Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » El experimento MEG puede dar impulso a la Supersimetría

Los científicos en el Gran Colisionador de Hadrones salieron con las manos vacías tras la búsqueda de las primeras evidencias de la teoría de la supersimetría. Sin embargo, los resultados preliminares del experimento MEG, iniciado por la Universidad de Tokio, han dado a los seguidores de SUSY un rayo de esperanza.

El experimento MEG, ubicado en el Instituto Paul Scherrer de Suiza, no busca las partículas supersimétricas de manera directa; sino por un proceso no observado antes en la naturaleza y quizá es lo que mejor explica la teoría de la supersimetría.

En la supersimetría, cada partícula fundamental del modelo estándar de la física tiene una superpareja más pesada. Hasta ahora, ningún acelerador de partículas fabricado por humanos ha conseguido crear alguna de estas partículas teóricas, ya que la tarea requeriría enormes cantidades de energía. Sin embargo, los científicos del Gran Colisionador de Hadrones esperan que, si existe la supersimetría, sean capaces de producir poderosas superpartículas con su potente máquina.

En el experimento MEG quieren capturar la naturaleza en el mismo acto de hacer algo que el modelo estándar prohíbe. Están buscando muones desintegrándose en sus primos mucho más ligeros, los electrones, junto con exceso de energía que fluye en forma de rayos gamma. Los teóricos creen que si existen estas superpartículas, cabría la posibilidad de convertir los muones en electrones.

En su primera ejecución, se encuentraron con algunos eventos candidatos, pero no estaban suficientemente seguros de lo que estaban viendo. Este verano, el experimento MEG dará a conocer los nuevos resultados con el doble de datos.

"Si hay una señal, deberá hacerse evidente", apuntó Toshinori Mori, portavoz del experimento MEG.

Los muones y los electrones se agrupan en el modelo estándar, junto con las partículas más pesadas llamadas taus++. Y los científicos esperan que las partículas de este grupo, conocido como leptones cargados, puedan transformarse uno en otro, dado que algo similar sucede en un grupo mucho más ligero de partículas, los neutrinos.

Hay tres tipos de neutrinos, cada uno asociado a uno de los leptones cargados: el neutrino electrón, el neutrino muón y el neutrino tau. Ya se han observado neutrinos cambiar de un tipo a otro, en un proceso que el modelo estándar no puede explicar. Si los leptones cargados se transforman, también puede ser que, todas las partículas puedan comunicarse entre sí de un forma que los científicos no han visto hasta ahora. Los teóricos dicen que esto sería posible en el marco de la supersimetría.

"Por supuesto que se pueden cocinar un montón de modelos locos para explicar este proceso", comentaba Takeo Moroi, teórico de la Universidad de Tokio. "Pero desde el punto de vista teórico, esto resulta muy interesante ya que lo predice un modelo existente con sus propias motivaciones."

Los resultados del experimento MEG intererarán no sólo a los observadores de SUSY; sino también a científicos del experimento Mu2e propuesto por el Fermilab, que podría empezar a construirse en 2013.

Si los muones se convierten en electrones, el proceso puede ocurrir de muy distintas maneras. MEG está buscando una de ellas. Mu2e sería de todas ellas. Si MEG observa la conversión muón-electrón, Mu2e también lo verá. Aunque los científicos de Mu2e no desesperan si la señal del experimento MEG se evapora en estos nuevos datos, ya que todavía podrán ver la conversión de muón-electrón si ocurre de cualquier otra manera.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales