Psicología


More

La elevación de los Andes fue gradual

Publicado por: Pedro Donaire on : domingo, 4 de abril de 2010 0 comments
Pedro Donaire
Categorías:
Referencia: ScienceDaily.com, 01/04/2010
Fuente: University of Michigan.

Como la espina dorsal de una serpiente a lo largo de la costa occidental de América del Sur, los Andes se levantan como la cordillera continental más larga del mundo y la más alta después de la de Asia, con una altitud media de 3.962 metros.

La rapidez con qué las montañas alcanzaron esa altura es una cuestión polémica en los círculos geológicos. Algunos investigadores piensan que los Andes centrales no hace tanto que aumentaron bruscamente su altura y otros mantienen que el levantamiento fue un proceso más gradual.

Una nueva investigación del paleoclimatólogo Christopher Poulsen y sus colegas, sugiere que el enfoque de un rápido aumento se basa en pruebas mal interpretadas. Lo que algunos geólogos interpretan como señales de un aumento brusco, en realidad son indicios de un antiguo cambio climático. Sus hallazgos están publicado en la revista Science Express.

Esta confusión se debe a la relación de los dos principales isótopos de oxígeno, el oxígeno-18 y el oxígeno-16, estos se utilizan para estimar la elevación del pasado, según Poulsen, profesor adjunto en los departamentos de Ciencias Geológicas y Atmósfera, Océanos, y Ciencias del Espacio.

"En el clima de hoy, existe una bien conocida relación inversa entre los valores isotópicos del oxígeno de lluvia y altitud", señaló Poulsen. "Cuando una nube de lluvia asciende por la cadena montañosa, comienza a precipitar. Dado que el oxígeno-18 es todavía mayor que el oxígeno-16, la lluvia seguirá cayendo. Pero, a medida que sube la montaña, la precipitación se vuelve más y más pobre en oxígeno-18, y va decreciendo la proporción de oxígeno-18 a favor del oxígeno-16".

Los geólogos usan la proporción de estos isótopos, conservados en las rocas, para inferir estas antiguas elevaciones.

"Si disminuye esta proporción con el tiempo, las muestras se hacen más recientes, y la interpretación convendrá que ha habido un aumento de la elevación en ese lugar", explicaba Poulsen. De hecho, esa es exactamente la conclusión de una serie de documentos sobre la elevación histórica de los Andes, publicada en los últimos cuatro años. Usando los isótopos de oxígeno de las rocas carbonatadas, los autores postularon que los Andes centrales se alzaron alrededor de 2.500 a 3.350 metros en los últimos tres millones de años, en lugar de hace decenas de millones de años, como otros geólogos creen.

No obstante, la elevación no es el único factor que afecta a las proporciones isotópicas de oxígeno en la lluvia, continuó Poulsen. "También puede verse afectado por el lugar desde donde viene el vapor y la cantidad de lluvia caída, cuanto más intensa es la lluvia el oxígeno-18 también provoca que siga lloviendo". Escéptico a la hipótesis de una rápida elevación, él y sus colegas, realizaron experimentos de modelado climático para abordar la cuestión.

"El resultado clave en nuestro estudio de modelación es que, hemos identificado el umbral de elevación de las lluvias", afirmó Poulsen. "Una vez que los Andes alcanzaron una altura de más de un 70% de la elevación actual, la proporción de precipitación aumentó bruscamente. En nuestro modelo, el aumento de las precipitaciones también causó que la proporción del oxígeno-18 frente al oxígeno-16 disminuyera de manera significativa. Luego la conclusión es que, los geólogos han malinterpretado los registros isotópicos de los Andes centrales. La disminución de esta proporción no estaba registrando un aumento brusco de altitud, sino un abrupto incremento de las precipitaciones".

Esta conclusión está respaldada por datos geoquímicos y sedimentológicos, destacó Poulsen. "Hay pruebas de que los Andes centrales se hicieron menos áridos, al mismo tiempo que los registros isotópicos muestran una disminución de la proporción de oxígeno-18 al oxígeno-16".

Co-autores, junto con Poulsen, son Todd Ehlers, de la Universidad de Tubinga en Alemania, y la estudiante Nadja Insel de la Universidad de Michigan.
.04/04/2010.



No hay comentarios:

Deja tu comentario