de Greenwich, Inglaterra.

Los supervivientes

De los 2.223 pasajeros del Titanic, sólo 706 sobrevivieron, lo que supuso 1.517 muertos. El mayor porcentaje de supervivientes eran pasajeros de primera clase, seguido de segunda clase y después de tercera. La mayoría de las muertes se debieron a la hipotermia en el agua helada, lo que causaría la muerte en menos de 15 minutos. Seis, de los 7 niños de primera clase, sobrevivieron. Todos los niños de segunda clase sobrevivieron, mientras que sólo se salvó el 34 por ciento de los de tercera. De primera clase murieron 4 mujeres, consiguió sobrevivir el 86 por ciento de la mujeres de segunda clase y, de tercera clase, menos de la mitad. En general, sólo el 20 por ciento de los hombres sobrevivieron, en comparación con casi el 75 por ciento de las mujeres.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales