Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Las tormentas eléctricas disparan rayos de antimateria al espacio

Olvídate de los rayos gamma de los corazones de galaxias distantes. Los científicos ahora creen que los rayos gamma, así como los haces de partículas energéticas de antimateria, son componentes comunes de las tormentas eléctricas aquí en la Tierra.

En 2009, los investigadores anunciaron que el Fermi Gamma-ray Space Telescope de la NASA, por primera vez, ha detectado los rayos gamma producidos por la antimateria generada en las tormentas eléctricas terrestres (SN: 12/5/09, p. 9).

Ahora, después de analizar las señales adicionales de rayos gamma producidas por los positrones terrestres —el equivalente a los electrones en antimateria—, Michael S. Briggs, de la Universidad de Alabama en Huntsville, y sus colegas, piensan que los haces de antimateria no requieren condiciones especiales para generarse. Briggs presentó los últimos hallazgos durante la conferencia de prensa del 10 de enero, en la reunión de invierno de la Sociedad Astronómica Americana. Los detalles también se publicarán en la próxima Geophysical Research Letters.

"La idea de que cualquier planeta donde haya tormentas eléctricas no sólo produzca antimateria, sino que después lo lance al espacio, parece algo salido de la ciencia ficción", comentaba Steven Cummer de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte, que no participó del estudio. "Que nuestro propio planeta haga esto, y probablemente lo ha estado haciendo durante cientos de millones de años, es increíble para mí."

Según Briggs, los positrones y electrones forman destellos de rayos gamma terrestres, son pequeñas explosiones de rayos gamma que se producen en el interior de las tormentas eléctricas (observado por primera vez en la década de 1990). Cuando los positrones se encuentran con los electrones, se aniquilan entre sí, produciendo rayos gamma con una energía específica: 511.000 electrónvoltio.

El observatorio Fermi, normalmente se sitúa por encima de las tormentas cuando se ha detectado rayos gamma generados de positrones, pero en cuatro casos, las tormentas eléctricas estaban a miles de kilómetros de distancia de la región de la Tierra que el telescopio estaba observando.

Un caso sorprendente fue el de 14 de diciembre de 2009, el Fermi estaba orbitando Egipto, cuando se activó una tormenta en Zambia, a unos 4.500 kilómetros al sur. Debido a que la tormenta fuera de visión del Fermi, la nave no pudo detectar los rayos gamma que provienían directamente de la perturbación terrestre. Sin embargo, sí registró los característicos rayos gamma de aniquilamiento entre electrones y positrones, que se prolongó durante 30 milisegundos, el más largo que jamás se haya registrado de tales señales terrestres.

El equipo de Briggs sugiere que, los electrones y positrones producidos en la tormenta de Zambia navegaron a lo largo del campo magnético de la Tierra hasta chocar con la nave del Fermi. Muchos de los electrones y positrones se aniquilaron entre sí de inmediato, produciendo los reveladores gamma. Pero algunas de las partículas pasaron el Fermi y se reflejaron magnéticamente hacia atrás 23 milisegundos más tarde, sólo después de este emparejamiento se producen los rayos gamma.

Los recientemente descubiertos haces de antimateria, "nos proporciona una información muy importante que podemos utilizar para reconstruir lo que está pasando cuando se inicia un rayo y se propaga", apuntó Cummer.


  • - Referencia: WiredScience.com,  Ron Cowen, 11 enero 2011
  • - Fuente: Science News .
  • - Imagen 1: Una simulación por ordenador muestra destellos de rayos gamma terrestre (magenta), asociadas con las tormentas eléctricas que produce un haz de electrones de alta energía (amarillo), y sus homólogos de antimateria, los positrones (verde). Tanto los electrones y como los positrones viajan por el espacio a lo largo del campo magnético de la Tierra. Crédito: NASA / Goddard.
  • - Imagen 2) Ilustración artística que muestra los electrones (amarillo) en su aceleración hacia arriba de la tormenta. Crédito: NASA / Goddard.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales