Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » El núcleo de la Tierra gira más rápido que el resto del planeta, pero menos de lo que se creía

Una nueva investigación proporciona la primera estimación exacta de cuánto más rápido está girando el núcleo del planeta en comparación con el resto del planeta.

En investigaciones anteriores ya se demostró que el núcleo de la Tierra gira más rápido que el resto del planeta. Sin embargo, los científicos de la Universidad de Cambridge han descubierto que esas primeras estimaciones de un grado cada año eran inexactas, y que el núcleo, realmente se mueve mucho más lento de lo que se creía, aproximadamente 1 grado cada millón de años. Estas conclusiones se han publicado en la revista Nature Geoscience.

El núcleo interno crece muy lentamente con el tiempo, cuando el material del núcleo externo líquido se va solidificando en su superficie. Durante este proceso, la diferencia  en velocidad de los hemisferios este y oeste, se queda congelada en la estructura del núcleo interno.

"Las tasas de rotación más rápida son incompatibles con los hemisferios observados en el núcleo interno, dado que no daría tiempo suficiente para que tales diferencias se congelaran en la estructura", señaló Lauren Waszek, primer autor del artículo y estudiante de doctorado de la Universidad de Cambridge, en el Departamento de Ciencias de la Tierra. "Esto ha sido siempre un problema importante, ya que ambas propiedades no pueden coexistir. No obstante, nosotros derivamos las tasas de rotación de la evolución de la estructura hemisférica, y de esta manera, nuestro estudio se conforma el primero en que los hemisferios y la rotación son intrínsecamente compatibles."

Para esta investigación, los científicos utilizaron las ondas sísmicas que pasan atraviesan el núcleo interno, a 5.200 kilómetros bajo la superficie de la Tierra, y compararon su tiempo de viaje con las ondas que se reflejan desde la superficie del núcleo interno. La diferencia entre los tiempos de viaje de estas ondas proporcionaron, junto con la velocidad estructural de la onda más alta, 90 km. de núcleo interno.

A continuación, tuvieron que conciliar esta información con las diferencias de velocidad de los hemisferios este y oeste del núcleo interno. En primer lugar, observaron estas diferencias, luego restringieron a los dos límites que separan ambos hemisferios, y descubrieron que ambos cambiaban regularmente hacia el este con profundidad. Debido a que el núcleo interno crece con el tiempo, la estructura más profunda se hace más antigua, y el cambio de los límites entre los dos hemisferios, con el tiempo, da como resultado a la rotación del núcleo interno. La tasa de rotación, por consiguiente, se calcula desde el cambio de los límites y el crecimiento de la tasa del núcleo interno.

Aunque el núcleo interno está a 5.200 kilómetros bajo nuestros pies, su efecto presencial se hace especialmente importante en la superficie de la Tierra. En particular, conforme el núcleo interno crece, el calor liberado durante la solidificación dirige la convección en el líquido del núcleo externo. Esta convección genera el campo geomagnético de la Tierra. Sin nuestro campo magnético, la superficie no estaría protegida de la radiación solar, y la vida en la Tierra no podría existir.

"Como resultado obtenemos la primera observación de una lenta tasa de rotación del núcleo interno", señaló Waszek "Por lo tanto, proporciona un valor confirmativo que ahora, puede ser utilizado en las simulaciones con un modelo de convección del líquido del núcleo externo de la Tierra, esto nos dará información adicional sobre la evolución de nuestro campo magnético."

El documento se titula “Reconciling the hemispherical structure of Earth's inner core with its super-rotation" y está publicado en Nature Geoscience.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales