Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » La gente infeliz evita el contacto visual

Las personas que están tristes o deprimidas evitan el contacto visual, según la nueva investigación de un psicólogo de la Universidad de Anglia Ruskin.

Dr. Peter Hills, profesor de Psicología en la Univ. Anglia Ruskin, ha llevado a cabo experimentos para descubrir cómo el estado de ánimo influye en la forma que los individuos miran a otras personas.

La investigación, co-escrito por el doctor Michael Lewis de la Universidad de Cardiff, fue publicada en la última edición de la Revista Británica de Psicología, y muestra que las personas felices tienen más probabilidades de detectar cambios en los ojos de los participantes que no están contentos.

"Las personas deprimidas tienden a evitar el contacto visual tanto en las situaciones sociales como en los estudios experimentales, mientras que las personas felices buscan activamente el contacto visual", señaló el doctor Hills, que también descubrió que en la gente triste se notaban con mayor precisión cambios "externos", como cambios de peinado.

Una propuesta del Dr. Hills es que la evitación del contacto visual puede aumentar la depresión entre las personas infelices, ya que los conduce al aislamiento.

"Al evitar el contacto visual, las personas tristes interrumpen la fluidez social normal, lo que les puede llevar a rehuir ciertas situaciones sociales", explicó. "Pese a que esto, en principio, puede reducir la ansiedad causada por la situación en sí, en realidad incrementa el aislamiento social y profundiza en su ya triste estado de ánimo."

"Una perspectiva alternativa sobre estos hallazgos, es que en vez de que los participantes con tristeza inducida evitaran los ojos, procesaran las caras basándose en las características externas, como el pelo, en lugar de las características internas. Las características internas incluyen los ojos y la nariz, que son las que se utilizan normalmente para reconocer caras familiares.

"Por lo tanto, los participantes con tristeza inducida pudieron tratar todas las caras de la misma manera, como si fueran todos desconocidos, lo que a su vez aumentaba el riesgo de aislamiento social."

Los doctores Hills y Lewis, construyeron 12 "prototipos de rostros", usando un sistema por ordenador basado en la reconstrucción de caras. Este software permite seleccionar un conjunto de características, como la forma de la cabeza, peinado, ojos, cejas, nariz, boca y la forma de la barbilla. Estas funciones fueron más tarde agrandadas, encogidas o movidas, en relación con las otras características.

Para inducir un estado de ánimo determinado, los participantes realizaron una tarea de memoria autobiográfica mientras escuchaban piezas musicales específicas, que fueron seleccionadas tras haber sido probadas con estudiantes de psicología en un estudio previo.

Se escogió el "Réquiem" de Mozart para inducir un estado triste, la música de El Equipo A para un estado alegre, y el tema de "La caza del Octubre Rojo" para un estado neutral.


«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales