Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » El sexo con neandertales y denisovans nos fortaleció

El apareamiento con hombres de Neandertal y otros grupos de homínidos extintos, p.ej. los Denisovans, fortaleció el sistema inmunológico humano y dejó claras evidencias en el ADN del hombre de hoy, según una nueva investigación.

Estos hallazgos se suman al creciente cuerpo de evidencias que demuestra que los humanos modernos que salieron de África, hace alrededor de 65.000 años, se aparearon con neandertales y Denisovans, dos especies arcaicas que vivieron en Europa y Asia.

El estudio, que aparece en Science de esta semana, es el primero en mostrar el entrecruzamiento con los genes de los humanos modernos y los atributos que nos confieren.

Peter Parham, profesor de biología celular, microbiología e inmunología, en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, y su equipo, centraron su análisis en los genes "HLA", que están en rápida evolución con los componentes vitales del sistema inmunológico humano.

"Las poblaciones de humanos modernos que salieron de África para colonizar otros continentes, probablemente, eran pequeños grupos que comenzaron con una diversidad de HLA limitada y sufrió una importante reducción de ella debido a las enfermedades", explicaba Parham. "El cruce con los humanos arcaicos introdujo variantes de HLA en la población humana moderna que aumentó su viabilidad genética y la capacidad de resistir las infecciones."

Él y sus colegas estudiaron los genomas de los neandertales y los denisovans, así como el ADN de las poblaciones humanas modernas. La organización Bone Marrow Donors Worldwide ha proporcionado datos sobre los genes HLA, así como registros de médula ósea procedentes de varios países.

El análisis muestra que los genes HLA de Neanderthal y Denisovan representan hoy, más de la mitad del ADN relacionado con el sistema inmune en las poblaciones modernas de Asia y Europa. Al parecer, también se introdujeron más tarde en los africanos.

En concreto, el gen HLA-A, por ejemplo, está presente en los genomas neandertal y denisovan. Esto ha contribuido mucho en las posteriores poblaciones humanas modernas: hasta el 95,3% en Papua Nueva Guinea, el 80,7% en los japoneses, el 72,2% en los chinos, el 51,7% en los europeos y un 6,7% en los africanos.

Tales porcentajes dan pistas sobre cómo migraron y se cruzaron los humanos modernos. Los científicos creen que algunos humanos modernos emigraron de África hace 67.500 años y este cruce se hizo evidente hace 50.000 años.

"Debido a que los humanos arcaicos habían vivido en Asia y Europa durante cientos de miles de años, antes de que llegaran los humanos modernos, sus alelos HLA casi seguro que estaban adaptados a las infecciones locales, y de esta manera fortalecieron aún más el sistema inmunológico de los recien emigrantes modernos", añadió Parham.

Algunos europeos y asiáticos volvieron posteriormente a África hace unos 10.000 años, con lo cual, los genes recién adquiridos aumentaron la inmunidad de sus comunidades.

La historia de la humanidad es "mucho más compleja e interesante", lo que se piensa, dijo Svante Pääbo, director del Departamento de Genética del Instituto de Antropología Evolutiva Max Planck.

En una investigación separada, Pääbo y su equipo, encontraron que alrededor del 4% del genoma de los no africanos se derivan de los neandertales y del 4 al 6% del genoma modernos de Melanesia se deriva de los denisovans.

Esta primera investigación y el nuevo estudio, sugieren al menos dos escenarios posibles: Que el mestizaje era frecuente y generalizado, involucrando a una gran cantidad de individuos, o que la mayoría de los nativos modernos de ciertas regiones, son descendientes de este cruzamiento, incluso en el caso que estos grupos "semilla" fuesen relativamente pequeños. Parham sospecha que esto último fue lo que ocurrió.

Mientras que a Europa y Asia podríamos verlo ahora como un semillero de cruzamientos, los humanos modernos que se quedaron en África serían cruzadores activos. Los neandertales y los denisovans ya no estaban presentes, pero es probable que hubiese otros grupos humanos arcaicos.

"Está bien establecido, que los africanos modernos tienen una mayor diversidad genética, en general, que las poblaciones modernas de otros continentes", señaló Parham. "Esta mayor diversidad se debe probablemente a lo que heredaron de las primeras formas de Homo, junto con la combinación y el entrecruzamiento con otras formas diferentes de Homo".

Los primeros antepasados ​​de todos los humanos modernos, entonces, no parecería alejarse demasiado de otras especies humanas, este conjunto de cruces que fortalecieron nuestro sistema inmunológico, es probable que diera lugar a otros beneficios que aún no se ha revelado.


  • Referencia: Sott.net, 25 de agosto 2011
  • Fuente: Discovery News, por Jennifer Viegas
  • Imagen: Réplica de un hombre de Neanderthal en el Museo Neanderthal de Mettmann, Alemania. Crédito: Corbis

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales