Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Se descubre una nueva 'ruta química’ del cerebro para el estrés

En la revista Nature se anunció el descubrimiento de una importante ruta cerebral, anteriormente desconocida, que está relacionada con la respuesta al estrés. Esto supone una nueva esperanza para tratamientos específicos y la prevención de trastornos psiquiátricos relacionados con el estrés.

Alrededor de un 20% de la población experimenta algún tipo de trastorno de ansiedad al menos una vez en sus vidas. Se hace difícil de estimar el tiempo de vida acumulado de los trastornos relacionados con el estrés, pero, probablemente, sea superior al 30 por ciento.

El jefe de equipo, Dr. Robert Pawlak, de la Universidad de Leicester, que dirigió este estudio en el Reino Unido, explicaba: "Los trastornos relacionados con el estrés afectan a un gran porcentaje de la población y generan un enorme impacto personal, social y económico. Antes únicamente se sabía que ciertos individuos eran más susceptibles que otros a los efectos perjudiciales del estrés. Aunque la mayoría de nosotros experimentamos eventos traumáticos, sólo unos cuantos desarrollan trastornos psiquiátricos asociados con el estrés, como la depresión, la ansiedad o el trastorno por estrés post-traumático. Y las razones de no están del todo claras."

Y añadió que, la falta de correspondencia entre el carácter general de la exposición a un trauma psicológico y el desarrollo de una ansiedad patológica ha impulsado a los investigadores a buscar algunos factores que tengan la facultad de hacer más vulnerables a unas personas que a otras frente al estrés.

"Lo que nos lleva a preguntamos: ¿Cuál es la base molecular de la ansiedad que responde a los estímulos nocivos? ¿Cuáles son las señales ambientales relacionadas con el estrés que impelen a una respuesta en el comportamiento? Para investigar estos problemas utilizamos una combinación de métodos genéticos, moleculares, electrofisiológicos y un enfoque conductual. El resultado fue el descubrimiento de una ruta básica, anteriormente desconocida que media entre la ansiedad y la respuesta al estrés."

El estudio se encontró que el centro emocional del cerebro, la amígdala, reacciona al estrés aumentando la producción de una proteína llamada neuropsina. Esto desencadena una serie de eventos químicos que causan a su vez que la amígdala aumente su actividad. En consecuencia, se activa un gen que determinará a nivel celular la respuesta al estrés.

"Después examinamos las consecuencias conductuales de las dos series de eventos celulares causados ​​por el estrés en la amígdala," indicaba el Dr. Pawlak. "Los estudios en ratones revelaron que, al sentirse estresados, se alejaron de las zonas del laberinto donde se sentían inseguros. Se iban a los espacios abiertos e iluminados para evitar estar ansiosos."

"Sin embargo, cuando se bloquearon las proteínas producidas por la amígdala, ya sea de forma farmacológica o con terapia génica, los ratones dejaron de mostrar rasgos de estrés. De esta manera, llegamos a la conclusión de que la actividad de la neuropsina y sus pares, pueden determinar la vulnerabilidad al estrés."

La neuropsina fue descubierta por el profesor Sadao Shiosaka, co-autor del documento, y en esta investigación, para lo cual se realizó un modelado bioinformático por el profesor Ryszard Przewlocki y su equipo, se ha caracterizado, por primera vez, el mecanismo de acción que controla la ansiedad en la amígdala.

El estudio nos llevó unos cuatro años completarlo, y durante ese tiempo colaboraron científicos del Departamento de Fisiología Celular y Farmacología, junto con colegas de la Unidad  del Consejo de Investigación Médica de Toxicología de la Universidad de Leicester, el Departamento de Neurofarmacología Molecular, de la Academia Polaca de Ciencias de Cracovia, y el Instituto Nara de Ciencia y Tecnología de Japón. Este trabajo fue apoyado por el Medical Research Council and Medisearch, the Leicestershire Medical Research Foundation. Al primer autor, Benjamin Attwood, patrocinado por Medisearch, le llevó 3 años fuera de su programa de estudios médicos para completar los experimentos necesarios. Según Attwood, "el proyecto ha sido completamente absorbente, el descubrir cómo nuestras experiencias pueden cambiar la forma en que nos comportamos. Esperemos que esto conduzca a poder ayudar a las personas que tienen que vivir con los efectos negativos de las experiencias traumáticas.."

A lo que el Dr. Pawlak agregaba: "Estamos muy entusiasmados con estos resultados. Sabemos de las vías de la neuropsina que están presentes en el cerebro humano. Para comprobar un funcionamiento similar en humanos, será necesaria una investigación adicional que examine el potencial de unas terapias de intervención que controle el comportamiento inducido por el estrés."

"Aunque sea necesario trasladar nuestra investigación a una situación clínica, nuestro descubrimiento abre nuevas posibilidades de prevención y tratamiento de los trastornos psiquiátricos relacionados con el estrés, así como para la depresión y el trastorno por estrés postraumático."

  • Referencia: Sott.net, 20 de abril 2011
  • Fuente: Medical Press . "Neuropsin cleaves EphB2 in the amygdala to control anxiety", Nature DOI: 10.1038/nature09938 .
  • Imagen 1) Las células nerviosas (rojo) se extienden y comunican entre sí con la sinapsis (verde), liberando productos químicos que promoven la ansiedad. © Universidad de Leicester. Imagen 2) La neuropsina interactúa con las proteínas de la membrana celular NMDA y EphB2 para inducir la expresión del gen Fkbp5. © Universidad de Leicester.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales