Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Desacreditada parcialmente la teoría de la biodiversidad vegetal

¿Por qué algunos entornos están repletos de distintas especies de plantas, mientras que otros sólo admiten unas pocas?


Los ecologistas habían pensado que todo dependía de la productividad primaria (la cantidad de biomasa producida a través de la fotosíntesis). En la tundra ártica, por ejemplo, donde la productividad es baja, hay una gama más pequeña de especies, mientras que los bosques tropicales proporcionan una mayor cantidad de recursos necesarios para sostener a una multitud de formas vegetales.

Según los libros de texto de biología, la relación entre la riqueza de especies y la productividad tiene forma de joroba. En principio, la biodiversidad aumenta a medida que aumentan los recursos, hasta que el área se vuelve tan fértil que las grandes especies de plantas de crecimiento rápido, comienzan a desplazar a las más pequeñas de crecimiento lento, y más tarde, disminuye la biodiversidad.

Sin embargo, según un trabajo publicado en Science [1] se echa por tierra esta teoría. Peter Adler, un ecólogo de la Universidad de Utah en Logan, junto a una red internacional de colaboradores, muestran que, al menos a pequeña escala, no existe una relación consistente entre biodiversidad y productividad, aunque dicha relación pueda seguir siendo consistente a escala regional o global.

"Esta relación no merece ese lugar como esquema introductorio en los libros de texto para estudiantes", comentaba Adler. La relación a pequeña escala es muy importante, afirma, "porque esta es la escala a la que ponemos a prueba nuestras teorías sobre las interacciones de las especies de plantas."

Es más, muchos ecologistas habían asumido que los modelos ecológicos de plantas se construyen de abajo hacia arriba. "Ellos miran lo que está pasando en las plantas a una escala de relación mundial", dice Robert Whittaker, biogeógrafo en la Universidad de Oxford, Reino Unido. El nuevo trabajo muestra que esa relación no siempre es posible.

Cuidadosas comparaciones

El equipo tomó muestras de biodiversidad de plantas en 48 sitios que contiene diferentes comunidades de plantas herbáceas en los cinco continentes, entre ellos las praderas mixtas del medio oeste de EE.UU. y las praderas semi-áridas de Australia.

No es la primera vez que se ha cuestionado la relación entre la biodiversidad y la productividad, ya se ha hecho en meta-análisis anteriores [2], pero fueron criticados por no usar los procedimientos normalizados de muestreo. Así que Adler y su equipo, utilizaron exactamente los mismos métodos de muestreo en todos los sitios, observando tramos de un metro cuadrado en bloques de 10, y estimando la producción en superficie de la biomasa viva de plantas en la temporada alta de crecimiento. "Las evidencias son concluyentes, y no existían antes en los datos de nuestra red."

"Se han utilizado protocolos estándar, y no hay variación en el método de muestreo, ni en el momento y la forma de calcular la biomasa," asegura Whittaker. "Ellos demuestran que no hay una relación consistente. Es una clara demostración."

Dado el pequeño tamaño de las parcelas muestreadas, Whittaker se pregunta si el estudio refleja la verdadera magnitud de la biodiversidad local. No obstante, Adler está seguro de sus resultados: "Estoy seguro de que habríamos encontrado la misma relación si habiésemos aumentado el tamaño de nuestras parcelas."

Ahora que la gran cantidad de biomasa ha sido borrada de la lista como conductor de la biodiversidad, Adler y su equipo, están investigando qué otros factores podrían ser los responsables. La disponibilidad de luz, el agua y los nutrientes del suelo, pueden ser la clave, sugiere. Esperamos que una comprensión más sofisticada de lo que impulsa la riqueza de las especies pueda ayudar a mejorar las predicciones sobre cómo los cambios ambientales afectan a la biodiversidad.

  • Referencia: Nature.com, 22 septiembre 2011, por Natasha Gilbert
  • Imagen: Real Jardín Botánico, Madrid. Foto: druida, en 4u.esmadrid.com 2008.
    Citas:
    [1] Adler, P. B. et al. Science 333, 1750-1753 (2011). | Artículo | ChemPort |
    [2] Whittaker, R. Ecology 91, 2522-2533 (2010). | Artículo | PubMed | ISI |

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales