Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Nuevas pistas que descubren cómo funciona la 'hormona del hambre'

Los nuevos hallazgos, por investigadores del UT Southwestern Medical Center, pueden resolver un misterio de hace 17 años, acerca de cómo la llamada "hormona del hambre" afecta a múltiples sistemas biológicos, entre ellos, la prevención de la sensibilidad a la insulina y la promoción de la supervivencia celular.

Los resultados conectan múltiples observaciones sobre cómo funciona la hormona adiponectina y, eventualmente, podría conducir a nuevos tratamientos para las condiciones que van desde la diabetes y la pérdida de peso a la enfermedad cardíaca y el cáncer.

"Hasta ahora, no había realmente una conexión obvia entre todos estos diferentes fenómenos" dijo el Dr. Philipp Scherer, profesor de medicina interna y biología celular y principal autor del estudio que aparece en la revista Nature Medicine .

En este estudio, los investigadores utilizaron modelos de suicidio celular inducido, tanto en las células pancreáticas beta que producen la insulina, y los cardiomiocitos, que son células musculares específicas, localizadas en el miocardio, para determinar cómo la hormona puede ejercer dichas influencias.

"Este trabajo muestra que, lo común entre todas estas actividades está basado en la interacción de los lípidos conocidos como ceramidas con un subconjunto específico de la adiponectina", indicaba el Dr. Scherer, que dirige el Centro Touchstone para la Investigación de la Diabetes.

Las ceramidas son una familia de moléculas de lípidos conocida por promover el suicidio celular, o apoptosis. Cuando existen altos niveles de ceramidas se han demostrado que promueven la diabetes, mediante el sabotaje de las vías de señalización inducidas por la insulina y porque eliminan las células beta.

 Cuando los investigadores introdujeron la adiponectina en las células, descubrieron que la hormona provoca la conversión de ceramidas como fuerza destructiva en una ayuda para la supervivencia de las células, e inhibe la muerte celular.

"Básicamente, la adiponectina proporciona un cambio de imagen en este primo feo", comentó el Dr. Scherer.

El Dr. William Holland, autor principal y becario postdoctoral en medicina interna, señaló que, estos nuevos hallazgos tienen implicaciones para el tratamiento de numerosas enfermedades como la diabetes y el cáncer.

"Una bonito de estos hallazgos es que se producen tanto en modelos animales como in vitro", dijo el Dr. Holland. "Hemos podido mostrar el uso de estos modelos de apoptosis en las células beta y el corazón, protegiendo a las células de la muerte celular con la adiponectina."

La adiponectina, que fue descubierta por el Dr. Scherer en 1994, no sólo controla la sensibilidad a la insulina, sino que se sabe que juega un papel integral en el metabolismo y la obesidad. En investigaciones previas se demostró que, cuando los niveles de adiponectina son altos, el cuerpo almacena el exceso de grasa en los adipocitos, las células de grasa, para protegerse contra una posible hambruna en lo malos tiempos. Estos depósitos de grasa se encuentran principalmente en el tejido subcutáneo.

No obstante, si una persona acumula más grasa, bajan los niveles de adiponectina. Una vez que los niveles de adiponectina comienzan a caer, el cuerpo empieza a almacenar grasa en lugares peligrosos, como el hígado, el corazón y el tejido del músculo, donde puede causar inflamación y allanar el camino para la enfermedad cardíaca. Por eso, los investigadores piensan que los niveles de adiponectina podrían convertirse en un buen indicador sobre si una persona está en riesgo de desarrollar diabetes, enfermedad cardíaca o cáncer.

En general, estos nuevos hallazgos "respaldan la idea de que la adiponectina es muy importante y, probablemente, sea un manipulador básico de los niveles de lípidos", señaló Scherer.


«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales