Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Boa constrictor nacida por partenogénesis

Esta boa constrictor no tiene padre. Nació en 2009 por partenogénesis, también conocida como "nacimiento virginal". Esto la convierte en uno de los primeros animales vertebrados partenogenéticos que han llegado a la edad adulta.


La serpiente madre responsable tuvo dos camadas, una en 2009 y otra en 2010, produciendo un total de 22 crías. Todas hembras, y todas tenían el cuerpo del mismo extraño color "caramelo". El análisis genético confirmó que no estaban relacionados con ninguno de los machos que se habían apareado con las hembras (Biology Letters, DOI: 10.1098/rsbl.2010.0793).

Por otra parte, las serpientes jóvenes tienen dos cromosomas W. El sexo de las serpientes se determina de forma diferente al de los humanos: los machos tienen dos cromosomas Z y las hembras tienen uno Z y un W. Según la teoría, la descendencia partenogenética de la madre serpiente debería haber sido o ZZ o WW; sin embargo, los animales WW no se han encontrado, y sólo, con gran dificultad, se han conseguido en el laboratorio.

Aún no está claro cómo estas serpientes WW son capaces de sobrevivir, tampoco el por qué la madre ha producido muchas de ellas. La partenogénesis se utiliza a menudo como último recurso técnico así que las hembras puedan reproducirse cuando no hay machos alrededor. Así que esperamos que la madre tenga su prole con machos igual que con hembras.

Aunque siempre se ha pensado que la partenogénesis es sumamente rara, lo cierto es que, cuanto más se busca más común parece. Por ejemplo, en 2003, una serpiente pitón de Birmania, en un zoológico de Amsterdam, produjo embriones por partenogénesis, pero no se les permitió desarrollarse, por lo que no sabemos si hubieran sido realmente viables.

Tampoco es algo único de las serpientes. A principios de este año se demostró que las hembras de los tiburones bambú de puntos blancos pueden tener descendencia viable sin la ayuda de los machos, y que el tiburón martillo también pueden hacerlo. Y se sabe que muchos insectos también se practican la partenogénesis.

  • - Referencia: NewScientist.com, por Michael Marshall, 3 de noviembre 2010
  • - Imagen: Warren Booth

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales