Ads-728

Ads-728

Psicología

Astrofísica

Genética

Neurociencia

» » Un pájaro dinosaurio usaba veneno que paralizaba a sus presas

Ref. ScientificAmerican.com, por Katherine Harmon

Una feroz y emplumada ave de rapiña tuvo que ser terrible con los pequeños dinosaurios, lagartos, aves y mamíferos que vivieron hace 128 millones años, a su amenazante arsenal agregaba un veneno que literalmente paralizaba a sus víctimas.

Descrito por primera vez hace una década, el Sinornithosaurus tenía peculiares características dentales y faciales, con unos dientes largos y acanalados y unas hendiduras en su rostro que inicialmente escapaban a cualquier explicación. Pero un nuevo estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, propone que esta ave de rapiña del Cretácico Inferior utilizaba esas adaptaciones para liberar en la presa un impresionante tóxico que ayudaba a matarla.

"Cuando observábamos el Sinornithosaurus, nos dimos cuenta de que sus dientes eran inusuales", dijo Larry Martin, profesor y conservador de paleontología de vertebrados en el Museo de Historia Natural y el Instituto de Biodiversidad de la Universidad de Kansas, en Lawrence, y coautor del documento. "Entonces comenzamos a buscar en toda la estructura dental y mandíbular, así fue que nos dimos cuenta que era similar a las modernas serpientes de hoy día". Como la parte trasera de los colmillos de muchas serpientes, estos dinosaurios podrían haber utilizado sus acanalados dientes para inyectar veneno en las heridas de sus víctimas".

Tras el examen de especímenes de las dos conocidas especies de Sinornithosaurus, la millenii y la haoiana, los investigadores, con sede en la Universidad de Northeastern en Liaoning, China, y en la Universidad de Kansas en Lawrence, encontraron que la criatura tenía las características descritas, recordando los modernos colmillos de serpientes y a los lagartos helodermados.

Sus especialmente largos y acanalados dientes "puede ser la consecuencia de la necesidad de penetrar en una gruesa capa de plumas", declaraban los autores, señalando que las pequeñas aves primitivas podrían haber sido sus más frecuentes blancos. "Una vez atravesaba las plumas, el colmillo acanalado penetraría de 4 a 6 milímetros en la piel. Esto sería suficiente para cortar el tejido subcutáneo y permitir que el veneno penetrara en el torrente sanguíneo, aunque sería demasiado superficial para provocar la muerte o la inmovilización de una sola vez".

Este diabólico dromaeosauridae está estrechamente relacionado con el Microraptor gui, y los autores destacan sus cualidades "como ave venenosa a todos los efectos". El Sinornithosaurus era del tamaño de un pavo, pero le gustaba la carne e incluso la estrategia de caza furtiva.

El veneno, probablemente, no lo utilizaba para matar a la presa, sino más bien para ayudar a someterla. "La presa entraba rápidamente en un shock, pero aún viviendo cuando se apercibía que era lentamente devorada por esta ave de rapiña", dijo Burnham.
.27/12/2009.
- Imagen de los dientes fosilizados de un Sinornithosaurus, de David Burnham, y el Instituto de Biodiversidad de la Universidad de Kansas. Otra imagen: Reconstrucción del cráneo de un Sinornithosaurus de la Academia Nacional de Ciencias.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua
Editor del blog Pedro Donaire

Filosofía

Educación

Deporte

Tecnología

Materiales