Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » El agua fluye lentamente por debajo de -130 °C

Cuando el agua se enfría por debajo de cero grados, por lo general se cristaliza directamente en hielo. Ove Andersson, físico de la Universidad de Umea, ha conseguido que el agua fluya lentamente a -130 °C en condiciones de alta presión, unas 10.000 veces por encima de la presión normal. Es posible que, en estas condiciones, el agua exista en otros cuerpos celestes.

"Este hallazgo resulta interesante, ya que nos ayuda a entender las muchas propiedades anormales de agua. En teoría, se predecía que el agua tendría dos fases líquidas distintas a bajas temperaturas, y este hallazgo respalda la existencia de una de esas dos fases", explica Ove Andersson.

Con propósito de aleatoriedad

El agua es extremadamente difícil enfriar de forma que fluya lentamente. Para lograrlo, Ove Andersson tuvo que exponer los cristales de hielo, donde los átomos están dispuestos de una manera ordenada, a una enorme presión y a temperaturas inferiores a -130 °C. Así, el orden de las moléculas en el hielo se colapsa, dando lugar a un hielo amorfo, con un orden aleatorio entre las moléculas de agua.

"Cuando la temperatura se eleva, el hielo se transforma en el agua que va fluyendo lentamente. Esta agua es como el agua ordinaria, pero con una densidad superior en un 35 por ciento, y las moléculas de agua se mueven con relativa lentitud, es decir, con una alta viscosidad".

Conducta desviada

El agua tiene un gran número de propiedades que se apartan de los comportamientos normales. Por ejemplo, en el agua super-fría, cuando la temperatura cae por debajo de cero, la densidad disminuye cuando la temperatura es baja y aumenta cuando se eleva.

"Hay desviaciones que se han conocido durante muchos años, y que son muy importantes. Sin embargo, no hay una explicación general para ellas, aunque la respuesta puede estar en cómo se ven afectadas las propiedades del agua cuando se exponen a una gran presión ", señala Ove Andersson.

Transformación gradual

Algunas teorías dicen que el agua existe en dos fases líquidas, una de baja densidad y otra de alta densidad. Las teorías giran en torno a la transición que se da entre las fases a baja temperatura y en alta presión. Cuando el agua se enfría acercándose a esta zona, hay una especie de transformación gradual que afecta a las propiedades del agua y le proporciona sus propiedades anormales. Desafortunadamente, esta transformación es difícil de estudiar, ya que el agua normalmente se cristaliza. Una forma alternativa es crear primero el llamado hielo amorfo. Los nuevos hallazgos muestran que, el hielo amorfo probablemente se convierta progresivamente en un flujo de agua cuando se calienta a alta presión. Ove Andersson tiene, por lo tanto, comprobada la existencia de una de las dos fases líquidas de las cuales se supone su existencia a temperaturas bajas.

"Esta es una pieza importante del rompecabezas para comprender las propiedades del agua, y abre nuevas posibilidades para el estudio del agua que fluye lentamente."

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales