Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Una extraña simbiosis, murciélago y planta carnívora

Esto es un raro ejemplo de relación simbiótica, se han encontrado unos pequeños murciélagos de Borneo que usan una planta carnívora como si de un aseo se tratara. Alimentan a la planta con sus excrementos, mientras ellos se cuelgan con seguridad en la trampa de la planta. 

Ulmar Grafe, un profesor adjunto de la Universiti Brunei Darussalam, estaba investigando una planta carnívora gigante, una trepadora con una profunda copa de caída, que utiliza para atrapar a sus presas, para un estudio publicado en Biology Letters. Grafe quería averiguar cómo esta planta lograba encontrar el nitrógeno necesario para sobrevivir en unos pantanos de turba pobre en nutrientes en Borneo, en el sureste de Asia .

Su equipo halló al murciélago lanudo Hardwicke, un pequeño animal de cuatro gramos, del tamaño de la llave de un coche, que dormía siempre dentro de la propia trampa de la planta carnívora durante el día. A veces solo, a veces con una compañera o con una cría. Colgados de la parte superior de la copa cada uno, perfectamente podrían encajar dos o tres murciélagos.


Sin embargo, la planta no estaba recibiendo sus nutrientes por comerse a los pequeños murciélagos. De hecho, la planta se había adaptado para evitar que los murciélagos no cayeran abajo, en la parte inferior de la trampa, y se ahogaran en el líquido digestivo. La carnívora trepadora tiene una forma cónica y una inusual baja cantidad de líquido, para evitar que los murciélagos, accidentalmente, se conviertan en su cena. Esto, a su vez, evita que los monos se coman los insectos que la planta captura.

En cambio, las plantas obtienen sus nutrientes de los excrementos de los murciélagos, absorbiendo las heces y la orina para el nitrógeno.

Esta la segunda vez que los investigadores han documentado el caso de un mamífero usando a una planta carnívora como retrete natural. En 2009, los investigadores encontraron que las musarañas arborícolas defecaban en otro tipo de planta. Pero las musarañas no parecían sacar de la planta una contrapartida, todo lo más, exhibían una indiferente actitud de 'cago y me voy'.

Estos murciélagos, sin embargo, tienen una relación mutualista con la planta, eligiendo su acogedora y seca cavidad, y la ausencia de ectoparásitos chupadores de sangre, como un lugar perfecto para colgarse.

,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales