Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Los lobos pueden seguir la mirada de los humanos

Cuando los seres humanos convirtieron a los lobos en perros, crearon un compañero social cuyas claves están en seguir todos nuestros movimientos y miradas. La atención fue uno de los grandes efectos de la domesticación, y una clara diferencia entre las dos especies. Sin embargo, los lobos criados con los seres humanos también prestaban mucha atención a nuestras acciones, e incluso seguían nuestra mirada. Incluso realizaban la prueba de lo que miraban los perros y lo que no.


Estos resultados parecen querer poner fin a la teoría de la domesticación del perro, afirma Frans de Waal, un primatólogo de la Universidad de Emory en Atlanta, especializado en la cognición social. Y, además, deberían ayudar a los investigadores a entender mejor la evolución de la capacidad de mirar, dicen los autores del nuevo estudio.

En estudios anteriores han resuelto que, los lobos no están interesados en las señales sociales humanas, por ejemplo, seguir un dedo, aunque ese dedo les lleve a un alimento. Sin embargo, los perros parecen comprender inmediatamente la conexión. "Para un perro, comprender lo que se apunta es una cosa natural por hacer", dice Friederike Range, etólogo cognitivo de la Universidad de Viena y autor principal del nuevo estudio; "pero, ¿cuán importante es ese apunte para un lobo en estado natural?"

Ya que no es posible poner a prueba las capacidades de los lobos salvajes "para seguir la mirada de una persona, Range y la también co-autora, Zsófia Virányi, etóloga cognitiva en el Centro de ciencias del lobo en Ernstbrunn, Austria, donde crian a nueve crías de lobo, nacidas en cautividad. Las crías fueron separadas de sus madres a los 10 días de nacer y fueron alimentadas con biberón durante los primeros 5 meses de vida. En los meses siguientes, los lobos continuaron su diario contacto social con los humanos y cinco perros adultos de distintas razas, con los que desarrollaron una estrecha relación. Igual que elevaban el entrenamiento de los cachorros de perros, los científicos entrenaban a los cachorros de lobo en obediencia intensiva, enseñándoles a sentarse, acostarse, darse vuelta y mirar a los ojos de una persona.

Cuando los cachorros tuvieron 14 semanas, Range y Virányi probaron su capacidad de seguir la mirada de una persona que volvía la cabeza y miraba a la distancia. Sólo seis de los cachorros se volvieron a mirar en la misma dirección, tan sólo segundos después de que la persona lo hiciera. Y a las 23 semanas de edad, todas los cachorros pasaron la prueba, según informa el equipo en PLoS ONE.

Esta capacidad de seguimiento de la mirada se pensaba que era dominio exclusivo de los seres humanos. Los científicos creían que evolucionó al entender lo que otras personas tenían en mente y en sus pensamientos. Pero en los últimos años, esa barrera ha sido superada por simios, monos, cabras, cuervos y hasta una tortuga. Ahora sabemos que es algo común entre los animales, comenta Range, los científicos necesitan revisar sus teorías acerca de su evolución.

Solamente los perros domesticados fallaron la prueba de seguir la mirada de una persona al buscar en la distancia. "Aquí hay una clara diferencia entre perros y lobos", apuntó Marc Bekoff, etólogo cognitivo en la Universidad de Colorado, Boulder. Y los científicos aún no saben por qué los perros no pasaron esta prueba, pero puede ser porque "se entrenaron para mirar a los ojos y la cara y no para seguir la mirada", excusaba Range.

En un segundo experimento, los investigadores probaron a los cachorros de lobo para determinar si seguirían también la mirada de una persona situada al otro lado de un muro bajo. El lobo sólo podría ver lo que aquella persona estaba mirando si caminaba alrededor de la barrera. El dúo también se utilizó con los cachorros de perro y sus demostradores, dando a los perros las órdenes verbales para centrarse al otro lado de la pared. Sólo cuatro de los nueve cachorros pasaron la prueba a los 4 meses de edad. Sin embargo, cuando tuvieron 6 meses, todos los lobos siguieron fiablemente la mirada de la persona y las señales de las miradas de los perros.

De las especies que han pasado la prueba, siguiendo la mirada en la distancia, sólo los monos, grajos, cuervos, y ahora los lobos, han superado este examen. "Realmente nos sorprendió que los lobos siguieran la mirada, alrededor de una barrera, porque siempre se pensaba que los lobos no prestaban atención a los humanos, y que no nos ven como interlocutores sociales", decía Range.

Los dos tipos de capacidad de seguimiento de la mirada parecen requerir diferentes habilidades mentales, añade. Puede ser que el talento de seguir la mirada del otro mientras este mira a lo lejos es innata, casi una "reacción reflexiva". Sin embargo, la capacidad de comprender lo que su amigo social está mirando detrás de una barrera, sólo puede desarrollarse en especies que, o bien son muy cooperativas o altamente competitivas, se necesitan más pruebas de esto, concluye.

"Es un gran estudio y el primero, creo, que realmente es biológicamente relevante para los lobos", lo que significa que prueba sus inclinaciones naturales, señala Bekoff. "Es muy importante realizar estudios como estos sobre la socialización de los lobos", agrega Adam Miklosi, un etólogo cognitivo de la Universidad Eötvös Loránd de Budapest. "Podemos situar nuestro conocimiento acerca de los perros en una más amplia perspectiva evolutiva" y, finalmente, llegar a una mejor comprensión de cómo la domesticación volvió al lobo en perro. Eso ya es un cambio, dicen los investigadores, que los lobos comiencen a pensar en los humanos como compañeros sociales.

  • Referencia: ScienceMag.org, 23 de febrero de 2011 por Virginia Morell
  • Imágenes de http://www.fondosypantallas.com .

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales