Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Nuestros recuerdos no son tan objetivos y fiables como creemos

Numerosas personas en EE.UU. [me temo que de cualquier parte], creen que la memoria es más poderosa, objetiva y confiable de lo que realmente es, según revelaba una nueva encuesta. Estas creencias contradicen décadas de investigación científica. El resultado de la encuesta y la comparación con la opinión de los expertos fue publicada en la revista PLoS ONE.

El profesor de psicología, Daniel Simons, de la Universidad de Illinois, que llevó a cabo el estudio junto con Christopher Chabris, profesor de psicología del Union College, explicaron que:

«Este es un primer estudio a gran escala, de una encuesta nacional representativa de la población de EE.UU. para medir las creencias intuitivas sobre cómo funciona la memoria.»

Mientras investigaban para su libro, "El gorila invisible", Simons y Chabris, realizaron un estudio donde investigaban las creencias generales (a menudo incorrectas) sobre la memoria y la percepción.

Simons explicaba:
«Nuestro libro destaca las formas en que nuestras intuiciones acerca de la mente están equivocadas, y uno de los ejemplos más convincentes proviene de las creencias acerca de la memoria: La gente tiende a tener mucha más confianza en su exactitud, integridad y en la viveza de sus recuerdos de lo que probablemente debería.»

La compañía de investigación de opinión, SurveyUSA, llevó a cabo una encuesta telefónica a 1.500 personas preguntando si estaban de acuerdo o en desacuerdo con una serie de declaraciones sobre la memoria.

Casi dos tercios de los participantes asociaban la memoria a una especie de cámara de vídeo que registra información precisa para su posterior evaluación. Casi la mitad creen que los recuerdos no cambian una vez que las experiencias se insertan en la memoria, y aproximadamente un 40% sugirió que el testimonio de un simple testigo confianza sería una prueba más que suficiente para condenar a alguien por un crimen.

Éstas, entre otras creencias acerca de la memoria, varían desde el punto de vista de los psicólogos cognitivos que llevan muchos años de experiencia estudiando cómo funciona la memoria, informaban los investigadores.

Aunque los informes pongan de manifiesto, por ejemplo, que los testigos de confianza, en comparación con aquellos que carecen de confianza, son más precisos, Chabris advirtió:

"... Incluso los testigos confianza se equivocan alrededor de un 30 por ciento de las veces."

Según Simons, múltiples estudios han demostrado las forma en las que la memoria puede ser poco confiable e incluso manipulada, a saber:

«Sabemos desde los años de 1930. que la memoria puede llegar a distorsionarse de forma sistemática, sabemos desde la década de 1980, que incluso la memoria de lo vivido, de acontecimientos personales muy significativos pueden cambiar con el tiempo.

»Por ejemplo, Ulric Neisser (profesor de psicología de la Universidad de Cornell), demostró que los recuerdos personales de la explosión del transbordador espacial Challenger cambiaron con el tiempo, y Elizabeth Loftus (profesora de la Universidad de California), y sus colegas, consiguieron introducir recuerdos totalmente falsos en los que la gente cree y confía como si hubiese sucedido realmente.»

A lo que Chabris añadió:
«La falibilidad de la memoria está bien establecida en la literatura científica, pero las intuiciones erróneas sobre la memoria aún persisten, el alcance de estas falsas creencias explica por qué tantas personas asumen que los políticos que sólo recuerdan las cosas erróneas deben estar mintiendo deliberadamente.»

Los investigadores explicaron que estos nuevos descubrimientos también son muy importantes en cuanto a la tramitación de un caso legal.

Y Simons escribió:
«Nuestros recuerdos pueden cambiar, aunque no nos demos cuenta que han cambiado, y eso significa que, si un acusado no puede recordar algo, un jurado podría pensar que está mintiendo. Y el no recordar un detalle podría impugnar la credibilidad de otro testimonio, cuando lo que refleja, simplemente, es la normal falibilidad de la memoria.»

Simons es miembro del Instituto Beckman de Illinois.

Referencia: MedicalNewsToday.com, por Grace Rattue, 04 agosto 2011
Imagen:  Salvador Dalí "Galatea de Esferas" (1952).
Diario de referencia: "What People Believe about How Memory Works: A Representative Survey of the U.S. Population". Daniel J. Simons, Christopher F. Chabris. PLoS ONE 6(8): e22757. doi:10.1371/journal.pone.0022757 .

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales