Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Se infiere la existencia de un nuevo planeta en la Nube de Oort, en el extremo del Sistema Solar

Si usted creció pensando que los planetas eran nueve y se sorprendió cuando Plutón fue degradado hace cinco años, pues prepárese para otra sorpresa. Después de todo puede haber nueve, y además, es posible que Júpiter ya no sea el más grande.

La caza trata sobre un gigante de gas, de hasta cuatro veces la masa de Júpiter, que se cree que está al acecho en la parte exterior de la Nube de Oort, la región más remota del sistema solar. La órbita de Tyche, como se le denomina provisionalmente, estaría unas 15.000 veces más lejos del Sol que la Tierra, y 375 veces más lejos que la de Plutón, por lo que hasta ahora no se ha visto.

Sin embargo, los científicos creen ahora que, la prueba de su existencia ya se ha recogido por un telescopio espacial de la NASA, Wise, y están a la espera de ser analizados.

El primer tramo de datos se publicará en abril, y los astrofísicos John Matese y Daniel Whitmire, de la Universidad de Luisiana en Lafayette, pensron que revelaría a Tyche el plazo de dos años. "Si es así, John y yo daremos volteretas", exclamaba el profesor Whitmire.

Una vez Tyche haya sido localizado, otros telescopios podrán ser dirigidos para confirmar el descubrimiento.

El que convierta o no en el noveno planeta lo decidirá la Unión Astronómica Internacional (UAI). El principal argumento en contra es que, probablemente, Tyche se formó alrededor de otra estrella y fue capturado más tarde por el campo gravitacional del sol. La UAI puede optar por crear una nueva categoría para Tyche, señaló profesor Matese.

La UAI también tendría la última palabra sobre el nombre del gigante gaseoso. Para los griegos, Tyche fue la diosa responsable del destino de las ciudades. Su nombre fue elegido en referencia a una hipótesis anterior, ahora ya abandonada, de que el Sol podría ser parte de un sistema estelar binario con una compañera tenue, tentativamente llamada Némesis, y que fue responsable de las extinciones masivas de la Tierra. Según el mito, Tyche era la hermana buena de Némesis.

Es casi seguro que se compone principalmente de hidrógeno y helio, y probablemente tendrá una atmósfera muy similar a la de Júpiter, con manchas de colores, bandas y nubes, comentaba el profesor Whitmire. "También se espera que tenga lunas. Todos los planetas externos tienen."

Lo que destaca de los datos de Wise es la temperatura, predice que ronde los -73 ºC, unas cuatro o cinco veces más caliente que Plutón. "Es el calor que le queda desde su formación", señaló el profesor Whitmire. "Un objeto de este tamaño necesita mucho tiempo para refrescarse."

La mayor parte de los miles de millones de objetos de la Nube de Oort, una esfera de un año luz de diámetro que se extiende a un cuarto de la distancia con Alfa Centauri, la estrella más brillante en la constelación austral, son masas de hielo sucio a temperaturas mucho muy cercanas al cero absoluto (- 273 ºC).

Algunos de estos objetos son desplazados de sus órbitas por la marea galáctica, la atracción gravitatoria combinada que ejercen miles de millones de estrellas hacia el centro de la Vía Láctea, y comienzan una larga caída hacia el interior del sistema solar.

A medida que estos cometas de periodo largo se acercan al Sol, parte del hielo se evapora, formando la cola característica que los hace visibles.

Los profesores Matese y Whitmire propusieron por primera vez la existencia de Tyche, para explicar por qué muchos de estos cometas de largo periodo venían desde una dirección equivocada. En su último artículo, publicado en la edición de febrero de Icarus, la revista internacional de estudios del sistema solar, informaban que más del 20% de los muchos cometas de largo período observados desde 1898, llegaban desde una banda circular el cielo en un ángulo superior al predicho por la teoría de la marea galáctica.

No se ha presentado otra propuesta que explique esta anomalía, y de la que se informó por primera vez hace 12 años. Pero la hipótesis de Tyche tiene un defecto. La teoría convencional sostiene que el gigante de gas también se debería estar desalojando a los cometas del interior de la Nube de Oort, pero esto no se ha observado.

El profesor Matese sugiere que, esto puede deberse a que estos cometas hayan sido ya desalojados fuera de sus órbitas, y después de varias pasadas a través del sistema solar interior, se desvanezcan hasta el punto de que sean mucho más difíciles de detectar.

Se esto es así, Tyche no sólo se puede alterar las órbitas de los cometas, sino también anular la teoría científica la establecida.

  • Referencia: Sott.net, 12 de febrero 2011 Paul Rodgers The Independent, UK
  • Imagen: Ben McGee.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales