Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Los ácidos grasos esenciales no son tan esenciales después de todo

La mayoría de personas, mínimamente conscientes de su salud, han oído hablar de los ácidos grasos esenciales (AGE). Es algo normal que hoy día puedas entrar en una tienda de alimentos saludables donde te venden varias marcas diferentes de aceites de pescado, aceite de linaza y otras mezclas de "ácidos grasos esenciales". Nos tienen dicho que el consumo de estos aceites sirve para mantenernos sanos y protegernos de la enfermedad.

En los libros de texto actuales se refieren al ácido omega-6 (linoleico) y al ácido omega-3 (alfa-linolénico), como componentes esenciales de la dieta humana, y citan la necesidad que suponga entre el uno y el cuatro por ciento de la ingesta calórica total. Cuando los científicos dicen que un alimento es "esencial", eso significa que no puede ser sintetizado dentro de nuestros cuerpos desde otros componentes por cualquier mecanismo conocido, y por lo tanto se debe obtener a través de la dieta.

La pregunta es: ¿Son verdaderamente esenciales los "ácidos grasos esenciales"?

Chris Masterjohn, doctorado en Ciencias Nutricionales de la Universidad de Connecticut, ha publicado un documento con el que desafía directamente la creencia que dichos ácidos sean realmente esenciales.

En su revisión de las investigaciones científicas sugiere que el ácido araquidónico (AA) omega-6 y el ácido docosahexaenoico (DHA) omega-3, efectivamente son ácidos grasos verdaderamente esenciales, y por lo tanto, necesarios en la dieta de cualquier humano. No obstante, el requirimiento de AGE durante el crecimiento y el desarrollo (la infancia, el embarazo o la recuperación de lesiones y enfermedades) es menos de la mitad del uno por ciento de las calorías, cuando es suministrado por la mayoría de grasas animales, e incluso menos (0,12 por ciento) cuando los suministra el hígado. En este mismo caso, en adultos sanos, el requisito “es infinitesimal, si es que existe."

¿Por qué es esto un problema? El consumo excesivo de linoleato (ácido graso omega-6) a partir del aceite vegetal, puede interferir con la producción de DHA, mientras que un exceso de EPA (ácido icosapentaenoico), proveniente del aceite de pescado, puede interferir en la producción y utilización del AA. Resulta que, debido al consumo abundante de los aceites, que hoy son muy promocionados como "esenciales", léase aceite vegetal y aceite de pescado, están en realidad reduciendo la cantidad de ácidos grasos que sí son verdaderamente esenciales, el DHA y el AA.

Por último, hay que señalar que cualesquiera ácidos grasos esenciales, incluso la promoción saludable de DHA y AA, son ácidos grasos poliinsaturados. Estos son ampliamente conocidos por contribuir al estrés oxidativo y éste, a su vez, contribuye directamente a muchas enfermedades como el cáncer y las enfermedades de corazón. Por esta razón, es importante restringir la ingesta de ácidos grasos esenciales y llegar al mínimo requisito tanto como sea posible.

La mayoría de la gente está muy por encima de este requisito, ya que el aceite vegetal es un fenómeno generalizado en la dieta estadounidense. Se encuentra practicamente en todos los alimentos procesados ​​(incluso los "saludables"), en los fritos y todos los cocinados en un restaurante. Y muchas personas cocinan con el aceite vegetal en casa, sin saber cuáles son los peligros.

Las mejores fuentes de AGE en la dieta provienen del hígado, la yema de huevo y la mantequilla de animales de pastoreo. La obtención de estos alimentos de estos animales criados en pastos es importante (alimentados de forma ecológica), ya que contienen más altas concentraciones de DHA y AA (los auténticos AGE esenciales), y de vitaminas solubles en grasa, que sus homólogos de corral engordados para fines comerciales.
Recomendaciones:
  • Poco a poco, sustituir todos los aceites vegetales de su dieta con grasas tradicionales saludables (que están protegidas frente el estrés oxidativo), como la mantequilla, el aceite de coco no refinado, aceite de palma, manteca de cerdo y carne de res.
  • Eliminar (o al menos reducir drásticamente) el consumo de alimentos procesados ​​y fritos.
  • No tomar aceite de lino o de pescado de forma regular. Se recomienda el aceite de hígado de bacalao durante el embarazo, la lactancia y la infancia, para proporcionar DHA extra y obtener las vitaminas liposolubles.
Siguiendo estas recomendaciones, junto con nutrientes de alta densidad, con alimentos integrales basados ​​en una dieta baja en azúcar y rica en minerales esenciales, reducir el consumo de ácidos grasos poliinsaturados para acercarse al recomendado 0,5 por ciento de las calorías, y asegurarse de una adecuada la ingesta de los ácidos verdaderamente esenciales DHA y AA.

Las mujeres que están embarazadas o lactando, tal vez las que intentan quedarse embarazadas, niños y adultos que se recuperan de lesiones y del daño de una enfermedad crónica y degenerativa, pueden consumir hasta un uno por ciento de las calorías totales en forma de ácidos grasos poliinsaturados. Los estudios sugieren que un subgrupo de pacientes que ya padecen enfermedades cardiovasculares también se benefician de una dosis moderada de aceite de pescado (hasta un gramo al día); sin embargo, en esos mismos estudios, las personas con angina y sin enfermedad del corazón en absoluto, el aceite de pescado aumentó su riesgo de ataque al corazón.

Puedes volver a visitar este sitio para saber lo que futuras investigaciones tienen que decir sobre el uso de los ácidos grasos omega-3 (aceite de pescado) en el tratamiento de las enfermedades del corazón.

Si desea adquirir el informe completo visite la página web de Chris Masterjohn.


En este mismo sitio llevan relacionados una serie de artículos a modo de guia para una dieta saludable. Recogidos bajo el epígrafe general de "9 Steps To Perfect Health" (Nueve pasos para una salud perfecta"):
- 9 Steps To Perfect Health – #1: Don’t Eat Toxins .
- 9 Steps to Perfect Health – #2: Nourish Your Body .
- 9 Steps to Perfect Health – #3: Eat Real Food .
- 9 Steps to Perfect Health – #4: Supplement Wisely .
- 9 Steps to Perfect Health – #5: Heal Your Gut .
- 9 Steps to Perfect Health – #6: Manage Your Stress .
- 9 Steps to Perfect Health – #7: Move Like Your Ancestors .
- 9 Steps to Perfect Health – #8: Get More Sleep .
- 9 Steps to Perfect Health – #9: Practice Pleasure .

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales