Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Psicoterapia: El poder curativo de narrar una vida

Una parte importante del proceso de la psicoterapia, como yo lo entiendo y he practicado, requiere la construcción de una narrativa de la propia vida.

Esto puede parecer una tarea curiosa, ya que todos sabemos o deberíamos saber la historia de nuestras vidas. Siempre imaginamos la película que se haría con esa historia, ¿no?

Bueno, eso puede ser cierto para algunos de nosotros, pero hay un sorprendente número de personas que no tienen una historia coherente, algo que dependa del conjunto, que tenga sentido y cierta coherencia interna. Una historia puede carecer de grandes e importantes trozos o ser una narración fragmentada y caótica. A veces la historia está ahí, pero es auto-condenatoria e injusta.

Una mujer que fue violada a los 16 años, se convencía a ella misma que consintió relaciones sexuales con un hombre mucho mayor que ella, alguien a quien apenas conocía. Pensaba de sí misma que era una puta. Todos los adultos de su familia estarían de acuerdo (si oían la historia), de que una joven de 16 años de edad, que ya está crecidita y es responsable de sus acciones.

Yo pensaba de ella como en una "violación estatutaria".

Nuestras historias pueden no ser la nuestra propia. Puede que hayamos adoptado esas historias de nuestros padres, abuelos, hermanos o alguna otra figura de autoridad, en lugar de haber desarrollado un relato de nuestra propia experiencia tal como lo sentimos y percibimos.

Para construir una historia de nuestra vida es preciso que tenga sentido. Se trata de recomponer la memoria, la emoción y la experiencia interna, así como los hechos autobiográficos de una historia que nos ayude a ser lo que somos. Curiosamente, como la narración de historias que nos enseñan en la escuela, en la enseñanza preescolar y en los jardines de infancia. Un profesor de preescolar señaló que, las historias de los niños se convierten con frecuencia en autobiográficas de forma espontánea. Los niños incluyen detalles de la vida familiar sin que nadie se los haya pedido.

La narración de historias es una parte importante del desarrollo personal. Y la narración que va mal puede ser tratada y reajustada en la psicoterapia.

Hay investigaciones que prueban convincentemente que, en primaria, la coherencia de un cuidado autobiográfico de la historia relacional del niño es un componente clave en la crianza. Hay buenas razones para creer que la calidad de vida relacional de los niños, así como su sentido de seguridad en el mundo será impactado positivamente por la forma en que sus padres han llegado a comprender y narrar su propia historia relacional.

Lo que encontraron fue una fuerte predicción de estabilidad, seguridad y afecto en los críos que tenían la capacidad en primaria de contar una historia coherente de sus propias vidas. Esa historia no necesita ser históricamente exacta. No tiene por qué ser positiva. Tampoco es necesario haber tenido una infancia feliz. Todo lo que se necesita es ser capaz de contarte a ti mismo y al entrevistador una historia que dependa del conjunto y tenga sentido.

Así es describe la coherencia uno de los investigadores:


    [...] Una entrevista coherente es a la vez creíble y auténtica al que escucha, en una entrevista coherente, los sucesos y afectos intrínsecos a las tempranas relaciones se transmiten sin distorsiones, contradicción y sin descarriarse del discurso [...] El sujeto colabora con el entrevistador, aclarando los significados, y se esfuerza por asegurarse de su entendimiento. Así es como un sujeto piensa que avanza la entrevista y se hace consciente de ello.

Esta afirmación proviene de la literatura adjunta en el que el "estado de afecto" de los cuidadores adultos se evalúa como una medida de calidad, estabilidad y seguridad de los vínculos relacionales de los adultos. Esto a su vez se correlacionó con el estado de afecto de sus hijos.

Dada la robustez de los hallazgos de esta investigación, no entiendo por qué todo aquel que quiera ser padre o ya lo sea, no visite a su más cercano terapeuta. Parece ser el mejor argumento para llevar a cabo el proceso, sin duda difícil, caro y a veces doloroso, de la psicoterapia.

Muchos de nosotros hemos aceptado de otras personas una versión sobre nuestras vidas. Si siempre te han contado lo idílica que fue tu infancia, podrías tener la tentación de no aprobar o validar algunos de tus propios recuerdos o incluso tener la sutil sospecha de que las cosas no siempre fueron perfectas. Si te han dicho siempre que eras un niño muy sensible podrías estar abandorándote fácilmente con eso. No importa tu propio lado oscuro, sino lo que la gente estaba realmente apreciando de ti.

A menudo, la gente que está en terapia, se preocupan de que se esté culpando a otros por sus problemas y eso les parece injusto. La empatía por sus padres y hermanos les dificulta empatizar con ellos mismos. La empatía por los demás, particularmente por aquellos adultos que hicieron lo mejor que sabían para que nosotros creciéramos, es algo positivo; pero eso nunca debe ser una prioridad sobre la empatía por uno mismo.

Es realmente increíble la cantidad de niebla, depresión, confusión y ansiedad que empieza a levantarse cuando la historia narrada comienza a ser la de uno mismo. No necesita ser una historia bonita, ni siquiera una historia de total precisión, sólo es tu propia historia.

Un estudiante de primer año creció "sabiendo" que era como su padre: un hombre depresivo, algo anodino, que tenía problemas en el trabajo y en casa. El padre estaba atormentado de procrastinación crónica, bajo de energía y fuerte depresión. El resultado de esto era que su trabajo no reflejaba su verdadero talento. La familia acabó teniendo problemas financieros.

Por temas similares, se llevó al joven a terapia. A pesar de un alto cociente de inteligencia apenas superaba sus clases en la escuela. Tenía problemas para terminar su trabajo a tiempo y se quedaba virtualmente paralizado cuando se le asignaba algún escrito. Se veía a sí mismo con depresión, discapacitado en el aprendizaje, y un perdedor empedernido. Su "diagnóstico" fue confirmado por profesionales de la salud mental, que lo trataron con medicamentos antidepresivos y fármacos para el TDAH.

Un capítulo importante de nuestro trabajo conjunto fue el de llegar a abordar la historia que de sí mismo había construido, es decir, que la balanza cedía más, justo del lado de los padres.

Las pruebas psicológicas descartaban el TDAH o cualquier problema de aprendizaje completamente. El jóven sufría de problemas de autoestima, pero no estaba seriamente deprimido. Quizá no era el "perdedor" que él mismo creía que era.

Con un constante gran apoyo se fue re-direccionando los supuestos básicos acerca de sí mismo, y este joven fue capaz de construir una narrativa con más complejidad, matices y coherencia que lo que la historia de la familia le había inculcado.

Llegó a terminar la universidad con buenas notas y un más robusto sentido de sí mismo.

Tal como ilustran los ejemplos anteriores, tanto la víctima de violación como el joven que se veía como un perdedor, la empresa de crear un relato auténtico y coherente de úno mismo es una parte importante de la compleja labor de la psicoterapia y el mayor pago para la historia vital de uno mismo.

  • - Referencia: Scientificamerican.com, 19 de enero 2011, por May Benatar
  • La autora, May Benatar, es trabajadora social y psicoterapeuta en el área metropolitana de DC. Su blog, al que invita a visitar amablemente, es Posts from the Unconscious .
  • Referencias del artículo:
  • ..P. Fonagy, M. Steele, G. Moran, H. Steele, A. Higgitt (1993). Measuring the Ghost In the Nursery: An Empirical Study of the Relation between Parents' Mental Representations of Childhood Experiences And Their Infants' Security of Attachment. Journal of American Psychoanalytic Association, 41, 4: 957-989.
  • ..R. Karen ( February, 1990). Becoming Attached. The Atlantic Monthly, 35-70.
  • ..D.J. Siegel, Hartzell, M. (2003). Parenting from the inside out: How a deeper self-understanding can help you raise children who thrive. New York: Penguin.
  • ..D. Sonkin, (2005). Attachment Theory and Psychotherapy. The California Therapist, Vol 17, #1, 68-77.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales