Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » El secreto de las serpientes voladoras

La antigua mitología de dragones da testimonio de la aprehensión casi irracional que la humanidad ha sentido hacia las serpientes, y más si esas serpientes son capaces de ir por el aire. Esta capacidad de los reptiles voladores atemoriza incluso a los más duros corazones humanos que tiene el Pentágono, muy interesados en cómo estas serpientes realizan sus acrobacias aéreas.

Las serpientes que provienen, principalmente, del sudeste asiático y la India, son del género Chrysopelea, son objeto de intenso estudio por John Socha, investigador de Virginia Tech, con el respaldo de DARPA, el brazo investigador del Departamento de Defensa. DARPA, naturalmente, tampoco dice cuáles son sus intereses por las serpientes que vuelan, pero sus dólares están ayudando a Socha a crear reconstrucciones en 3D con su biología y física implicada, esta investigación se publica en la revista Bioinspiration y Biometría.

Pero ¿Cómo se apañan las serpientes para volar? Bueno, en realidad no vuelan, sino que se dejan caer intencionadamente. Ellas suben a las cimas de los árboles más altos, a unos 70 metros, y luego dan un salto al vacío. Su método para convertir sus formas alargadas en vehículos aerodinámicos es bastante sorprendente, tanto que les permite viajar unos 240 metros lateralmente, a medida que descienden. Al principio de la caida cogen velocidad, después, comienzan una extraña danza aérea que, prácticamente, convierte su cuerpo en una alargada ala. Algunas de ellas, revolviéndose, pueden lograr girar en pleno aire.





En este vídeo de YouTube puede verse el movimiento fluido que ejecutan las serpientes y su aparente habilidad para engañar a la gravedad.

  • - Referencia: Sott.net, 23 de noviembre 2010, Clay Dillow
  • - Imagen: Chrysopelea paradisi, crédito Jake Socha

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales