Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Los animales también tienen personalidad

La personalidad de un individuo puede acarrearle grandes consecuencias en su vida. Algunos individuos son extrovertidos y sociables, mientras que a otros las nuevas situaciones les resultan estresantes y pueden ser perjudiciales para su salud y bienestar. Los científicos están descubriendo, cada vez con más claridad, que los animales no son diferentes.

Un nuevo estudio dirigido por la Dra. Kathryn Arnold, del departamento de Medio Ambiente de la Universidad de York, ha añadido una importante evidencia experimental que muestra que la personalidad de un animal se refleja en su perfil de estrés oxidativo. La investigación se ha publicado en el Journal of Experimental Biology.

La Dra. Arnold, junto con la estudiante graduada Katherine Herborn, del Instituto de la Biodiversidad, Salud Animal y Medicina Comparada, de la Universidad de Glasgow, clasificaron las personalidades de 22 verderones.

Los expertos testearon las reacciones de cada ave ante una nueva situación, añadiéndole un trozo de galletita de brillantes colores en el plato de comida a cada verderón, y midieron cuánto tiempo les llevaba a estas aves poder armarse de valor para acercarse a la comida. Descubrieron que a los pájaros más audaces les llevó sólo unos segundos superar su miedo, mientras las aves más tímidas tardaron hasta 30 minutos para poder acercarse a su comida.

También midieron la motivación de los verderones al tener que explorar un intrigante objeto situado por encima de ellos, y cronometraron el tiempo que les llevó posarse junto a él. Aunque no había correlación entre valor y curiosidad en estas aves.

Más tarde, los investigadores midieron el daño del oxígeno reactivo en los pájaros por el nivel de metabolitos, y su defensa contra ello. Comparando los perfiles oxidativos de la sangre del pájaro con su personalidad, el equipo descubrió que las aves más tímidas tenían los niveles más altos de dañinas toxinas de oxígeno y las defensas más débiles, por lo que sufrieron de un estrés oxidativo mayor que las aves más valientes. Además, los científicos encontraron que las aves más curiosas (las que más rápido se acercaron a objetos) tenían las defensas más preparadas contra el daño oxidativo que los verderones menos curiosos.

La Dra. Arnold quiere ampliar su trabajo para establecer cómo afectan los rasgos de la personalidad a las aves en su hábitat natural, y comenta que, "las aves neofóbicas (las que tienen miedo de las cosas nuevas) pueden sufrir un alto costo por el estrés oxidativo, y morir antes de tiempo debido a ese coste fisiológico, pero lo compensan al reducir las posibilidades de ser devoradas por un depredador, ya que son más cuidadosas que las aves más audaces."

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales