Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » La 'llamarada gigante' que iluminó la Tierra

Vino de una lejana constelación, a 50 mil años luz de distancia, pero su impacto pudo verse a simple vista.


Explosión lejana: El magnetar SGR 1806-20, un pulso de energía de gran alcance que, rebotando en la Luna, iluminó toda la atmósfera terrestre.



Ilustración: Recreación de la llamarada de rayos gamma expandiéndose antes de impactar en la atmósfera de la Tierra.



Fue tan rápido como comenzó: el momento en que la explosión de energía iluminaba la atmósfera de la Tierra.
La Tierra fue barrida por una 'llamarada gigante', equivalente a medio millón de años de luz solar, en apenas una fracción de segundo.

Tan poderoso fue el pulso de energía que rebotó en la Luna e iluminó toda la atmósfera de la Tierra, señalaban desde la NASA.

Provenía de una estrella de neutrones, conocidas como magnetar, con un enorme campo magnético que se encuentra al otro lado de la Vía Láctea.

Las estrellas, también conocidas como Soft Gamma Ray Repeaters, por lo general emiten destellos de rayos  gamma de baja energía, pero a veces, cuando sus campos magnéticos se realinean pueden desencadenar explosiones inmensas.

Mientras viajaba por el espacio, la explosión de energía sacudió a miles de satélites en órbita e ionizó la atmósfera de toda la parte superior de la Tierra, provocando su iluminación.

Este flash fue más brillante que la Luna llena y que cualquier otra cosa jamás detectada de más allá de nuestro Sistema Solar", según la NASA.

Este increíble episodio sucedió el 27 de diciembre de 2004 y fue causado por un pulso del magnetar SGR 1806-20.

"Esto podría suceder sólo una vez en la vida de los astrónomos, así como a la estrella de neutrones", apuntaba el Dr. David Palmer, de Los Alamos National Laboratory de EE.UU.

"Sabemos de solamente otras dos llamaradas gigantes en los últimos 35 años, y este evento fue cien veces más potente."

El pulso de la energía no representaba una amenaza para la Tierra, ya que estaba muy lejos, pero si pasara uno más cerca de nosotros podría ser letal.

Los magnetar pueden causar grandes problemas aunque se produzcan a una docena de años luz de distancia, y se cree que hay un vasto número de ellos, o de estrellas de neutrones, aunque menos poderosos, a lo largo de la Vía Láctea.

Los científicos recuerdan la poderosa llamarada emitida por la estrella GRB 080319B, que apuntaba casi en dirección a la Tierra, y que alcanzó el 19 de marzo de 2008. El estallido de rayos gamma fue tan brillante que fue visible a simple vista.

"La siguiente gran llamarada jamás vista, donde las demás se quedan en suaves a su lado fue el increíble evento de 27 de diciembre," señaló el doctor Bryan Gaensler, del Centro Harvard-Smithsoniano de Astrofísica en Cambridge, Massachusetts. "Si esto hubiera ocurrido dentro del radio de diez años luz de distancia de nosotros hubiese dañado gravemente nuestra atmósfera."

"Afortunadamente, todos los magnetar que conocemos están mucho más lejos."
  • Referencia: Sott.net, Daniel Bates, Daily Mail, Reino Unido 17 de febrero 2011
  • Imagenes de la NASA

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales