Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » ¿Resolver un problema? No sólo puedes utilizar el cerebro, también tienes tu cuerpo

Cuando tenemos un problema que resolver, no sólo podemos utilizar nuestro cerebro, el resto de nuestro cuerpo también vale. La conexión, como saben los neurólogos, no es unidireccional. Cada vez hay más evidencias de este hecho desde la psicología cognitiva. "Utilizar el cuerpo en la resolución de problemas altera la forma de resolver los problemas", afirma la profesora de psicología, Martha Alibali, de la Universidad de Wisconsin, "Los movimientos corporales son uno de los recursos que aportamos a los procesos cognitivos."

Estas son las conclusiones de un nuevo estudio, realizado por Alibali y sus colegas, Robert C. Spencer, también de la Universidad de Wisconsin, y Lucy Knox y Sotaro Kita, de la Universidad de Birmingham, donde mente y cuerpo se refuerzan uno a otro. Incluso, cuando estamos solucionando problemas que tienen que ver con el movimiento y el espacio, la imposibilidad de utilizar el cuerpo puede obligarnos a asumir otras estrategias, en virtud de la eficiencia.

Los resultados serán publicados en un próximo número de la revista Psychological Science.

En el estudio se realizaron dos experimentos. El primero de ellos se hizo con 86 estudiantes norteamericanos, a la mitad de los cuales se les impidió mover sus manos con unos guantes de velcro pegados a una tabla. Los otros no pudieron mover los pies, debido a unas correas de velcro pegadas a otra tabla. Estos últimos experimentaron la extrañeza por esta forma de restricción, ya que tenían sus manos libres. Desde el otro lado de una opaca pantalla, el experimentador preguntaba acerca de unos artilugios a uno u otro grupo, por ejemplo, "Si se disponen cinco de estos en una línea, y se mueven en el sentido de la aguja de un reloj ¿dónde quedará al final?" Los participantes resolvieron los problemas en voz alta y fueron grabadas en vídeo.

Se analizaron los videos por el número de gestos con las manos que utilizaron los participantes (se contaban las rotaciones o pequeños movimientos manuales), se visualizaban los movimientos físicos que indicaba el sujeto en sus explicaciones verbales, y si usaban reglas matemáticas más abstractas que no hacían referencia a procesos perceptivo-motores (percepciíon y movimiento).

Los resultados: A las personas que se les permitió gesticular, en general, también hicieron uso de estrategias perceptivo-motoras para resolver los rompecabezas. A los que se les restringió el uso de las manos, así como aquellos que no optaron por los gestos (aunque se les permitiera), usaron las estrategias matemáticas abstractas muy a menudo.

En el segundo experimento, 111 adultos británicos hicieron lo mismo e igualmente fueron grabados en vídeo, y después describieron sus estrategias. Los resultados fueron los mismos.

Estos resultados dan lugar a preguntas más profundas acerca de la relación entre la mente y el cuerpo y su relación con el espacio, decía Alibali. "A medida que pensamos, seguimos utilizando metáforas visuales y espaciales todo el tiempo, para ayudarnos a resolver problemas y conceptualizar las cosas, incluso en ámbitos sin aparente función física. Ejemplos claros los encontramos en la suma, que visualizamos como ‘arriba’ y la resta 'abajo'. El buen humor es 'alto', una el malo es 'bajo'. "Esta es la estructura metafórica que conforma nuestro paisaje conceptual".

Alibali, que también es un psicólogo educativo, se pregunta "¿cómo podemos aprovechar el poder de la acción y la percepción en el aprendizaje? O, por el contrario, ¿qué ocurre con las estrategias cognitivas de las personas que no pueden usar sus cuerpos? "Es posible que se centren en diferentes aspectos de los problemas,". Resulta, que podría ser algo que el resto podríamos aprender.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales