Blog dedicado a la divulgación científica y las ciencias humanas

Blog Archive

Licencia Creative Commons

Licencia Creative Commons
Salvo indicación expresa de otra cosa, la licencia de este Blog, Bitnavegantes, se refiere a las traducciones y/o adaptaciones de los artículos, así como algunos artículos propios.

Licencia de Creative Commons
Bitnavegantes by Pedro Donaire is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Follow by Email

Subscribe to our email newsletter.

viernes, 27 de agosto de 2010

¿Por qué los peces no se congelan en el Ártico?


Los científicos que estudian por qué los peces no se congelan en el océano Ártico, han descubierto que un anticongelante natural impide que la sangre fluye a las obras bajo cero las temperaturas.

La temperatura del agua en el Ártico se mantiene un nivel bastante constante de 1,9 ºC casi todo el año, cercano al punto de congelación del agua de mar. El punto de congelación de la sangre de los peces, sin embargo, está en casi 0,9 ºC. Uno esperaría que los peces que se atrevan a adentrarse más allá de un cierto margen se congelarían. En cambio, los peces son capaces de mantenerse en movimiento gracias a una proteína que protege su sangre de helarse. Dicha proteína fue descubierta hace unos 50 años, pero sólo ahora los científicos están descubriendo cómo funciona.

Los investigadores, dirigidos por la química Martina Havenith, de la Universidad de Bochum, usó la espectroscopía de terahercios para examinar las moléculas de agua en presencia de la proteína. Vieron que las moléculas de agua, en su baile normal, formando y rompiendo enlaces, disminuían su velocidad en las proximidades de la proteína. "Digamos que el baile de discoteca se convierte en un minueto", apuntó Havenith.

La desaceleración del proceso de formación de enlaces evita la cristalización del hielo, algo que sería fatal para los peces. A temperaturas extremadamente bajas, claro que los peces se podrían congelar, pero para ese momento el agua a su alrededor ya se habría congelado también.

La investigación fue financiada por Volkswagen, sin duda con la idea de encontrar mejores sistemas de anti-congelación para sus coches. Las proteínas naturales que se encuentran en el pescado, desempeñan una labor bastante mejorada que los anticongelantes inventados por el hombre, ya que enlazan directamente con las moléculas de agua en el punto bajo de congelación. Las proteínas no necesitan enlaces. Su sola presencia es suficiente para ralentizar la congelación.




0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

En Google+