Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » La migración más extrema sobre la Tierra

Allá arriba en el Himalaya, donde el aire y la baja presión de oxígeno dificulta el habla y los movimientos, fatigados ​​montañeros observan atónitos cómo pasan, ascendiendo poderosamente, la bandada de gansos (Anser indicus), con sus distintivas voces de bocina, por encima de ellos.

Cada año, los gansos hacen una épica migración desde la India a nivel del mar, volando por encima de la inmensa cordillera del Himalaya hasta sus lugares de procreación en Asia Central. Un nuevo estudio muestra que lo hacen de forma rápida y por sus propios medios, sin la ayuda de los ascendentes vientos de cola que se pensaba les permitía superar los altísimos picos. Este descubrimiento, afirma el autor principal del estudio, hace del viaje anual de estas aves "la migración más extrema sobre la Tierra”.

En los últimos años, los investigadores han esclarecido una serie de adaptaciones que permiten esta hazaña migratoria. Unos pulmones proporcionalmente más grandes que muchas otras especies de aves, un optimizado suministro de oxígeno a los músculos y el corazón, capilares más densos, y una hemoglobina que transporta más cantidad de oxígeno. Aun así, la mayoría de los expertos pensaban que estas aves no podían hacer el viaje sin la ayuda de los vientos que, previsiblemente, ascienden por las montañas durante el día.

Para resolver este asunto, la bióloga Lucy Hawkes, investigadora de la Universidad de Bangor en el Reino Unido, y su colega fisiólogo Charles Bishop, también de la Universidad de Bangor, lideraron un equipo internacional de 13 científicos para hacer por primera vez un seguimiento de los vuelos de estas aves por el Himalaya. Capturaron 25 gansos en la India, los etiquetaron para seguirlos por satélite y registrar su ubicación, altitud y velocidad, y luego los liberaron para que hicieran su migración hacia la primavera del norte. También capturaron y etiquetaron un total de 38 gansos en Mongolia, antes de su viaje hacia el otoño del sur. Finalmente, el estudio incluía un conjunto más pequeño de aves que fueron etiquetadas y recogidos sus datos cada hora, como estaba previsto.

En su viaje hacia el norte, los gansos suelen ir desde el nivel del mar pasando por los puertos de montaña de hasta 6.000 metros, en tan sólo 7 u 8 horas, a una velocidad de 64,5 km/h. También registran la más alta velocidad sostenida en escalada conocida por cualquier especie de ave, a poco menos de 1,1 km/h. en vertical (los gansos que van hacia el sur hacen mucho menos escalada, ya que empiezan en lo alto de la meseta del Tíbet, por lo que sus viajes duraron 4,5 horas o menos).

Lo más sorprendente fue que los gansos completaron la mayor parte de sus viajes no durante el día, cuando los vientos soplan ascendentes a sus espaldas, sino durante la noche o temprano por la mañana, cuando los vientos en contra son más probables, según los datos de la estación meteorológica del Monte Everest. Los investigadores creen que la noche más fría y las temperaturas de madrugada podrían ayudar a disipar el calor corporal y aumentar la disponibilidad del oxígeno, lo que podría ser más útil que cualquier viento soplando de cola. Los gansos prefieren condiciones más tranquilas de seguridad y maniobrabilidad.

"Estas aves mantienen un consumo de oxígeno muy alto, unas 10 veces mayor que en reposo, y deben mantenerlo durante horas y horas ", explicaba Hawkes. Unas cuantas de otras especies de aves, como patos y cigüeñas, también migran por el Himalaya, pero aún se sabe menos acerca de sus estrategias y fisiologías, añade Hawkes, así que que no sabemos si se encuentran en el misma clase de atletismo que los gansos.

El estudio es "una agradable confirmación de que estos gansos están escalando por su propia fuerza muscular," dice Anders Hedenström, de la Universidad de Lund en Suecia, experto en aerodinámica y migración de animales que ha estudiado también los gansos.

La fisióloga Jessica Meir, una investigadora de la Universidad de British Columbia, en Canadá, también está de acuerdo, alabando el nuevo estudio que finalmente proporciona los datos de campo necesario para contrarrestar la idea arraigada de que los gansos aprovechan vientos de cola. De hecho, la estrategia de los gansos tiene sentido común, ya que una posible pérdida de control ,en un terreno tan accidentado como los Himalaya, puede ser mortal, agrega Meir, que ha colaborado en parte del presente estudio. "Han demostrado que las aves vuelan en realidad muy cerca de la montaña", señala. "Si hay algún cambio en el viento, podría accidentalmente lanzarlos contra las rocas."

  • Referencia: ScienceMag.org,  por Rebecca Kessler7 de junio de 2011
  • Imagen: Gansos, de Wikipedia

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales