Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Buenas noticias para el colesterol "bueno" HDL

Décadas de estudios en animales y datos epidemiológicos sugieren que el aumento de los niveles en sangre de la lipoproteína de alta densidad —HDL, o colesterol ‘bueno’—, podría tener un efecto protector más fuerte frente a la enfermedad cardíaca que las estatinas, unos medicamentos que disminuyen los niveles de lipoproteína de baja densidad (LDL, o colesterol ‘malo’). 


Ya en 2006, en un ensayo en EE.UU. que costó mil millones de dólares sobre el torcetrapib, un fármaco que aumentaba el HDL, se descubrió que parecía aumentar el riesgo de muerte en los pacientes, sembrando de dudas toda la investigación en este campo. Esta semana, apareció una buena noticia sobre un primer estudio centrado en esta clase de drogas que aumentan los niveles de HDL.

El estudio, publicado en el New England Journal of Medicine (1), fue hecho a 1.623 pacientes de prueba, para investigar la seguridad del anacetrapib, un fármaco parecido funcionalmente al torcetrapib, desarrollado por el gigante farmacéutico Merck, con sede en Whitehouse Station, Nueva Jersey. El medicamento inhibe una proteína llamada CETP, lo que aumenta el HDL. En el ensayo se encontró, con un 94% de seguridad, que el anacetrapib no dañaba a los pacientes, en contraste con el estudio de 15.000 pacientes del torcetrapib, también inhibidor de la CETP.

Cuando Pfizer detuvo los ensayos (2), muchas empresas dejaron de trabajar en los bloqueadores de CETP. Los investigadores se preguntaban si el fracaso de torcetrapib se reducía a la toxicidad inesperadamente alta de este compuesto, o si lo que era dañino era la inhibición de la CETP, o si lo que era lo erróneo era la misma idea de que el aumento de los niveles de HDL disminuye el riesgo.

La prueba del anacetrapib también dio seguimiento a los efectos del fármaco sobre los niveles de LDL y HDL, según Christopher Cannon, investigador cardiovascular del Hospital Brigham and Women de Boston, Massachusetts, y principal investigador del estudio, dejaban boquiabierto. Después de 24 semanas con este fármaco, los pacientes experimentaron un aumento del 138% en los niveles de HDL. Teniendo en cuenta que, hacer ejercicio y cambiar la dieta sólo puede aumentar el HDL en un 10%, señala Cannon. Los participantes que también tomaron estatinas, experimentaron una reducción de más del 40% en los niveles de LDL.

Aunque el estudio no fue lo suficientemente grande como para comprobar el efecto del anacetrapib sobre la enfermedad cardiaca, los investigadores observaron algunas tendencias positivas: el 3,3% de los pacientes que tomaban el fármaco experimentaron ataques al corazón, accidentes cerebrovasculares u otros relacionados, en comparación con el 5,3% de los pacientes del grupo placebo.

La aparente seguridad del fármaco es alentadora, apunta Prediman Shah, director de cardiología e investigación de aterosclerosis del hospital Cedars-Sinai Medical Center en Los Ángeles, California, "y hay algunas señales interesantes". Una de ellas, señala, tiene que ver con la proteína c-reactiva (CRP), un marcador de inflamación en la sangre, que tiende a caer cuando los pacientes regulan su colesterol con estatinas o cambios en el estilo de vida. A pesar de los enormes cambios en los niveles de LDL y de HDL, los niveles de CRP, en realidad, aumentaron ligeramente.

Shah también se sorprendió de que tan enormes cambios en los niveles de HDL produzcan beneficios clínicos pequeños. "En justicia, este estudio no fue diseñado para probar eso", observa Shah, pero si las predicciones epidemiológicas sobre los beneficios del HDL son correctas, el medicamento debe ser buenísimo.

El hecho de que elevar el HDL realmente funcione, no quedará claro hasta que los datos de grandes estudios comiencen a salir, comentó Shah. El próximo año comenzará un ensayo internacional sobre la eficacia del anacetrapib con 30.000 pacientes, pero los resultados no los tendremos por lo menos hasta 2014 (ver imagen de la tabla). Entre tanto, se esperan para 2013 los resultados de otro inhibidor de la CETP, llamado dalcetrapib, desarrollado por Roche.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales