Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » » Nuevo campo cientifico: Ecología acústica del paisaje

Un investigador de la Universidad de Purdue está liderando un esfuerzo para crear un nuevo campo científico que utiliza el sonido como forma de entender las características ecológicas de un paisaje, y volver a conectar a la gente con la importancia de los sonidos naturales.

La ecología acústica del paisaje (Soundscape ecology), se centrará en lo que los sonidos pueden decirle a la gente acerca de una zona. Bryan Pijanowski, es profesor asociado de silvicultura y recursos naturales, y autor principal del documento de campo publicado en la revista BioScience, quien señala que un sonido natural podría ser utilizado como un canario en una mina de carbón, es decir, el sonido puede ser el primer indicador básico de los cambios ambientales.

El sonido puede ser utilizado para detectar los primeros cambios en el clima, en los patrones climáticos, en la presencia de contaminación u otras alteraciones de un paisaje.

"Los coros del amanecer y el atardecer de las aves son muy característicos de un lugar. Si cambian la intensidad o los patrones de estos coros, es probable que se esté produciendo ese cambio", observa Pijanowski. "Los ecologistas ignoran cómo el sonido que emana de una zona puede ayudar a determinar lo que está sucediendo en el ecosistema."

Parte de su investigación consistirá en captar esos sonidos que se están perdiendo y procurar que la gente vuelva a darle su valor. “Los sonidos naturales, como el canto de los pájaros, el murmullo del viento entre las hojas, incluso la ausencia de ruido”, continuaba, “no sólo tienen un significado estético, sino que aportan una información valiosa sobre lo que está sucediendo a su alrededor.”

Pijanowski ya ha iniciado parte de este trabajo, de ecología acústica del paisaje, en diversos parajes naturales y humanos, alrededor de Tippecanoe County, en Indiana. Se han llegado a utilizar más de 35.000 grabaciones, para caracterizar los ritmos del sonido natural, y cómo los variables grados de desarrollo humano afectan a esos ritmos. Uno de los hallazgos más significativos ha sido al constatar el aumento del impacto humano sobre el paisaje, y cómo los ritmos de sonido naturales creados por la población de la variada fauna, se van sustituyendo por el ruido bajo y constante producido por el hombre.

"Conforme nos volvemos más y más urbanos, nos vamos acostumbrando a unos sonidos urbanos que, en su mayoría, no son más que ruido. Estamos tan acostumbrados a bloquear el ruido que también bloqueamos los sonidos naturales" explica Pijanowski. "Los animales crean sonidos por una razón: transmiten información. El ruido no lleva ninguna información, por lo general. El sonido de un coche pasando es importante, pero simplemente hace ruido como resultado de la fricción. Ese ruido no lleva información, no es una señal intencional producida por un ser sensible."

Añadía Pijanowski que la sociedad se ha vuelto más visual y quiere recuperar la importancia del sonido en nuestras experiencias. Lo que los psicólogos llaman la gran desconexión del trastorno por ausencia de naturaleza (Nature Deficient Disorder), por eso piensa que, volver a conectar con los sonidos, ayudará a contactar de nuevo con la naturaleza, algo más que importante para ser conscientes del medio ambiente.

La pregunta es, "si nos desconectamos de los sonidos de la naturaleza, seremos capaces de seguir respetando y conservando la naturaleza?"

En tanto, él está dispuesto a desarrollar proyectos de investigación en la ecología acústica del paisaje, donde reconoce que están algunos desafíos asociados con el inicio de este nuevo campo científico.

No hay un vocabulario establecido para este campo, y prevé la creación de nueva terminología que ya está tomando prestada de otros campos relacionados. Por ejemplo, utiliza los términos "biofonía" (los sonidos creados por los organismos) y "geofonía" (los sonidos de entidades no biológicas, como el viento, el trueno o el sonido del mar), tomados del campo de la ecología acústica, centrada en el uso de sonidos naturales para crear composiciones musicales.

El avance de este nuevo campo es posible gracias a que las tecnologías de sensores informáticos son cada vez más fiables y rentables. La ecología acústica del paisaje depende de una tecnología de sensores y de un software a medida. Para reforzar interés, Pijanowski está creando herramientas de software y ejemplos de archivos de sonido disponibles, para ayudar a los investigadores interesados a participar en la investigación.

"Es realmente difícil encontrar personas que piensen de la misma manera, ya que es un campo nuevo", apuntó. "En realidad, hasta ahora sólo somos un puñado de interesados. Pero creemos en la ciencia y esperamos atraer a otros que puedan hacer contribuciones significativas."

Esos otros investigadores vendrán de una amplia gama de campos. Él va a trabajar con investigadores de ecología espacial, planificadores de usabilidad de la tierra, en biología de la conversación, en bioacústica, psicología cognitiva, informática e ingeniería acústica, por citar algunos.

  • Referencia: ScienceDaily.com, 1 de marzo 2011
  • Fuente: Purdue University.
  • Imagen: Luis J. Villanueva-Rivera, a la derecha, Bryan Pijanowski y Dumyahn Sarah, recogen datos de un puesto de escucha a distancia, que graba los sonidos del entorno. Crédito: Purdue Agricultural Communication photo/Tom Campbell.
  • Diario de referencia:
  • 1. Bryan C. Pijanowski, Luis J. Villanueva-Rivera, Sarah L. Dumyahn, Almo Farina, Bernie L. Krause, Brian M. Napoletano, Stuart H. Gage, and Nadia Pieretti. Soundscape Ecology: The Science of Sound in the Landscape. BioScience, (in press)

,

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales