Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » ¿Cómo detectan los glóbulos blancos a los invasores para destruirlos?

Los científicos del Cedars-Sinai Medical Center, han descubierto cómo un receptor molecular de la superficie de las glóbulos blancos de la sangre identifica cuando unos hongos invasores establecen contacto directo con la superficie celular y se presenta como una amenaza infecciosa.

Un receptor llamado Dectin-1, estudiado en el laboratorio de David Underhill, profesor adjunto del Instituto de Investigación Inmunobiológica del Cedars-Sinai, detecta los hongos e instruye a los glóbulos blancos sobre si gastan la energía necesaria para devorar a los patógenos invasores. Los resultados se presentan como tema de portada en la edición del 28 de abril en Nature.

Aunque los científicos han teorizado mucho acerca de cómo las células inmunes reconocen a distancia los residuos microbianos que se desprenden de los organismos invasores, este estudio establece un modelo para explicar cómo las células inmunes determinan cuándo los agentes patógenos están en contacto directo con su superficie, y por lo tanto, presentan un riesgo significativamente mayor, por lo que disponen su rápida destrucción.

El estudio es importante porque lleva a los científicos un paso más cerca de comprender el misterio de cómo nuestro cuerpo dispone una respuesta inmune para combatir la enfermedad.

En las primeras etapas de la infección, los glóbulos blancos patrullan las células del cuerpo buscando patógenos invasores. El Dectin-1, que es un receptor de la superficie de los leucocitos, reconoce los componentes específicos de las paredes celulares de los hongos, y alerta o "enciende" las células inmunes a que se preparen para luchar contra la infección.

"Nuestro laboratorio ha estado estudiando a Dectin-1, que dirige a los glóbulos blancos a comerse y matar los hongos que se encuentran directamente, sino ignorar el material soluble que se desprende de la superficie de los hongos, ya que no plantea una amenaza inmediata", explicó Helen Goodridge, primera autora del estudio, e investigadora en el laboratorio dirigido por Underhill. "De la importancia de esto se deriva la fagocitosis y que la respuesta de la defensa anti-microbiana sea intensa y destructiva, que sólo debe usarse cuando sea absolutamente necesario."

Durante la fagocitosis, un glóbulo blanco se encuentra con un microbio, lo envuelve y se lo come. Una vez dentro de la célula, se puede matar al microbio mediante una combinación de enzimas degradativas, químicos altamente reactivos y un ambiente ácido.

Cuando Dectin-1 detecta los hongos, se forma en la superficie de los glóbulos blancos una estructura molecular que en el laboratorio de Underhill llaman "sinapsis fagocítica". Cuando se forma la sinapsis fagocítica, se ignoran las dos proteínas inhibidoras que bloquean la transmisión de señales dentro de los glóbulos blancos. Esto permite a Dectin-1, instruir a la célula en su respuesta. Cuando Dectin-1 se encuentra con los desechos solubles de los hongos no se forma la sinapsis fagocítica, por lo que los glóbulos blancos no responden.

"La sinapsis fagocítica se asemeja a otra estructura molecular, la ‘sinapsis inmunológica’, de suma importancia en etapas posteriores de la respuesta inmune", explicaba Underhill. "Parece que la sinapsis fagocítica puede ser un precursor evolutivo de la sinapsis inmunológica."

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales