Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » La Tierra está engordando

Al igual que muchos de sus habitantes, la Tierra está cada vez más oronda por el medio, según un nuevo estudio publicado esta semana. Y el bulto se incrementa debido al derretimiento de Groenlandia y la Antártida.

Bueno, para empezar, la Tierra nunca ha sido perfectamente redonda, debido a su giro. Tal como a una patinadora de hielo que da vueltas sobre sí misma se le sube la falda hacia arriba, alejándose de sus patines, el agua en la Tierra está más concentrada en el ecuador que en los polos.

Hace unos 22.000 años, varios kilómetros de hielo cubrían la mayor parte del hemisferio norte. Dado que la presión hacia abajo del hielo se fue reduciendo conforme el hielo se derretía, la tierra de debajo "rebotaba" hacia arriba, haciendo que la Tierra fuese más esférica, explicaba Steve Nerem, ingeniero aeroespacial de la Universidad de Colorado en Boulder y co-autor de un nuevo análisis de la protuberancia de la Tierra.
"Es un poco como una esponja, y necesita un tiempo para volver a su forma original", dijo Nerem.

Los científicos habían observado que esta protuberancia se iba reduciendo desde hacía años, pero entonces algo cambió. A mediados de la década de 1990, se dieron cuenta de que la tendencia se invirtió, que la Tierra estaba engordando como una bola que aprietan en su parte superior e inferior; pero hasta hace poco no tenían herramientas para saber por qué pasaba esto.

La gravedad depende de la masa, por lo que cualquier cambio en la forma de la Tierra cambia la distribución de la masa, y por tanto su campo de gravedad. Los datos de GRACE, el Gravity Recovery and Climate Experiment, los satélites gemelos lanzados en 2002, realizan medidas exactas del campo gravitatorio de la Tierra para monitorear los cambios en la masa de hielo, la cantidad de agua en el océano y las pérdidas de agua continental, y eso ha permitido a los investigadores poner a prueba la teoría de que la pérdida de hielo está cambiando la forma del planeta. GRACE ha ido tomando instantáneas de la superficie de la Tierra cada 30 días, con eso los investigadores podían observar los cambios en la masa de hielo relacionándolos con los cambios en los campos gravitatorios.

Hallaron que el derretimiento de los glaciares de Groenlandia y la Antártida, fueron precisamente los que más contribuyeron al crecimiento de rebote de la Tierra, cuando una enorme cantidad de agua se veía atraída hacia la línea ecuatorial. Según los investigadores, las dos regiones están perdiendo un total combinado de 382 mil millones de toneladas de hielo al año. Mientras que esta reducción de la masa sobre los continentes de la tierra permitía el renacer de un planeta más redondo, aunque ese proceso tarde miles de años. Entre tanto, la protuberancia está creciendo a alrededor de 0,71 cm. por década.

El radio del planeta es ahora unos 13 kilómetros más grande en el ecuador que en los polos, señala Nerem. Esto significa que el punto de la superficie más alejado del centro de la Tierra no es la cima del Everest, sino más bien la cima de un volcán ecuatoriano.

A todo esto se suma a una fuerte señal de que el planeta está cambiando.

"Esto es un fuerte indicador de lo que está pasando con el clima", apuntaba Byron Tapley, director de investigaciones espaciales de la Universidad de Texas, en Austin, que no participó en el estudio actual. "La forma en que funciona la masa en el sistema terrestre es un proceso muy dinámico, y con un registro de casi diez años (debido a la misión GRACE) somos capaces de obtener una imagen más óptima de lo que está pasando."

Nerem teme que el futuro de la investigación se vea truncado por el fallo de los satélites GRACE, probablemente dentro de un año. Mientras que la NASA está planeando el lanzamiento de otro satélite, no va a subir hasta el año 2016, dejando vacía una línea de tiempo estos datos científicos.

"Vamos a perder nuestros ojos en el cielo", exclamaba Nerem.


«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales