Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Células madre testiculares para curar a diabéticos

Los investigadores han descubierto la manera de convertir las células de testículos humanos en células que producen insulina, unos ratones diabéticos fueron "curados" en una semana.

Ya es posible para los hombres con diabetes tipo 1 hacer crecer sus propias células productoras de insulina partiendo de su tejido testicular, según señalan los investigadores del Georgetown University Medical Center (GUMC), que presentaron sus resultados en la 50 reunión anual de la Sociedad Americana de Biología Celular, en Filadelfia.

Su estudio se aplica a animales en laboratorio, siendo una prueba de que las células madre espermatogonias (SSC, por sus siglas en inglés) del tejido testicular, pueden transformarse en células islotes beta secretoras de insulina, que normalmente se encuentran en el páncreas. Según los investigadores, lograron esta hazaña sin usar ninguno de los genes adicionales que se emplean ahora en la mayoría de los laboratorios, para activar las células madre adultas dentro de un tejido de selección.

"Sin células madre, adultas o embrionarias, que hayan sido inducidas a secretar suficiente insulina, no se podría curar la diabetes en los seres humanos, pero sabemos que las SSC tiene el potencial de hacer lo que queremos conseguir, y sabemos cómo mejorar su rendimiento", afirma el investigador principal del estudio, G. Ian Gallicano, Ph.D., profesor asociado en el Departamento de Biología Celular y director de Transgenic Core Facility en GUMC.

Dado el continuo progreso, Gallicano destaca su estrategia como solución única para el tratamiento de las personas con diabetes tipo 1. Se han probado diversas terapias nuevas en estos pacientes, pero cada uno tiene sus inconvenientes. El trasplante de células islote de donantes fallecidos puede acabar en rechazo, aparte de que estén disponibles tales donaciones. Los investigadores también han curado la diabetes en ratones utilizando células madre pluripotentes inducidas (IPS) —células madre adultas, que han sido reprogramadas con otros genes para que se comporten como células madre embrionarias—, pero esta técnica puede producir teratomas o tumores en el tejido transfectado, así como problemas originados por los genes externos que se usan para crear células iPS, explicaba Gallicano.

En lugar de utilizar las células IPS, los investigadores recurrieron a una fuente disponible de células madre, las SSC, que son las precursoras tempranas de las células de esperma. Recuperaron estas células de órganos de fallecidos humanos.

Debido a que las SSC ya tienen los genes necesarios para convertirse en células madre embrionarias, no resulta necesario añadir nuevos genes para inducirlas a que se transformen en estas células progenitoras, siguió explicando Gallicano. "Estas son las células germinales masculinas, así como las células madre adultas. Descubrimos que una vez que apartábamos estas células del nicho de los testículos, se confundían, y formaban tres capas germinales en varias semanas. Estas son las verdaderas células madre pluripotentes".

El equipo de investigación tomó un gramo de tejido de testículos humanos y produjo cerca de 1 millón de células madre en el laboratorio. Estas células mostraban muchos de los marcadores biológicos propios de las células normales beta islotes.

Después las trasplantaron en el trasero de ratones diabéticos inmunodeficientes, y fueron capaces de disminuir los niveles de glucosa de los ratones en una semana, lo que demuestra que las células producían suficiente insulina para reducir la hiperglucemia.

Si bien el efecto duró sólo una semana, Gallicano señala que una investigación más reciente ha demostrado que el rendimiento puede ser sustancialmente mayor.

Esta investigación fue financiada en parte por la Asociación Americana de Diabetes, contribuciones de los pacientes de GUMC Office of Advancement, el apoyo del especialista en diabetes, Clemente Esteban, de GUMC.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales