Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » La electricidad, la energía más poderosa del Universo

En estos tiempos, cuando las teorías cosmológicas están en un compás de espera, problematizadas por sus propios postulados y a la espera de encontrar las siempre huidizas huellas que puedan ajustarse a sus constructos matemáticos. Ahora que surgen perspectivas que intentan vestirse de innovadoras invocando la teoría electromagnética, es justo el momento de recordar el artículo que escribió James P. Hogan en LewRockwell en 2008 sobre la teoría eléctrica del Universo.

La electricidad es una fuerza inmensamente más poderosa que la gravedad, y mucho más compleja en su forma de interactuar con la materia. Sin embargo, la astronomía moderna sigue aferrada a la creencia en que la gravedad es el motor dominante y formador del universo, y trata de explicar las nuevas observaciones en términos que, conceptualmente, se remontan a cientos de años atrás. James Hogan describe una teoría alternativa que reconoce el importante papel desempeñado por la electricidad a escala cósmica, ofreciendo unas explicaciones basadas en principios que son bien conocidos y demostrables en los laboratorios, sin necesidad de recurrir a las incontrastables y especulativas abstracciones matemáticas de la física.

Los seres humanos tenemos una maravillosa capacidad de crear la mejor visión para superarnos, haciendo del mundo un lugar mejor, pero luego, al parecer, perdemos la pista y la forma de convertir esas visiones en realidad.

Tomemos como ejemplo la ciencia. Después de varios miles de años de fútiles combates en guerras sobre una supuesta verdad revelada, y los intentos de imponer la verdad por decreto, con torturas y torniquetes, o querer deducirla a través de una lógica rigurosa de premisas autoevidentes con las que nadie estaba de acuerdo, la idea que finalmente surgió fue que la mejor manera de enterarse de cómo son las cosas en el mundo sería la de dejar de fijarse en cómo debería ser, y ver lo que realmente hay ahí fuera, y aceptar lo que te dice, te guste o no. Funciona muy bien con preguntas tales como averiguar por qué las balas de cañón y los planetas se mueven como lo hacen, qué es el calor, y otros asuntos sobre los que decidir más allá del argumento de si se inicia el movimiento o no, o si el avión aterriza en tierra, todos los cuales pasaron rápidamente a ser pura ingeniería. Pero cuando se trata de cuestiones que no se resuelven tan fácilmente, p. ej., el significado y origen de la vida, cómo el cosmos ha llegado a ser como es y de dónde vino, en estas cosas las elites de autoridad todavía pueden salirse con la suya, las cosas no parecen haber cambiado mucho. El poder establecido goza del favor político y los privilegios del monopolio de una enseñanza y promoción rígida de las ortodoxias que defienden sus creencias con tenacidad, donde los puntos de vista disidentes son despedidos, ridiculizados y marginados, incluso cuando se apoyan en lo que parece ser un hecho comprobable y en argumentos más simples. Irónicamente, en las zonas donde las expectativas de la ciencia se encontraban en su nivel más alto, en lugar de mostrar una apertura hacia las alternativas y estar dispuestos a seguir la evidencia donde quiera que señale, y que supuestamente caractericen una nueva forma de entender el mundo, mucho de lo que escuchamos hoy en día parece tener más la pinta de una religión intolerante, de una protección del dogma y del sofoco de la herejía.

Más del noventa y nueve por ciento del universo observado existe en una forma de materia conocida como plasma. En los átomos que componen el planeta en que vivimos, iguales cantidades de carga eléctrica positiva y negativa se anulan entre sí, dando lugar a objetos como rocas o repollos de equilibrio neutral y por lo tanto, sólo "sienten" la fuerza de gravedad. El plasma, por el contrario, consiste en todo o en parte, de partículas cargadas de "electrones" negativos e "iones" positivos (un átomo que ha perdido uno o más de sus electrones), que están separados y, por consiguiente, responden a las fuerzas eléctricas y magnéticas. La fuerza eléctrica entre dos partículas cargadas, que puede ser atractiva o repulsiva, es de treinta y nueve órdenes de magnitud más fuerte que la atracción gravitatoria entre ellos. Esto es un uno seguido de 39 ceros. Un número que perturba la imaginación. Es del orden de una millonésima de milímetro comparado con 10.000 veces el tamaño del universo conocido. Incluso en un plasma que comprenda sólo una partícula cargada entre 10.000, lo que sería típico de las nubes interestelares de polvo y gas, donde se forman las estrellas, las fuerzas electromagnéticas dominarían a la gravedad por un factor de diez millones a uno. Sin embargo, conceptualmente, la enfoque predominante del cosmos sigue sustentándose fundamentalmente en el trabajo de nombres como Kepler, Newton y Laplace, cuyas leyes describen un universo mecánico, compuesto por cuerpos neutrales moviéndose en el vacío bajo la influencia de la gravedad. Y hoy, el modelo cosmológico imperante, basado en la relatividad general, es esencialmente una teoría geométrica que se manifiesta como gravedad.

Los modelos basados en la gravedad eran razonables hace doscientos años o más, cuando la dinámica newtoniana demostraba que podía predecir con exactitud los movimientos del Sistema Solar. El plasma que impregna el espacio interplanetario era desconocido, igual que su capacidad para organizarse de manera espontánea en envoltorios aislados que, en condiciones estables y tranquilas, como las que prevalecen en nuestra localidad en el momento actual, los planetas sirven de pantalla de las fuerzas eléctricas. Y de la electricidad no se entiende mucho. Pero lo más recientes avances en la astronomía observacional han revelado fenómenos que no se prestan fácilmente a una explicación en términos gravitacionales. Los púlsares, que son objetos estelares de rápidas variaciones, se interpretan convencionalmente como estrellas de neutrones en rotación, cuando ahora se ha medido su ritmo de fluctuaciones que pone en cuestión incluso el postulado sobre la materia de neutrones. Los cuásares, caso de estar conforme con la lectura habitual de que su desplazamiento al rojo los sitúa como los objetos más distantes conocidos, irradian la energía con intensidades que desafían toda explicación por cualquier proceso que implique la materia convencional. Las forma en que giran las galaxias, y sus expulsiones violentas de chorros de materia, no se ajustan a las expectativas basadas en la gravedad. Para tener en cuenta éstas y otras anomalías, surgen mecanismos especulativos como la "materia oscura", que en la última enumeración se cuenta en siete variedades distintas, la materia de la "energía oscura" colapsa dentro de los agujeros negros, y se introducen exóticos mecanismos similares, que nunca se han observado, para hacer la teoría encaje con los hechos.
 
Procurar explicar los nuevos hallazgos en términos familiares es algo natural y representa una deseable economía de pensamiento. Ya sabemos que los modelos que se han convertido en estándar no pueden ser dejados de lado a la ligera. Sin embargo, tal como pasó con los cada vez más elaborados epiciclos de Ptolomeo, con el fin de que perviviera su pensamiento, el conservadurismo puede ir demasiado lejos. Podemos llegar a un punto en que se propugna que, «no necesitamos otra teoría, porque la que tenemos se puede ir ajustando a los datos», y eso dice más sobre la inventiva humana que sobre la exactitud de la teoría.

En los últimos 200 años hemos aprendido mucho acerca de la electricidad. La tecnología ha pasado de los motores Faraday y las máquinas de manivela Wimhurst a los superordenadores y las comunicaciones por satélite. Paralelamente a estos avances, los teóricos eléctricos han desarrollado un paradigma alternativo para interpretar las observaciones astronómicas, basado en principios que se entienden bien y se puede demostrar en cualquier laboratorio eléctrico o de plasma. No requiere nada de física esotérica o invenciones específicas al que haya tenido que recurrir el pensamiento general cuando las nuevas observaciones no coinciden con las expectativas, o no sean capaces de anticipar nada, y que está demostrando tener una capacidad predictiva más poderosa. Sus defensores se refieren a ella como la Teoría Eléctrica de Universo. Su premisa básica es que lo que vemos desde los telescopios en las nuevas estrellas que nacen con violencia o los fenómenos energéticos que deforman las galaxias distantes, no son el resultado de una gravedad intensificada hasta lo inimaginable y comportándose de manera extraña e inaudita, sino la electricidad. Cuando las fuerzas eléctricas están operando, la gravedad, prácticamente, deja de existir. Un pequeño imán atraerá sin esfuerzo a un clavo en contra de la atracción gravitatoria de toda la Tierra. Uno no tiene que mantener su cafetera eléctrica por debajo de la toma de corriente de la pared, para permitir que los electrones 'caigan' a través del cordón.

Hacia finales del siglo XIX, el físico noruego Kristian Birkeland estudió las auroras del norte, llegando a la conclusión de que son causadas por las partículas cargadas del Sol reconducidas a las regiones polares por el campo magnético de la Tierra, allí excitan los átomos de la atmósfera superior y emiten esas luces energéticas. Esto no fue recibido favorablemente por los teóricos de su época, cuyos modelos matemáticos trataban a la Tierra como un objeto aislado en el espacio, y su trabajo fue ignorado durante bastante tiempo. Aunque las mediciones por satélite han confirmado la existencia de un plasma interplanetario y el complicado entorno de campos de la Tierra, de partículas y corrientes, todavía existe una renuente resistencia a aceptarlos como partes de unos circuitos eléctricos que no sólo conectan a la Tierra con el Sol, sino que se extienden por la todo el Sistema Solar.

El reconocimiento de un espacio impregnado de plasma, y ​​por tanto, capaz de conducir las corrientes eléctricas, es lo que distingue al modelo eléctrico del universo. Las corrientes eléctricas crean campos magnéticos, que inducen corrientes secundarias, que a su vez producen sus propios campos. La compleja interacción de fuerzas da como resultado unas estructuras y comportamientos increíblemente intrincados de la materia. Corrientes del flujo de plasma como filamentos alargados, llegan a ser visibles en casos como las auroras y los relámpagos, donde las energías son lo suficientemente altas como para iniciar una descarga eléctrica. Estos filamentos en paralelo se empujan unos a otros, en un efecto conocido como el "pellizco", que puede ser muy poderoso. Aunque a distancias cortas, sin embargo, la fuerza neta entre los filamentos se convierta en repulsiva, más que atractiva, provocando que roten y giren alrededor de la otra en una trenzada estructura conforme se acercan, en lugar de combinarse. Esta trenza puede interactuar con trenzas similares para formar "cuerdas" a una escala mayor, que vuelven a repetir el proceso.

Tales estructuras trenzadas son la firma de las corrientes eléctricas en el plasma. Éstas de han demostrado a escala a través de unos sorprendentes catorce órdenes de magnitud. Unos efectos que se producen a escala microscópica en los laboratorios, donde se puede observar el despliegue de las dimensiones cosmológicas.

A una escala más grande, el mismo proceso, explica las galaxias. Las galaxias eléctricas las propuso por primera vez el premio Nobel sueco, Hannes Alfvén, a mitad del siglo pasado, y él prevía inmensos ríos de electricidad fluyendo a través del espacio por toda la extensión intergaláctica.

Las galaxias no rotan en la forma en que las predicciones de la cosmología, basadas en la gravedad, dicen que lo hacen. Con la cantidad de masa observada y las velocidades medidas en los bordes, ya deberían haberse separado. La solución elegida ha sido la de invocar la "materia oscura", algo nunca observado, pero que puede ofrecer las propiedades correctas y los lugares adecuados para producir los resultados deseados. Se le ha llamado la "tirita cósmica", capaz de arreglar cualquier cosa. Por el contrario, el modelo eléctrico sostiene que, lejos de estar aisladas, las acumulaciones pasivas de masa rotan bajo su propio momentum, después de girar por alguna causa desconocida, las galaxias son elementos activos de enormes y poderosos circuitos cósmicos. No son volantes, sino motores, impulsadas por fuerzas capaces de mantenerlas unidas sin necesidad de ningún pegamento invisible. Inventar cosas no observables para sostener fallidas predicciones suele ser el signo de una teoría en problemas.

Las galaxias no están distribuidas uniformemente a través del espacio, sino que se concentran en las cadenas y "muros" alrededor de unos vacíos que pueden tener miles de años luz de diámetro. Según la teoría estándar, las estructuras de este tamaño no habrían tenido tiempo para formarse en los 14 mil millones de años desde que se supone que todo comenzó con el Big Bang. Sin embargo, sí es lo que cabría esperar desde una visión de corrientes eléctricas cósmicas, debido a los flujos de corrientes en los filamentos y las hojas de filamentos, como los velos de las auroras polares, por ejemplo. La cosmología desarrollada por Alfvén y sus descendientes intelectuales, propone una época primitiva de plasma en la evolución del cosmos, en la cual las fuerzas electromagnéticas desempeñaron un papel inicial de recolección de materia, se fueron creando densidades que, sólo más tarde, permitieron a la gravedad convertirse en un factor significativo, haciendo que los 14 mil millones años ya no supongan un problema.

Muchas galaxias se hallan disparando enormes chorros de materia y energía en dirección a sus ejes, a menudo en un escala que empequeñece la propia galaxia. El sistema de rotación de las corrientes convergen en el eje, junto con sus campos magnéticos asociados, almacenando enormes cantidades de energía. Esto es debido a la inestabilidad o la necesidad de expulsar el exceso de una acumulación tras otra que se manifiestaría de esta forma.

La explicación gravitacional de dichas energías requiere postular un agujero negro para concentrar tamaña densidad casi infinita, de las fuerzas más débiles conocidas de la física, y la creación de chorros a través de procesos poco claros que participan de la aceleración y las colisiones mecánicas de los discos de acreción de materia en espiral dentro de ellos. Pese a las ampliamente reiteradas afirmaciones  en su contra, los agujeros negros nunca se han observado. Lo que se ha observado son enormes eventos energéticos que ocurren en el espacio. La atribución a los agujeros negros forma parte de los supuestos de una interpretación. La forma en que los ingenieros e investigadores producen los rayos X es mediante la aceleración de partículas cargadas con campos eléctricos.

El término "plasma" fue adoptado de la biología, en reconocimiento a las extrañas formas de vida y a los cambios observados en los experimentos de descarga eléctrica con gases ionizados. Aparte de la formación de filamentos, las trenzas, las hojas y el aislamiento de capas, el plasma se organiza en estructuras celulares que delimitan regiones con diferentes propiedades, como la temperatura, la densidad y la química. La nebulosa Ojo de Gato muestra el resultado de este tipo de complejidad. En ésta se ve la región interior con la estrella en su centro.

Entonces, ¿qué estamos viendo? ¿La gravedad, que produce una amorfa coagulación de materia, como los grumos de la nata? ¿O es electricidad?

  • Referencia: Sott.net, por James P. Hogan 31 Jul 2008 en LewRockwell.com
  • James P. Hogan, ex ingeniero de sistemas digitales y también fue comercial ejecutivo de ordenadores, ahora es escritor a tiempo completo desde 1980. Nació en Londres, vivió en EE.UU. durante muchos años y ahora reside en Irlanda.
  • Imágenes 1) La nebulosa de Doble Hélice y 2) la Nebulos Ojo de Gato, ambas de Wikipedia
Más información sobre el Universo Eléctrico:
- HoloScience .
- ThunderBolts .
- PlasmaReources .
- El Universo de plasma en los laboratorios de Los Alamos .
- Kronia .

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales