Blog dedicado a la divulgación científica y las ciencias humanas

Blog Archive

Licencia Creative Commons

Licencia Creative Commons
Salvo indicación expresa de otra cosa, la licencia de este Blog, Bitnavegantes, se refiere a las traducciones y/o adaptaciones de los artículos, así como algunos artículos propios.

Licencia de Creative Commons
Bitnavegantes by Pedro Donaire is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Follow by Email

Subscribe to our email newsletter.

martes, 24 de mayo de 2011

Un nuevo dispositivo podría reducir las cicatrices quirúrgicas


Los investigadores de la Universidad de Stanford han desarrollado un apósito especial para heridas que, según ellos, es capaz de reducir significativamente el tejido cicatrizado causado por incisiones.

En pruebas con animales y de un ensayo clínico fue "impresionante", apuntaban Michael Longaker y Louise Mitchell, profesor de la Facultad de Medicina y autor principal del estudio que detalla los resultados. "Fue un tratamiento sorprendentemente eficaz."

El estudio se publica en la revista Annals of Surgery .

Después que se retiran las suturas, los bordes de la incisión que está cicatrizando va tersando la piel en distintas direcciones, causando marcas que espesan y se propagan. Esta nueva forma, a que se refieren los autores, como "dispositivo anti-estrés", elimina esta tensión y, por lo tanto, una considerable cantidad de cicatrices.

"Este trabajo, en realidad comenzó hace unos 20 años, cuando yo era un interno en el Hospital General de Massachusetts", recordaba el autor, Geoffrey Gurtner, profesor y director adjunto de cirugía. "Me di cuenta pronto que no sería fácil resolver el problema de la cicatrización con las actuales herramientas y técnicas quirúrgicas."

Reinhold Dauskardt, coautor y profesor de ciencias de materiales e ingeniería en la Escuela de Ingeniería, recordó una reunión que tuvo con Gurtner, donde se puso en marcha este esfuerzo de crear un dispositivo de protección contra el estrés. "Estábamos hablando sobre nuestras respectivas investigaciones", señaló Dauskardt. "Geoff tenía mucha experiencia en la cicatrización de heridas y elucubraba acerca de los factores que llevaban a la cicatrización. Y él dijo, 'Si tan sólo pudiéramos detener las fuerzas mecánicas que actúan sobre la herida'. Yo tenía varios programas que versaban sobre la biomecánica de la piel y la administración de fármacos transdérmicos. Le dije: 'Pues, creo que puedo hacerlo'.

Dauskardt y sus colegas crearon el apósito en su laboratorio. Está hecho de un plástico de silicona elástica fina que se ajusta sobre la incisión después que suturas hayan sido removidas. El apósito se adhiere a la piel con la ayuda de un adhesivo. En la contracción, proporciona una compresión uniforme a lo largo de la herida. 

El tejido cicatricial, que es menos flexible que la piel normal, puede causar problemas funcionales, como la limitación de movimiento. El pelo no crece en una cicatriz y no tiene glándulas sudoríparas. Además, las cicatrices no se parecen a la piel normal: A menudo tienen una tonalidad rosada. Muchas personas lo consideran poco atractivo. Sin embargo, se considera un inevitable efecto secundario de la cirugía. Cada año en los Estados Unidos, se crean más de 50 millones de incisiones durante las operaciones. Entre tanto, cientos de millones de personas que ya tienen cicatrices preferirían eliminarlas. Las técnicas actuales de eliminación incluyen la escisión quirúrgica, inyecciones de esteroides y terapia con láser, en general costosas, dolorosas o simplemente no muy efectivas, señalan los autores.

Los investigadores predijeron que el apósito se utilizará no sólo para reducir la cicatrización de las incisiones, sino también para hacer la revisión quirúrgica de cicatrices existentes, una opción más atractiva, la segunda cicatriz sería mucho menos visible, o nada en absoluto.

En los cerdos, que tienen la piel similar a la de los seres humanos, el área de las cicatrices causadas por incisiones de alrededor de 1 pulgada se redujo de seis veces por este dispositivo anti-estrés, comparando a dichos cerdos con un grupo control con incisiones del mismo tamaño, según dice el estudio. Las heridas protejidas con el anti-estrés "demostraron cerrar casi sin cicatrices" ocho semanas después que las suturas se retiraron.

Los investigadores también testearon el dispositivo en incisiones de 1 por 1,5 pulgadas más o menos, una herida que remeda la ocasionada por la retirada de la cicatriz, y se encontró que en "la zona de tensión (estrés) protejida, se redujo drásticamente la cicatriz", en comparación con las heridas sin dicha protección del mismo tamaño. "El dispositivo parece promover la reparación regenerativa en lugar de la formación de la cicatriz", escribieron los autores.

A continuación, los investigadores probaron el dispositivo en nueve pacientes de sexo femenino, que se habían sometido a una abdominoplastia. Dada la cantidad de tejido extirpado durante la cirugía electiva, una vez cerrada se produce una enorme cantidad de tensión por toda la herida (las cicatrices de estos procedimientos suelen ser anchas y espesas). Longaker dijo que él y sus colegas lo escogieron deliberadamente, si el apósito podía reducir las cicatrices en estos casos, sin duda, funcionaría en cualquier otro tipo de incisión.

Uno de los lados del ancho de toda la incisión en el abdomen, en cada paciente, fue tratado con el apósito anti-estrés y la otra mitad no. Un panel de tres cirujanos plásticos no afines a la investigación, y un panel más de tres personas, que no eran de la profesión médica, actuaron como jueces. En una escala de 100 puntos, el panel del apósito anti-estrés registro un promedio de 13,2 puntos por encima de las heridas de control. El panel de expertos registró el aspecto de la cicatriz que se trató con incisiones, por encima de los 39,2 puntos. En ambos análisis, la diferencia entre el lado tratado y la parte de control fueron altamente significativas, según los investigadores.

Sin embargo, se dejó constancia que algunas de las heridas demostraron una mejoría más importante que otras. Ellos especulan que esto puede deberse a las diferencias en la cantidad de tensión presente en los apósitos cuando se aplica a las heridas. En cualquier caso, los investigadores advirtieron que se trataba de un estudio clínico preliminar, diseñado sólo para mostrar la "prueba en seres humanos."

"Se están planificando ensayos clínicos más grandes, donde incluir una mayor diversidad étnica en la población de pacientes, y determinar el rango óptimo de las fuerzas de protección anti-estrés en la región anatómica en en cuanto a la dimensión específica de las heridas", referían en su publicación los autores.
 




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

En Google+