Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » ¿Cómo transmiten las palabras un mensaje?

Las lenguas se adaptan para ofrecer la información de manera más eficiente y con menos dificultades. Según una investigación realizada por un equipo de científicos cognitivos, las palabras más largas tienden a tener más información.

Esto puede sonar obvio, hasta que se empieza a pensar en ello. Si esto es así, ¿Por qué difieren la longitud entre 'ahora' y 'inmediatamente'? Durante muchos años, los lingüistas han tendido a creer que la longitud de una palabra se asociaba con su frecuencia de uso, de tal manera, que las palabras cortas son las que se utilizaban más a menudo que las largas.
Esta asociación fue propuesta por primera vez en la década de 1930 por el lingüista de Harvard, George Kingsley Zipf (1) .

Zipf creía que la relación entre longitud y frecuencia de uso deriva del impulso a economizar al mínimo el tiempo de trabajo necesario para la expresión oral y escrita, y esto se traduce en usar palabras más cortas que largas. Pero Steven Piantadosi y sus colegas, del Instituto de Tecnología de Massachusetts, en Cambridge, dicen que, para transmitir una determinada cantidad de información, es más eficiente acortar las palabras menos informativas —las más predecibles—, en lugar de las más frecuentes.

La asociación original de Zipf es más o menos correcta, caso de referirse a las formas que mucho más a menudo se utilizan en el idioma inglés, por ejemplo, 'a', 'the' y 'is' comparado con "extraordinarily". Y esta relación entre longitud y uso parece ser el caso en muchos idiomas. Debido a que la longitud de lo escrito y lo hablado longitud son en general similares, se aplica al habla y al texto.

Pero después de analizar el uso de la palabra en 11 idiomas europeos distintos, Piantadosi y sus colegas, encontraron que la longitud de una palabra estaba más estrechamente relacionada con el contenido de la información que con la frecuencia de su uso. Los detalles de estos resultados se describen sus resultados en Proceedings of the National Academy of Sciences (2).

"Este es un estudio sin precedentes", señala Roger Levy, lingüista de la Universidad de California en San Diego. "Nuestra comprensión de la relación entre la frecuencia de la palabra y la longitud se ha mantenido relativamente estable desde los descubrimientos de Zipf", y él siente que este nuevo estudio puede suponer "el mayor salto en 75 años" en nuestra comprensión de cómo evolucionan las lenguas.

El método

Medir el contenido de información de una palabra no es fácil, sobre todo porque puede variar en función del contexto. Pero Piantadosi y sus colegas lo hicieron bajo el supuesto de cuanto más previsible es la palabra, es menos informativa. Así que la palabra 'nueve' en “Un punto a tiempo ahorra nueve después" contiene menos información que en la frase "la palabra que se oye es nueve", puesto que en el primer caso es altamente previsible, ya que su significado no aumenta significativamente la información que existe en la frase.

El grupo del MIT, desarrollaron un método estimativo del contenido informativo de las palabras en los textos digitalizados, al ver cómo se correlacionaban con (y eso las hacía predecibles) las palabras precedentes. Para sólo una sola palabra anterior, explica Piantadosi, "contamos hasta la frecuencia de todos los pares de palabras que aparecen juntos en secuencia, como 'el hombre', 'el niño', 'un hombre', 'un árbol' y así sucesivamente. Luego se utiliza esta cuenta para estimar la probabilidad de que una palabra esté condicionada por la palabra anterior, o más generalmente, la probabilidad de que cualquier palabra esté condicionada por cualquier otra secuencia anterior de un determinado número de palabras " Según la teoría de la información, el contenido de informativo es proporcional al logaritmo negativo de esta probabilidad.

Sin embargo, el físico Damián Zanette, del Centro Atómico Bariloche, en San Carlos de Bariloche, Argentina, que ha estudiado las relaciones tipo Zipf en lingüística, no está convencido de que el método del grupo de Harvard capture con precisión el contenido de la información real de una palabra en su contexto. Éstas, dice, están normalmente determinadas por varios cientos de palabras del entorno contextual y no sólo por unas cuantas (3).

Piantadosi y sus colegas, sugieren que la relación de la longitud de palabra con su contenido de informativo no sólo puede hacerla más eficiente para transmitir información lingüística, sino que también hace de la cognición del lenguaje más transferible para el lector u oyente. Al llevar las palabras cortas y breves menos información, la densidad informativa de una frase u oración se suavizan, de esta forma se entrega a un ritmo más o menos constante en lugar de a trozos. Con estos resultados se sugiere que la estructura del lenguaje puede ayudar a la comunicación.

Por sorprendente que parezca, algunos lingüistas, como Noam Chomsky, sugieren que la comunicación no puede ser el propósito primario de la lengua, sino el establecimiento de relaciones sociales. Sin embargo, según el científico cognitivo Florian Jaeger, de la Universidad de Rochester en Nueva York, estos nuevos resultados "sugieren que la comunicación son un aspecto de la lengua suficientemente importante como para darle forma a través del tiempo". 

  • - Referencia: Nature.com,  24 de enero 2011, Philip Ball
  • - Citas:
  • (1) Zipf, G. The Psychobiology of Language (Routledge, 1936). Zipf, G. La Psicobiología de la Lengua (Routledge, 1936).
  • (2) Piantadosi, ST, Tily, H. & Gibson, E. Proc. Piantadosi, ST, Tily, H. & Gibson, E. Proc. Natl Acad. Natl Acad. Sci. Ciencia. USA doi:10.1073/pnas.1012551108 (2011). EE.UU. doi: 10.1073/pnas.1012551108 (2011).
  • (3) Montemurro, MA & Zanette, DH Adv. Montemurro, MA y Zanette, Adv DH. Complex Syst. 13 , 135-153 (2010). Syst complejo. 13, 135-153 (2010).

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales