Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » » Las matemáticas ayudan a los corredores de maratón a llegar a la meta

En el mundo de los corredores de maratón, se llama "tocar el muro" cuando el corredor agota su energía y no le queda más remedio que reducir la velocidad. Ahora, un nuevo estudio promete una solución matemática para mantener a los corredores lejos de ese muro.

Teniendo en cuenta la energía que se necesita para correr un maratón, la capacidad de almacenamiento energético del cuerpo y la potencia del corredor, los investigadores calcularon con exactitud cuántos carbohidratos, ricos en energía, necesita comer un corredor antes del día de la carrera y qué velocidad de carrera es necesaria para completar los 42 kilómetros.

"Es muy importante saber esta cuantificación para un atleta competitivo, '¿Puedo ir a un ritmo de seis minutos por kilómetro y medio o es demasiado rápido? ¿o es mejor ir a seis minutos y 10 segundos por 1,5 km.?" El estudio del investigador Benjamín Rapoport, estudiante de doctorado en el departamento de Ciencias de la Salud y Tecnología de Harvard-MIT, comentaba, "este conocimiento puede marcar la diferencia entre ‘tocar el muro’ o conseguir la victoria."

Benjamín Rapoport detalla sus resultados en la revista PLoS Computational Biology de 21 de octubre.

El mundo del corredor

Rapoport sabe bien lo que es tocar el muro. Ha estado corriendo maratones desde hace años, y ha experimentado el agotamiento y el dolor de quedarse sin combustible en la Maratón de 2005 en Nueva York.

"Te sientes un poco como si llevaras a cabo una de esas dietas de choque," comentó Rapoport. "Sólo que cuando llevas la dieta te ocurre en el transcurso de unos días, mientras que un corredor lo experimenta al cabo de unos pocos minutos."

Rapoport originalmente comenzó a estudiar la fisiología de las carreras de larga distancia en 2005, entonces quiso faltar a clase para competir en la maratón de Boston. Su profesor de la escuela de medicina le dio permiso; pero con una condición, que volviera preparado para dar una conferencia en clase sobre la fisiología de las maratones.

"Obviamente, no había manera de decir que no", apuntó Rapoport. El éxito de su charla después de la carrera fue tal que el profesor le invitó a volver el próximo año y al siguiente también. Finalmente se dio cuenta que, sus cálculos sobre cómo el cuerpo utiliza la energía en un ejercicio de larga duración iban más allá de lo que estaba disponible en la literatura científica, lo que a su vez le llevó a una asignación en un proyecto de investigación.

Alimentado con carbohidratos

La capacidad de correr largas distancias depende principalmente de tres factores, explicó Rapoport. El más importante, el que separa a los corredores ocasionales de los atletas de élite, es la capacidad aeróbica, también conocida como VO2 máx. El VO2 máx es como la potencia de salida de un motor, la cantidad máxima de oxígeno que los músculos pueden absorber para seguir trabajando.

El siguiente factor es el coste energético de la carrera, que es el equivalente en millas por galón de un automóvil. El último factor es el el tanque de gas corporal, es decir, el espacio de almacenamiento disponible para los carbohidratos, especialmente el carbohidrato llamado glucógeno almacenado en el hígado y los músculos, y que es el principal combustible del cuerpo durante el ejercicio.

Mediante la combinación de estos factores, Rapoport ha creado un modelo matemático de cuánto tiempo y cómo de rápidos pueden ir los corredores de cualquier tamaño sin tocar el muro. El modelo también ayuda a calcular la cantidad de "carga de carbohidratos", o consumo de hidratos de carbono, que el corredor debe completar en los días antes de la carrera.

Dicho modelo también revela la base fisiológica de uno de los más grandes desafíos de la maratón de Boston. Los hombres de 19 a 34 años que quieran correr esta maratón deben tener un tiempo de clasificación de tres horas y 10 minutos o menos. Las mujeres de la misma edad deben tener un tiempo de clasificación de tres horas y 40 minutos o menos. Estos números ya no se basan en la ciencia, dijo Rapoport, sino más bien en establecer una criba que alcance alrededor del 10 por ciento de los corredores.

Como resulta que no hay ciencia alguna tras los tiempos de clasificación, los tiempos tanto para los hombres como para las mujeres, van a desafiar las reservas de combustible de hasta los mejores corredores. "Los tiempos han evolucionado hasta el punto de tener un sentido fisiológico," dijo Rapoport.

Preparando la maratón

La calculadora, disponible en la página web de PLoS, puede ayudar a los atletas a llevar el ritmo de carrera y a comer bien antes de la carrera, dijo Mark Cucuzzella, profesor de medicina de familia en la West Virginia University y entrenador y capitán del Air Force Reserves Marathon Team.

"Aquí se toman unos principios básicos de la ciencia y su aplicación vale tanto para un corredor recreativo como al corredor de competición más avanzado", indicó Cucuzzella.

Rapoport planea cumplir con el modelo cuando corra la Maratón de Nueva York, el 7 de noviembre. "Lo puedo decir por experiencia personal, sé que esto me ha ayudado a mejorar mi propia carrera", señaló.


Nota: Para los que no se defienden bien con el inglés, los datos que pide la calculadora son:

Weight . . . -Pounds . . . -Kilograms
Age (in Years)

Resting Heart Rate
(in Beats per Minute)

Target Marathon Finishing Time [Hours]
. . . -[Minutes] . . . -[Seconds]
Peso . . . -Libras . . . -Kilogramos
Edad (en años)

Frecuencia cardíaca en reposo
(en pulsaciones por minuto)

Tiempo propuesto de finalización de la Maratón [en horas]
. . . - [minutos] . . . - [segundos]



,

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales