Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » ¿Adiciones químicas sin sentido?

Una nueva reflexión sobre los dos nuevos elementos que están a punto de añadirse a la tabla periódica.

A los 118 elementos de la tabla periódica se unirán dos nuevos, pero se desintegran demasiado rápido ¿Hay algún propósito en descubrir estos elementos pesados?

La tabla periódica tiene dos nuevos elementos, que aún no se han nombrado oficialmente, pero, como todos después del plutonio, son sintéticos, tan sólo duran una fracción de segundo antes de descomponerse de forma radiactiva.

Podemos plantearnos la pregunta, ¿hasta qué punto es lícito crear estos nuevos elementos si existen durante tan corto espacio de tiempo?

Dichos elementos tienen el número atómico 114 y 116, y en la actualidad se les conoce como Ununquadium y Ununhexium por un guiño a su número atómico. Forman parte de un conjunto de cinco nuevos elementos químicos, presentados para su aprobación a la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC). Los elementos 113, 115 y 118 fueron rechazados con el argumento de que las evidencias de su existencia no son suficientes.

Entre varios equipos "descubrieron" el ununquadium en 1999, pero una serie de experimentos entre 2004 y 2006 proporcionaron la primera evidencia clara de la existencia de este elemento. Por supuesto, este descubrimiento significa la conjunción de dos elementos más ligeros, plutonio y calcio, para producir un elemento con el correcto número atómico.

Con iguales experimentos, realizados por los equipos del Institute for Nuclear Research (JINR) de Dubna, Rusia, se atribuyen el descubrimiento del ununhexium. Los investigadores chocaron curium, que tiene 96 protones, con calcio de 20 protones, dando vida a este elemento. La descomposición del ununquadium se produjo en una fracción de segundo, que rápidamente se transformó en Copernicium, que cuenta con 112 protones, y esto sí es una adición reciente a la Tabla Periódica.

Debido a su efímera existencia aún no se sabe lo que estos nuevos elementos pueden hacer, ni cómo se comportan o con qué otros elementos pueden reaccionar.

"Las cantidades producidas son muy pequeñas y no existen durante mucho tiempo", señalaba el Dr. Paul Karol, presidente del Joint Working Party, dedicados al descubrimiento de nuevos elementos y que aprobaron los nuevos hallazgos. "Se requiere que los elementos permanezcan estables durante casi un minuto, antes de que se pueda hacer alguna observación útil con ellos."

Si no podemos observarlos, entonces ¿cuál es el propósito de crearlos, si sólo podemos conocerlos? Pues no, los teóricos nucleares creen que si pueden alcanzar el elemento de número atómico 120 o más, estos átomos súper pesados ​​podrían permanecer en una condición estable durante varias décadas y presentar propiedades químicas útiles.

"Estos descubrimientos nos acercan a una isla de estabilidad", auguraba Karol. "Pese a que del 116 al 120 parezca un pequeño salto, no lo es; sin embargo, una vez que lleguemos, todo volverá a ser más fácil. Estos elementos deben existir durante más tiempo, y podremos observar sus propiedades químicas. "

También indicó que estos elementos super-pesados ​​podría ser energía para centrales de energía nuclear o ser útiles para las armas nucleares. [utilidades, por cierto, nada recomendables] (*).

"Si llegas a 120 o 126, se podría conseguir algo con una vida media infinita", dijo el Dr. Terry Renner, director ejecutivo de la IUPAC. "Si ese fuera el caso, se podrían fabricar compuestos de nuevos materiales que llegaran a ser útiles en la tecnología informática y la medicina. Pero en realidad nadie lo sabe, y hasta ahora, todo es teórico."

Todo es teórico, pero también lo eran las teorías de Einstein de la Relatividad y apenas estamos empezando a demostrar que algunas de estas teorías eran correctas. El empuje para descubrir nuevos elementos más pesados va a continuar en la misma línea, si no se incrementa más, sobre todo si estos elementos super-pesados ​​pudiesen proporcionar una alternativa a los combustibles fósiles.

Puede que no sepan lo que hacen ni cómo reaccionan, pero estos elementos recién descubiertos están a punto de ser nombrados oficialmente. Se les ha pedido a los equipos que hay detrás de los descubrimientos que propusieran nombres, y siempre y cuando no sean demasiado extraños, serán susceptibles de ser aceptados.

De acuerdo con el subdirector de la JINR, al equipo le gustaría llamar al elemento 114 como Flerovium, debido a Georgy Flerov, un físico nuclear soviético, y al elemento 116 como Moscovium, porque Dubna se halla en la región de Moscú.

La adición más reciente a la Tabla Periódica fue la de Copernicium, en marzo de 2010, en honor al astrónomo Copérnico, que fue el primer científico en proponer un modelo heliocéntrico del universo.

  • Referencia: LabNews.co.uk, 22 julio 2011, por Kerry Taylor Smith
  • Imagen: Ununquadium y Ununhexium, no son los nombres oficiales, por Greg Robson
  • (*) Nota del traductor .

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales