Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » La arena cubre los sitios arqueológicos de Gaza

Cinco mil años de fascinante historia enterrada bajo las arenas de la Franja de Gaza, desde el bíblico héroe ciego Sansón hasta el general británico Allenby.

Las tierras llanas y arenosas de la costa sudeste del Mediterráneo, han sido gobernadas por los antiguos egipcios, los filisteos, romanos, bizantinos y los cruzados.

Alejandro Magno sitió la ciudad, el emperador Adriano la visitó, los mongoles asaltaron Gaza y los ejércitos islámicos la invadieron hace 1.400 años. Ha formado parte del Imperio Otomano, campamento de Napoleón y campo de batalla en la Primera Guerra Mundial.

Pero la arqueología aquí no prospera.

"La única manera de preservar lo que descubrimos es volver a enterrarlo hasta que estén disponibles las herramientas adecuadas", señala Hassan Abu Halabyea del ministerio de Turismo y Arqueología de Gaza.

"Nos falta la capacidad, el apoyo y los materiales adecuados necesarios para mantener este y otros sitios históricos. Lo enterramos para preservarlos de la destrucción."

Waleed Al-Aqqad es un arqueólogo aficionado que ha convertido su casa en un museo de objetos antiguos, atiborrando sus habitaciones con armas antiguas y una colección de tarros de arcilla de cientos de años.

"Esta lámpara de aceite está hecha de arcilla  y se remonta al año 93 n.e. en la época griega... Y esta es otra que se hizo durante el tiempo de los romanos en 293 n.e." nos va comentando, "y esto es una lanza de la época otomana ..."

Placas de mármol, espadas y monedas, decoran las paredes y el patio de su casa en Khan Younis, adornada con el letrero 'Bienvenido al Museo Cultural de Aqqad'.

El palestino, de 54 años de edad, ha pasado 30 años buscando y excavando, a veces peligrosas zonas cercanas a la frontera fortificada con Israel. Israel puso fin a sus 38 años de ocupación en Gaza y se retiró en 2005, pero continuó con los bloqueos.

Su antigüedades sacan a la luz símbolos de las civilizaciones cristiana y musulmana, recuperados de antiguas iglesias y cementerios, que han marcado el territorio durante más de 2.000 años.

"Me comprometí con este trabajo a fin de preservar la historia palestina. Quería salvarlo de falsificaciones o que se perdiera. He intentado salvar todo aquello susceptible de ser salvado", explica Aqqad, mostrando un cañón oxidado, que pudo ocultar de las tropas israelíes.

Pero el entusiasmo de un hombre no puede hacer justicia a lo que todavía está enterrado bajo la densamente poblada Gaza, donde 1,5 millones de palestinos tienen más cosas en mente que la historia antigua.

En la aldea de Zawayda, a 15 kilómetros de la ciudad de Gaza, el ministerio de Abu Halabyea se esfuerza por preservar el sitio del monasterio de San Hilarión, luchando contra la falta de conocimientos técnicos y herramientas.

Situado cerca del campamento de refugiados de Nusseirat, en pleno centro de la Franja de Gaza, se remonta al año 329 n.e., cuando Hilarión regresó desde Egipto a Gaza, después de estudiar en San Antonio. Consiste en varias estructuras, rodeadas por una pared exterior; incluye dos iglesias, un cementerio, una sala de bautismo y comedores.

Fue descubierto en 1992, y los trabajos de excavación se han ido haciendo poco a poco. En determinados momentos tuvo que detenerse la excavación, entonces enterraban el sitio en la arena para su protección.

El trabajo ha sido supervisado por expertos franceses que han ido haciendo viajes esporádicos para estudiar y supervisar las excavaciones; pero cuando se van también se llevan sus herramientas, dice Abu Halabeya.

Fadel Al-A'utul, a cargo de la obra francesa, decía que dos arqueólogos franceses comenzaron a visitar Gaza en el 1990, pero que habían cambiado ahora su atención hacia otros países árabes.

La UNESCO y la École Biblique et Archaeologique, con sede en Jerusalén están ayudando a preparar un museo en Gaza, que sería financiado por Suiza, aunque al no tener fecha, está finalizado antes de empezar, se lamentaba Al-A'utul.

Entre tanto, los estudiantes de Gaza hacen lo que pueden por mantener el trabajo arqueológico en marcha. Aunque las circunstancias son las que deciden.

Desde que el movimiento armado islamista Hamas llegó al poder en 2007, Gaza ha pagado un alto precio por la hostilidad de sus últimos gobernantes hacia Israel, algo que Hamas se niega a reconocer, y para las Naciones Unidas, el estricto control de Israel sobre tierra, aire y el acceso al mar significa que sigue siendo, de manera efectiva, un territorio ocupado, una definición que Israel tampoco reconoce.

No es precisamente el clima más acogedor para los expertos arqueológicos, salvo que ser trate del mítico Indiana Jones.

Abu Halabeya acusa a los israelíes de apropiarse de las antigüedades que se descubrieron durante la ocupación de Gaza, que según él están alojadas en dos museos de Israel, entre ellos el Museo Arqueológico Rockefeller en Jerusalén, que cuenta con hallazgos que van desde la Edad de Piedra hasta el siglo XVIII.

"Funcionarios del Ministerio se han reunido con representantes de diversas instituciones internacionales, para instarles a ayudar en esa devolución de antigüedades y piezas arqueológicas que fueron sacadas de la Franja de Gaza", añade Halabeya.

  • Referencia: Reuters.com, 14 abril 2011, por Douglas Hamilton
  • Imagen: Khan Younis, en Gaza, de Nidal al-Mughrabi.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales