Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Examinando las democracias

Un nuevo barómetro de la democracia, desde la Universidad de Zurich y el Social Science Research Center de Berlín (WZB), nos muestra la evolución de las treinta mejores democracias del mundo. Dinamarca, Finlandia y Bélgica consiguen la más alta calidad de democracia, mientras que Gran Bretaña, Francia, Polonia, Sudáfrica y Costa Rica la más baja. Por otra parte, el barómetro no muestra evidencias de una crisis de la democracia.



Los diagnósticos de crisis de la democracia son tan antiguos como la propia democracia, y un tema común en el discurso político del mundo occidental. Sin embargo, hasta ahora no existía ningún instrumento que permitiese una medición sistemática, transnacional y durante largos períodos de tiempo, de la calidad y estabilidad de la democracia en los países industrializados altamente desarrollados. Este barómetro de la democracia, ha analizado el desarrollo de los aspectos más destacados de las treinta democracias más importantes del mundo desde 1990, y ha sido presentado en la Universidad de Zurich.

El barómetro utiliza 100 indicadores empíricos para medir como cumple un país con los tres principios democráticos de libertad, igualdad y control, así como las nueve funciones básicas de la democracia. La comparación de treinta democracias establecidas entre 1995 y 2005, ha puesto de manifiesto que, Dinamarca está a la cabeza, seguida por Finlandia y Bélgica. "En la comparación, la más baja calidad la exhibe Polonia, Sudáfrica y Costa Rica", según Marc Bühlmann, de la Universidad de Zurich; mientras que Italia, como era de esperar, se encuentra hacia el extremo inferior de la escala, y resulta sorprendente el puesto de Gran Bretaña (26) y el de Francia (27) que estén tan abajo en el ranking. Igualmente sorprende el hecho de que Suiza (14) salga mediocre y a la zaga del puesto 11 que ocupa Alemania.

La calidad de democracia en aumento

El barómetro de democracia también se puede utilizar para medir la calidad de los sistemas democráticos en el tiempo. "No hay, sin embargo, evidencia alguna de una crisis global o disminución de la calidad de democracia", según Bühlmann. Todo lo contrario: si la calidad de la democracia en los treinta países se ve como un todo, existe un aumento de la calidad de la democracia desde 1995 hasta 2000 que se puede observar y, pese a un ligero descenso entre 2000 y 2005, aún se encuentra en un nivel más alto en 2005 que en 1995. El examen de los distintos países revela que, nueve de estas democracias presentan una calidad inferior a la de 1995 (ITA, CZE, POR, USA, CRC, FRA, IRL, AUS y GER), en tanto que la calidad de democracia en los restantes veintiún países ha aumentado.

El barómetro de democracia, registra las diferencias de calidad en la participación política, representación y transparencia, así como las relativas al estado de derecho, las libertades individuales o la capacidad de un gobierno para aplicar de manera efectiva decisiones democráticas. Vistos los países en su totalidad, el aumento de calidad en la transparencia y la representación se hace evidente, pero también se hace obvio un ligero descenso del estado de derecho. La tendencia positiva se debe, entre otras cosas, a la integración cada vez mayor de las mujeres en el proceso político y al aumento de la transparencia casi obligada por la consideración de ciudadanos, las auditorías, los defensores del pueblo, las ONGs y los medios de comunicación. Por otro lado, el estado de derecho está perdiendo terreno debido a una creciente desigualdad en el tratamiento de las minorías.

Aquí también, hay diferencias importantes entre los distintos países. Los acontecimientos positivos son evidentes en las democracias más jóvenes, como Sudáfrica y Chipre, que están amontonando términos de desarrollo y protección de las libertades personales, mientras que el declive más evidente se vio con George W. Bush en América y con Silvio Berlusconi en Italia,.

"La democracia es todavía un trabajo en progreso", señalan los dos líderes del proyecto, Marc Bühlmann (Zurich) y el Prof. Wolfgang Merkel (Berlín). Se hace necesaria la democratización sostenible, incluso en las democracias establecidas. "Nuestro barómetro de la democracia muestra las fortalezas y debilidades de las democracias en los países individuales. Pero también revela que se van logrando el progreso y el éxito, y que vale la pena estudiar las mejores prácticas democráticas que tenemos cerca", concluyó Merkel y Bühlmann.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales