Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Suplantaciones de la teoría

La ciencia camina sobre dos pies, a saber, la teoría y el experimento ... A veces se adelanta en primer lugar uno de los pies, a veces el otro, pero el continuo progreso sólo es posible utilizando ambos.

Robert A. Millikan,
Conferencia Nobel 1924
Los psicólogos tratan las teorías de los demás como cepillos de dientes, ninguno que se precie quiere usar el de otra persona.

Walter Mischel,
Observer 2008

¿La psicología del siglo XXI camina sobre dos pies o va cojeando? ¿Enseñamos a nuestros estudiantes que el objetivo de la ciencia es avanzar una explicación a través de la teoría y que la experimentación es la herramienta para asegurarse de que realmente se avanza? Parece que gran parte de la psicología se divide en dos campos. Uno de ellos, es la teoría que diseña modelos informáticos o de análisis de los procesos cognitivos y testea las predicciones frente a explicaciones alternativas, un proceso que permite mejorar las teorías. La filosofía del otro campo es el minimalismo teórico: no hacer ningún intento apreciable por diseñar una teoría. In my view, this second camp limps along on one leg and a crutch: the one leg is experimentation, the crutch is a surrogate for theory. Bajo mi punto de vista, este último va cojeando hace ya un tiempo, ayudado por una muleta: su pierna buena es la experimentación, y la muleta es el sustituto de la teoría [1] .

El problema no es que una amplia mayoría de investigadores digan que la teoría es irrelevante, sino que casi cualquier cosa pase como si fuese una teoría. Me he encontrado con tres especies de sustitutos: explicaciones de una sola palabra, declaraciones circulares, y listas de dicotomías. Si usted sabe de más, hágamelo saber. Lo que distingue a estos sustitutos de una auténtica teoría es que pueden explicar practicamente todo después que hayan sucedido los hechos, pero son incapaces de hacer nuevas predicciones. Resultan útiles porque son tan vagas que no pueden estar equivocadas. Por conservar la brevedad de este artículo, aunque dejándolo a la reflexión, he realizado como una caricatura, pero sin exagerar demasiado.

Explicaciones de una sola palabra

Funciona así: Para explicar un fenómeno, se elige un nombre inglés lo suficientemente amplio en sus significados, pero sin elaborarlo dentro de un modelo que especifique un mecanismo subyacente. El resultado es una etiqueta con todas las virtudes de una mancha de tinta de Rorschach: Una, que puedes ver muchas cosas en él. Por ejemplo, durante más de un siglo, las teorías de la memoria han distinguido entre el recuerdo, el reconocimiento, la actualidad y la frecuencia, y han provisto de modelos cuantitativos para hacer predicciones. Se ha perdido toda esa sofisticación de algunas áreas de la psicología siendo sustituida por una sola palabra: disponibilidad. Este término a veces denota el "número" de ejemplos que vienen a la mente, a veces la "facilidad" con la que estos casos vienen a la mente, y en otras ocasiones algo más: lo actual, relevancia, memorización, viveza, y mucho más. Cuando el número simplificador se mide en realidad, se comprueba que son diferentes y, lo más importante, no se correlaciona con los juicios de frecuencia que la disponibilidad a largo plazo supuestamente explica (Sedlmeier et al., 1998). Los pocos intentos para dar contenido a esta etiqueta en un modelo verificable se han reunido con poco entusiasmo.

Las explicaciones de una sola palabra son tan perfectamente flexibles, que una misma palabra puede ser utilizada para dar cuenta de un fenómeno y de su opuesto, es decir, de A y de no-A. Consideremos la ficción del jugador: Después de una serie de n rojos en la ruleta, la expectativa de otro rojo disminuye. Esta intuición se explica por la dependencia de estas personas en la representatividad. Consideremos ahora la ficción de una buena mano, que es lo opuesto a la intuición: Después de que un jugador de baloncesto tenga una serie de éxitos de canasta n, la expectativa de otro de éxito aumenta. Esta creencia también se atribuye a la representatividad.

Ninguna teoría se atrevería a predecir un fenómeno. y a la vez, su contrario. Sin embargo, una etiqueta puede hacer esto cambiando constantemente su significado: Para explicar la ficción del jugador, la alude con el término a una mayor similitud entre la serie de resultados n+1 y al proceso aleatorio subyacente, y para explicar la ficción de la buena mano, se alude a la similitud entre la serie n y el número de observaciones n+1. Igual pasa con la disponibilidad, somos testigos de una disminución real de la precisión teórica. Las teorías seminales, como los modelos de similitud simétricos de Shepard y los asimétricos de Tversky, se han sustituido en gran medida por una sola palabra: la representatividad.

Declaraciones circulares

Recordemos parodia de Molière sobre la doctrina aristotélica de las formas sustanciales: ¿Por qué le hace dormir el opio? Por sus propiedades analgésicas. Así es como funcionan las declaraciones circulares: La observación de que A influye en B se "explica", diciendo que A propende a influir en B. Mientras que las explicaciones de una sola palabra todavía distinguen entre la observación y su explicación, las declaraciones circulares pueden definirse por la ausencia de tal distinción. La explicación es el fenómeno, simplemente expresada en términos ligeramente distintos.

De esta manera, los investigadores observan que la gente está influenciada tanto por la forma lógica de un silogismo como por la verosimilitud de su conclusión, este efecto de creencia sesgada se explica por la operatividad de dos sistemas de razonamiento, uno lógico y el otro basado en una creencia a priori. Cuando a los participantes se les dio la tarea de selección de Wason, y una regla, "si hay una A en un lado, entonces hay [no] un 3 en el otro", constataron que muchos marcaron la "A" y la tarjeta "3", tanto si el "no" estaba presente como si no. Esta observación se explica por ‘predisposición coincidente’, lo que significa que los participantes consideran como información relevante las dos cartas mencionadas en la regla. Estas explicaciones son lo más cercano a las declaraciones circulares que pueden estar. Cuando dos representaciones externas diferentes de la misma información dan lugar a interpretaciones diferentes, la explicación reiterada era que una de ellas hacía la solución más "transparente" o "prominente". Tenemos así, una representación como solución transparente, que no llega ni a explicación, sino que, más bien, lo que necesita es ser explicada.

Uno también puede encontrar declaraciones circulares en la intersección entre la psicología y la economía. ¿Por qué tanta gente dividen por igual el dinero en la jugada definitiva, violando las predicciones de la teoría de juegos? Las declaraciones circulares responden que tienen una aversión desequilibrada. Por último, la susodicha heurística disponibilidad se invoca para explicar diversos sesgos cognitivos, sin embargo, recientemente el término ‘sesgo de disponibilidad’ a venido utilizándose indistintamente. Aquí, el mismo término se refiere al fenómeno y a su explicación. Igual que las explicaciones de una sola palabra, las declaraciones circulares son inmunes al perfeccionamiento. Nunca se equivocan.

Listas de Dicotomías

Dividido entre el desaliento y la satisfacción por el panorama de la investigación sobre el procesamiento de la información, Allen Newell (1973) escribió un comentario titulado "No se puede jugar a 20 preguntas con la naturaleza y ganar". Las dificultades que Newell veía, eran que cuando el comportamiento se explica en términos de dicotomías (naturaleza frente a cultura, serial frente a paralelo, gramática frente a asociaciones, y así sucesivamente), la "claridad nunca se logra" y "los asuntos se vuelven cenagosos a medida que avanzamos en el tiempo". No hay nada malo en las dicotomías en sí mismas, lo que le preocupaba eran las situaciones en las que el pensamiento teórico se atascaba en oposiciones binarias, y desde del cuales nunca progresaba.

Treinta y tantos años más tarde, algunas áreas de la psicología social y cognitiva, están una vez más atascada con la lista yin-yang de las dicotomías. Y así funciona: Se construye una lista de oposiciones generales, a un lado de la lista se le llama sistema 1 y al otro sistema 2. No se construyen modelos de procesos y se ignoran los modelos existentes. Casi todos los comportamientos se atribuyen a posteriori a uno de los dos sistemas, pero rara vez, por no decir nunca, se hacen nuevas predicciones. Otra vez, el desarrollo teórico está en retroceso, hemos pasado de modelos de procesos elaborados a una mera lista de oposiciones generales.

Considere la posibilidad de una dicotomía que aparece en la mayoría de estas listas: las asociaciones contra las reglas. ¿Qué significa esta oposición? Se ha relacionado a la distinción de Smolensky entre el procesador intuitivo y el intérprete consciente de las reglas, a la distinción de Hinton entre el proceso intuitivo y el racional, a la distinción de Schneider y Shiffrin, entre procesamiento automático y controlado, a la distinción de Evans entre el proceso concordante perceptual y el proceso lógico-lingüístico, y a la distinción de Freud entre los procesos primarios y secundarios. Sin embargo, estas oposiciones no son las mismas (Gigerenzer y Regier, 1996), y gran parte de la claridad de las teorías citadas se pierde en la opaca dicotomía.

El sistema 1 a menudo se llama "heurística", sin decir siquiera a qué procesos heurísticos se refiere. Existe un rico conjunto de modelos formales de heurística, desde Simon a Tversky, a Payne, Bettman y Johnson hasta mi propio trabajo, que ha sido sustituido por un simple cuadro negro. El sistema 1 es también llamado "inconsciente", aunque sabemos que los médicos, los gestores, también los ladrones de casas y otros expertos, a menudo utilizan la heurística deliberadamente. Por último, el Sistema 2, a menudo con frecuencia llamado "lógico" o "reflexivo", sin que se hayan especificado dichos procesos lógicos. Tiene una extensa y refinada literatura en diversas lógicas, Bayesiana, Neyman-Pearsoniana, y las teorías de decisión secuencial que no hablan con una sola voz y pueden conducir a predicciones divergentes (Oaksford y Chater, 1994). Todo ello reduce este conocimiento a unas pocas dicotomías y a un paso atrás.

Teoría de la Integración

Desarrollar una teoría, incluso una que esté respaldada por modelos de mecanismos y de fértiles predicciones comprobables, no es suficiente. El problema sigue siendo el cepillo de dientes: Si todos se aferran a sus teorías personales, la psicología nunca se convertirá en una poderosa disciplina. De hecho, gran parte del paisaje teórico de la psicología se parece a un mosaico de pequeños territorios. ¿No es acaso la teoría de la integración nuestro objetivo, al construir un gran territorio unificado más allá de los pequeños feudos? Mientras que la física y la biología unifican teorías, como la teoría evolutiva y la genética, en un objetivo ampliamente compartido, esta aspiración apenas se hace visible en la psicología. La integración puede empezar por asumir dos sistemas teóricos, y mostrar cómo conectarlos puede llevar a nuevas ideas. Por ejemplo, la relación del programa de arquitectura cognitiva ACT-R con el programa Adaptive Toolbox ha permitido descubrir una sistemática que de lugar a mejores inferencias heurísticas (Schooler, y Hertwig, 2005).

Veo dos pasos para poder seguir avanzando hacia una ciencia acumulativa. El primero consiste en restituir esos sustitutos por las teorías genuinas (volver a caminar sobre dos pies), y el segundo es empezar la teoría de la integración (caminar juntos). Permítanme terminar con una historia. Hace algunos años, pasé un día y una noche en una magnífica biblioteca leyendo las ediciones de la revista Experimental Psychology de la década de 1920 y 1930. Gran parte de la investigación de hoy día palidece en comparación con la diversidad de métodos y estadísticas, por la información detallada de un solo caso en lugar de esos meros promedios, y por la cuidadosa selección de los sujetos mostrados en muchos de los artículos publicados en aquel entonces. Lo que me deprimió fue que casi todo este minucioso trabajo se ha olvidado. La mayor parte se trataba de una recogida de datos sin una teoría sustantiva. Y los datos sin teoría es como un bebé sin padres: Su esperanza de vida es baja. ¿Son esta clase de bebés los que queremos producir?

  • Referencia: Observer. APS.org, por Gerd Gigerenzer, 9 febrero 2011
  • [1] En lo que sigue, voy a dar ejemplos concretos de estos sustitutos, pero omitiré los nombres de los autores, ya que no son individuos, sino una filosofía de investigación que perjudica la psicología. Es fácil encontrar estos y muchos más ejemplos en la literatura.
  • Referencias y lecturas adicionales:
  • Gigerenzer, G., & Regier, T. (1996). How do we tell an association from a rule? Comment on Sloman (1996). Psychological Bulletin, 119, 23–26. Newell, A. (1973). You can’t play 20 questions with nature and win: Projective comments on the papers of this symposium. In W. G. Chase (Ed.), Visual information processing (pp. 283–308). New York: Academic Press. Oaksford, M., & Chater, N. (1994). A rational analysis of the selection task as optimal data selection. Psychological Review, 101, 608–631. Sedlmeier, P., Hertwig, R., & Gigerenzer, G. (1998). Are judgments of the positional frequencies of letters systematically biased due to availability? Journal of Experimental Psychology: Learning, Memory, and Cognition, 24, 754–770. Schooler, L. J., & Hertwig, R. (2005). How forgetting aids heuristic inference. Psychological Review, 112, 610–628.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales