Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Similitudes en la improvisación del siglo XVII con la del jazz

Los registros modernos de jazz tienen mucho en común con los viejos manuscritos de órgano del siglo XVII. En una tesis de la Universidad de Gotemburgo, Suecia, se muestra que muchos de estos manuscritos fueron utilizados por los organistas de aquellos tiempos, de la misma manera que los músicos de jazz de hoy día utilizan los CDs, es decir, como una forma de aprender cómo tocan otros músicos.

La tesis, escrita por la profesora titular del departamento de Ciencias de la Cultura, Karin Nelson, observó la notación musical durante un período en el que los organistas eran conocidos por su improvisación.

"En mi tesis, reparo en cómo organistas del siglo XVII, del norte de Alemania, aprendían a improvisar, y comparo este método con el enfoque utilizado hoy por los músicos de improvisación con los que he estado en contacto", explica ella. El estudio revela una serie de similitudes, aunque también las diferencias entre entonces y ahora.

"Es igual en la forma en que se refiere a interpretar e imitar a otros músicos, y en cómo utilizan la memorización, la transposición y las diferentes figuras musicales. Pero es distinto, según he observado, en el uso del canto como una parte importante del proceso de aprender a improvisar en el siglo XVII, que no es el caso en la actualidad."

La tesis da ejemplos de una variedad de compositores, como Bach, Beethoven o Liszt, donde resulta evidente que a menudo se partía de una composición escrita ya existente en el momento de la improvisación.

En relación con la defensa de su tesis, Karin Nelson pone de ejemplo, la adopción del mismo enfoque en un concierto en la iglesia Vasakyrkan, en el centro de Gotemburgo [Gothenburg]. Partiendo de obras ya existentes, entre ellas las del ‘Preludio’ de Bach en si menor, ‘España’ de Chick Corea y uno de los fragmentos de Schoenberg, poco a poco ella fue alejándose de la música escrita y haciendo sus propias improvisaciones de órgano.

"Esto es mucho más que un ejemplo de una forma histórica de interpretar", señala. Como parte de su tesis, Nelson también ha analizado la obra «Magnificat» del organista del siglo XVII, Heinrich Scheidemann, que consiste en 33 versos basado en ocho melodías gregorianas distintas. La conclusión principal es que estos ajustes fueron pensados originalmente como un medio de enseñanza en el proceso de aprendizaje de la improvisación.

Nelson ha grabado dos CDs de música de órgano construidas sobre el tema ‘Magnificat’ como parte de su tesis. El primero, publicado en 2009, fue grabado con dos órganos de nueva construcción en Austria, mientras que el segundo, que salió hace unas semanas, ha sido grabado en el órgano propio de la Nueva Iglesia Örgryte de la universidad, en Gotemburgo.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales