Blog dedicado a la divulgación científica y las ciencias humanas

Blog Archive

Licencia Creative Commons

Licencia Creative Commons
Salvo indicación expresa de otra cosa, la licencia de este Blog, Bitnavegantes, se refiere a las traducciones y/o adaptaciones de los artículos, así como algunos artículos propios.

Licencia de Creative Commons
Bitnavegantes by Pedro Donaire is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Follow by Email

Subscribe to our email newsletter.

domingo, 4 de julio de 2010

Estudiando al tigre dientes de sable


Los felinos ‘dientes de sable’ son más conocidos por sus caninos de tamaño gigante, pero también tenían sus extremidades anteriores excepcionalmente fuertes para agarrar a su presa antes de la mordedura letal, según publica un nuevo estudio en la revista PLoS ONE.


Comúnmente llamado "tigre dientes de sable", el félido extinto Smilodon fatalis, recorrió América del Norte y del Sur hasta hace 10.000 años, alimentándose de grandes mamíferos como bisontes, camellos, mastodontes y mamuts. Las pistas de sus huesos y dientes sugieren que, empleaba sus extremidades delanteras, así como sus colmillos, para atrapar y matar a sus presas.

El tamaño y la forma de los caninos de los dientes de sable, los hizo más vulnerables a las fracturas que los felinos que viven hoy en día, dijo la autora Julie Meachen-Samuels, paleontóloga de la National Evolutionary Synthesis Center in Durham, Carolina del Norte.

"Los félidos que viven hoy día tienen los caninos alrededor de la sección transversal, de modo que puedan soportar las fuerzas en todas las direcciones. Si la presa está luchando, no importa en qué dirección esté tirando, lo más probable es que los dientes no se rompan", explicó.

Por el contrario, los caninos alargados de los felinos dientes de sable eran ovales en la sección transversal, lo cual les hacía más vulnerables a la ruptura que sus primos de dientes cónicos. "Muchos científicos deducen que los dientes de sable mataban a sus presas de manera diferente que los demás felinos, debido a que sus dientes eran más delgados", explicaba Meachen-Samuels.

Pese a dicha vulnerabilidad, las prominentes cicatrices donde estaban insertos los dientes de sable, sobre los musculosos huesos de las extremidades, sugieren que eran muy poderosos. Los dientes de sable pudieron haber utilizado sus musculosos brazos para inmovilizar la presa y proteger sus dientes de una fractura.

Para estimar la fortaleza de las extremidades anteriores respecto de otros felinos, los investigadores utilizaron rayos X para medir las dimensiones de la sección transversal de la parte superior del brazo, y de huesos de las patas, de los fósiles recuperados en La Brea Tar Pits, en Los Ángeles. También midieron los correspondientes de 28 especies de felinos que viven hoy en día, los cuales varían en tamaño, desde el gato-tigre de 3 kg. hasta el tigre de 300 kg., así como del extinto león americano, el felino más grande de dientes cónicos que jamás haya existido.

Los investigadores usaron sus medidas de corte transversal para estimar la resistencia ósea y la rigidez para cada especie. Cuando se trató la rigidez frente a la longitud de las 30 especies en estudio, las especies con extremidades más largas, en general, tenían los huesos más fuertes. Pero los datos del felino dientes de sable estaban fuera del rango normal, mientras que los huesos de sus extremidades se ajustaban al tamaño, los de sus patas delanteras eran excepcionalmente gruesos para su longitud.

Los huesos del brazo del dientes de sable, no sólo eran de mayor diámetro que otros felinos, sino de más grueso tejido cortical, esa densa capa externa que hace fuertes y rígidos los huesos. Un hueso cortical más grueso coincide con la idea de que los miembros anteriores del dientes de sable soportaban mayor presión del se espera en los felinos de su tamaño, explicaba Meachen-Samuels. Del mismo modo que los ejercicios con pesas remodelan los huesos y mejoran la densidad ósea con el tiempo, la tensión repetida de lidiar con las presas pudo ir remodelando los huesos del brazo, haciéndolos más gruesos y fuertes en los felinos dientes de sable.

"A medida que los músculos tiran de los huesos, éstos responden cada vez más con más fuerza", señaló Meachen-Samuels. "Por eso pensamos que debieron haber utilizado sus extremidades anteriores mucho más que los demás felinos."

"Estos resultados nos ofrecen nueva información sobre sus poderosos miembros delanteros y cómo se fueron formando", agregó. "Este es el primer estudio que mira dentro de los huesos del dientes de sable para comprobar exactamente cuánta tensión podía soportar."

Los resultados están publicados en PLoS ONE de 30 de junio.

-04/07/2010-
- Referencia: EurekAlert!.org, por Ann Smith Robin
- Fuente: National Evolutionary Synthesis Center (NESCent).
- Imagen 1: Ilustración del ‘tigre dientes de sable’ (Smilodon fatalis) en Wikipedia

- Imagen 2: Las imágenes de rayos X muestran las dimensiones de la sección transversal del hueso, del brazo superior de un jaguar (A y B), comparado con el dientes de sable (C y D). Crédito: Julie Meachen-Samuels



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

En Google+