NEUROLOGIA

MATERIALES

SALUD

En Google+

» » Antiguos tiburones se alimentaban de reptiles gigantes

05/10/2009
Hace unos 85 millones de años, en un mar poco profundo, un puñado de grandes tiburones blancos se daban un atracón sobre el cadáver de un reptil marino gigante llamado plesiosaurio.

Durante este aparente frenesí, algunos dientes de tiburón quedaron atrapados en los huesos del plesiosaurio, que posteriormente quedó enterrado y sin descubrir, hasta que un estudiante de secundaria lo encontró en Japón en 1968. Se encontraron otros fósiles de dientes de tiburón cerca de los huesos. Pero sólo recientemente los paleontólogos han examinado y descrito los fósiles científicamente.

El resultado, que se publicará en un próximo número de la revista Journal of Vertebrate Paleontology, saca a la luz la dieta de los tiburones de la antigüedad. Y aunque los científicos del estudio piensan que la fiesta del océano fue una fiesta de cadáveres, es posible que la banda de tiburones atacara a un vulnerable y envejecido reptil, que ahora se llama Futabasaurus suzukii, mientras estaba vivo.

"Voy a dejar abierta la posibilidad de un caso de ataque, porque no sabemos cómo murió el animal", indicó el investigador Kenshu Shimada de la Universidad DePaul en Chicago y el Museo de Historia Natural de Sternberg en Hays, Kansas. "Así que todavía existe la posibilidad que el plesiosaurio estuviese herido o enfermo y que los tiburones simplemente aprovecharon la oportunidad".

Gran suzukii

El Futabasaurus suzukii era un plesiosaurio de cuello largo, un grupo de reptiles equipado con cuatro patas-remo como aletas, que usaba para su propulsión por los océanos del mundo durante el Jurásico y el Cretácico. Shimada estima que el animal medía unos 7 metros de la nariz a la punta de la cola.

Pese a que Shimada y sus colegas no pueden retroceder en el tiempo, montaron un escenario plausible al observar las evidencias fósiles y teniendo en cuenta el comportamiento de los tiburones de hoy día.

L0s restos incluyen 87 dientes de tiburón, cinco incrustados en los huesos de plesiosaurio y los otros enterrados junto al reptil. Los dientes pertenecían al Cretalamna appendiculata, una especie de tiburón conocido por su cuerpo aerodinámico similar (aunque reducido) al de un gran tiburón blanco. Estos peces de unos 2 a 4 metros de largo, pequeños en comparación con un gran tiburón blanco, que puede llegar a 7 metros. Hasta ahora, los científicos sólo pueden especular sobre la dieta de esta especie de tiburones.



"Es posible que podrían haber comido pescado", dijo Shimada; "pero al menos este fósil muestra que el plesiosaurio fue uno de sus alimentos."

Del examen de los dientes se deduce fueron al menos seis o siete individuos diferentes de tiburón, algunos menores y otros adultos.

Dientes perdidos en la escena

Si el cadáver del plesiosaurio hubiese permanecido durante mucho tiempo en el fondo del mar, expuesto a las aguas en movimiento, los huesos se habrían esparcido. Ese no fue el caso de este Futabasaurus suzukii.

"El esqueleto está prácticamente intacto. Eso indica que, el tiempo transcurrido entre la muerte del animal y cuando se quedó enterrado en el sedimento fue bastante corto, a lo sumo unos meses", comentaba Shimada, y agregó, "por esa razón, no me sorpredió que hubiera múltiples tiburones alimentandose en un momento determinado".

En cuanto a los dientes perdidos, se desprendieron de los tiburones quedándose incrustados en los tejidos blandos del plesiosaurio. Dichos tejidos, degradados por el tiempo, dejaron esos dientes perdidos junto al esqueleto enterrado de los restos de plesiosaurio.

***


- Adaptación del artículo de LiveScience.com, de 02/10/09 por Jeanna Bryner

.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Leave a Reply