Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Descubren accidentalmente una posible solución para la regeneración del cabello

Se sabía desde hace mucho tiempo que el estrés juega un papel importante en el encanecimiento del cabello, y también en la pérdida del cabello. Con el paso de los años, han surgido numerosos remedios para la restauración del cabello, desde los "disolventes milagro" de los charlatanes" a medicamentos legítimos, como el minoxidil. Pero incluso el mejor de todos ellos demostraban una eficacia limitada.

Ahora, un equipo liderado por investigadores de la UCLA y la Veterans Administration, que estaban investigando cómo afecta el estrés a la función gastrointestinal, puede haber encontrado, totalmente por accidente, un compuesto químico que induce al crecimiento del cabello, mediante el bloqueo de una hormona relacionada con el estrés y asociada a su vez con la pérdida del cabello.

Este descubrimiento fortuito se describe en un artículo publicado en la revista PLoS ONE.

"Nuestros hallazgos muestran que un tratamiento de corta duración de este compuesto, produce un increíble nuevo crecimiento del pelo a largo plazo en ratones mutantes con estrés crónico", afirmaba Million Mulugeta, profesor adjunto de medicina en la división de enfermedades digestivas de la Escuela David Geffen de Medicina, en la UCLA, y autor del estudio. "Esto podría abrir nuevos espacios para el tratamiento de la pérdida del cabello en los humanos, mediante la modulación de los receptores de la hormona del estrés, concretamente, la pérdida del cabello relacionada con el estrés crónico y el envejecimiento."

El equipo de investigación, que originalmente estaba estudiando las interacciones cerebro-intestino, estaba compuesto por Mulugeta, Lixin Wang, Noah Craft e Yvette Taché de la UCLA, Jean Rivier y Catherine Rivier del Instituto Salk de Estudios Biológicos en La Jolla, California, y Mary Stenzel-Poore de la Universidad de Ciencia y Salud de Oregon.

En sus experimentos, los investigadores estaban usando ratones que fueron alterados genéticamente, para producir un exceso de una hormona del estrés llamada hormona liberadora de corticotropina, o CRH. Conforme estos ratones crecían, pierdían su pelo y, finalmente, su espalda se quedaba calva, algo que los distinguía de sus congéneres no alterados.

Los investigadores del Instituto Salk habían desarrollado un compuesto químico, un péptido llamado astressin-B, y describían su capacidad para bloquear la acción de la CRH. Stenzel-Poore había creado un modelo animal con estrés crónico, alterando la sobreproducción del CRH en los ratones.

Los investigadores del equipo, inyectaron el astressin-B en los ratones calvos, para observar cómo su capacidad de bloquear el CRH afectaba a la función del tracto gastrointestinal. Una inyección inicial no tuvo ningún efecto, por lo que los investigadores continuaron con más inyecciones durante cinco días, para dar al péptido mayores posibilidades de bloquear los receptores de CRH. Se midieron los efectos inhibitorios de este régimen, en respuesta al estrés inducido, en el colon de los ratones, después los animales fueron colocados de nuevo en sus jaulas junto a sus congéneres peludos.

Unos tres meses más tarde, los investigadores volvieron a ver estos ratones para llevar a cabo más estudios gastrointestinales, y descubrieron que no podían distinguirlos de sus hermanos sin alteraciones. Les había vuelto a crecer el pelo en la espalda antes calva.

"Cuando analizamos a los ratones, ya identificados, a los que les había crecido el pelo, se encontró que, de hecho, el péptido astressin-B fue responsable del notable crecimiento del pelo en los ratones calvos", dijo Mulugeta. "Estudios posteriores confirmaron esto de manera inequívoca."

Resulta interesante la corta duración de los tratamientos: Sólo un inyección diaria, durante cinco días consecutivos, consiguieron unos efectos de unos cuatro meses.

"Esto es un tiempo relativamente largo, teniendo en cuenta que el tiempo de vida de un ratón es menor de dos años", señaló Mulugeta.

Hasta ahora, este efecto se ha visto sólo en ratones. Si también sucede en humanos aún está por verse, según los investigadores, que también trataron a los ratones calvos con minoxidil solo, dando como resultado un crecimiento suave del cabello, tal como ocurre en humanos. Esto sugiere que, el astressin-B también podría utilizarse para el crecimiento del cabello humano. De hecho, se sabe que la hormona del estrés CRH, sus receptores y otros péptidos que modulan estos receptores, se encuentra en la piel humana.

Este hallazgo es un apéndice del estudio financiado por el National Institutes of Health.

UCLA y el Instituto Salk han solicitado una patente sobre el uso del péptido astressin-B para el crecimiento del cabello.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales