Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Los planetas ‘errantes’ pueden ser comunes en nuestra galaxia

Los astrónomos han encontrado que nuestra galaxia podría estar repleta de planetas que vagan por el cosmos, lejos de los sistemas solares de su nacimiento. Lo que podría aclarar el debate de si los planetas que flotan libremente existen realmente, y cómo son de comunes.


"Los resultados son bastante convincentes y hace sospechar que este trabajo será citado en los próximos años como la mejor evidencia de tales planetas errantes", dice Dimitri Veras, astrofísico de la Universidad de Cambridge en el Reino Unido, que no estuvo involucrado en el estudio.

En las dos últimas décadas, los astrónomos han identificado más de 500 objetos, con apariencia de planetas, fuera de nuestro sistema solar. La mayoría de estos exoplanetas orbitan estrellas. Los pocos que no lo hacen son planetas errante o las propias estrellas, pero los astrónomos no están seguros, ya que su masa es incierta. Cualquier cosa con una masa menor a la Júpiter, 13, se considera generalmente un planeta, mientras que si oscila entre un 13 y 80 se trata de una pequeña estrella, conocidas como enana marrón.

El astrofísico Takahiro Sumi, de la Universidad de Osaka en Japón, y sus colegas, que forman la Microlensing Observations in Astrophysics (MOA) y las colaboraciones del Optical Gravitational Lensing Experiment (OGLE), parecen por fin, haberlo averiguado. En un artículo publicado en la revista Nature, investigaron 10 objetos de nuestra galaxia que es muy probable que sean planetas errantes libres . Es más, afirman que dichos planetas, son probablemente tan populosos en nuestra galaxia que superan en número a las estrellas.

La mayoría de exoplanetas han sido descubiertos usando uno de estas dos técnicas: o bien al ver parpadear una estrella cuando un planeta pasa frente a ella, o viendo la oscilación de la estrella debido al desplazamiento gravitatorio provocado por un planeta. La búsqueda de planetas sin estrella, sin embargo, requiere de un enfoque diferente: la microlente. En esta técnica, los astrónomos utilizan la curvatura de la gravedad producida por un planeta como si de una lente de aumento se tratase. A medida que el planeta pasa delante de una estrella distante, que no está orbitando, nos ofrece una magnificación de la luz de la estrella. En general, cuanto menor sea el tiempo de magnificación del planeta cruzando la estrella, más pequeño será el planeta.

Durante más de 2 años, Sumi y la colaboración de MOA han seguido 50 millones de estrellas de nuestra galaxia, lo han hecho con el telescopio de 1,8 metros MOA-II en el Observatorio del Monte John de Nueva Zelanda, y también, con el Telescopio de la Universidad Warsaw, de 1,3 metros, en el Observatorio Las Campanas de Chile. Descubrieron 474 casos de microlente, sólo 10 de ellos fueron suficientemente breves para ser planetas de aproximadamente el tamaño de Júpiter. Para cada uno de estos 10 planetas, los investigadores no pudieron encontrar rastro alguno de estrellas en un radio de 1,5 mil millones de kilómetros, que es más o menos la distancia orbital de Saturno a nuestro sol. Aunque los planetas pueden tener órbitas mayores, es muy raro que este caso se dé con los del tamaño de Júpiter, por lo que estos 10 planetas probablemente sean errantes. Los datos fueron apoyados por la colaboración OGLE.

Los otros 464 eventos de microlente se debieron a objetos más grandes, estrellas vivas, estrellas muertas y enanas marrones. Pero dado que estos acontecimientos de microlente son más fáciles de detectar y pueden sesgar la estadística. Teniendo en cuenta el sesgo, los investigadores estimaron cerca de dos planetas errantes por cada estrella de nuestra galaxia.

"No es de extrañar que existan estos planetas flotando libremente, tal como la gente espera que existan", comenta Sumi,  pero es sorprendente que puedan ser tan comunes."

Quizá, lo que suscita la mayor cuestión de este descubrimiento sea de dónde provienen. Una de las opciones propuestas por los astrónomos es que se formaron de la misma manera que las estrellas, que a través de su gravedad fueron aspirando materiales cercanos. Aunque es poco probable que mediante este proceso se formaran tantos pequeños objetos, aclara Sumi. En cambio, él y sus colegas piensan que, es más probable que estos errantes escaparan de algún sistema planetario, y que salieran despedidos lejos de una órbita caótica. La formación es una cuestión importante, sobre todo porque, según algunos, la vida en la Tierra podría haberse originado tras la posible colisión de uno de esos planetas errantes conn nuestro sistema solar hace miles de millones de años atrás.

"Estos resultados sugieren que los sucesos dinámicos y violentos, son bastante comunes en la historia de los sistemas planetarios", señala Sascha Quanz, astrónomo del Instituto Federal Suizo de Tecnología en Zurich, que no participó en la investigación. "Podemos deducir que, la formación de planetas es una cosa, pero mantenerlos es otra bien distinta."

  • Referencia: ScienceNow.org, por Jon Cartwright, 18 de mayo de 2011,
  • Imagen: NASA/JPL-Caltech/R. Hurt

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales