NEUROLOGIA

MATERIALES

SALUD

En Google+

» » » » Pliegue tectónico en Hawai

04/04/2009
Más de 80 volcanes submarinos y una multitud de islas, salpicadas a lo largo de la cadena montañosa submarina del Emperor de Hawai, como un collar de perlas. Una curva pronunciada en el centro es el único defecto. Una vieja explicación para este rasgo distintivo es un cambio en la dirección de la placa oceánica del Pacífico en su migración sobre un punto caliente estacionario, un volcán aparentemente inmóvil en lo profundo de la tierra.

Según resultados de un grupo de investigación internacional, y Hans-Peter Bunge, profesor de geofísica, de la Universidad Ludwig Maximilians de München, el punto caliente responsable de la cadena montañosa aún no se había afianzado; sino que más bien había sufrido una muy clara deriva hacia el sur. Hace casi 50 millones de años, finalmente cesó, mientras que la placa del Pacífico presionaba constantemente, la combinación de ambas dio lugar a esa curva prominente. Los movimientos de los puntos calientes están determinados por las circulaciones de material en el manto de la tierra. "Estos procesos no son sólo de mero interés académico", destaca Bunge. "Los modelos de circulación del Manto nos ayudan a entender las fuerzas que actúan sobre las placas tectónicas. Esto, a su vez es esencial para estimar la magnitud y la evolución de las tensiones en la más grande de las fallas tectónicas, que es la fuente de muchos de los grandes terremotos".

La característica curva en el camino de los 5.000 kilómetros de largo de la cadena de montes submarinos Emperor de Hawai, es una de las más sorprendentes características topográficas de la tierra, y es una identificación entre las representaciones del suelo del Océano Pacífico. Durante mucho tiempo, los libros de texto han explicado la creación de dicha cadena como la migración hace 80 millones de años de la placa oceánica del Pacífico sobre un punto caliente estacionario. Los puntos calientes [hotspots], son volcanes profundamente arraigados dentro de las entrañas de la tierra, desde ellos el material caliente está constantemente empujando abriéndose camino hasta la superficie. Según esta hipótesis obsoleta, la curva se produjo porque la placa del Pacífico cambió de dirección abruptamente.

En los últimos 30 años, los geofísicos también han defendido estas aparentemente inalterables localizaciones de puntos calientes que define en una referencia global la tectónica de placas. Estudios más recientes, sin embargo, sugieren que los puntos calientes son menos estables de lo que hasta ahora se suponía. Un grupo de investigación internacional, del Departamento de Ciencias de la Tierra y del Medio Ambiente de la LMU Munich, se ocupa de echar un vistazo más de cerca, a ciertas pruebas sustanciales inherentes al movimiento de los volcanes subterráneos, unas evidencias que ahora se confirman.

"Las observaciones paleomagnéticas sugieren que la curva en la cadena montañosa Emperor de Hawai no es el resultado de un cambio en el movimiento relativo de la placa del Pacífico", afirma Bunge. "Por el contrario, parece que el punto caliente estuvo derivando rápidamente en una dirección hacia el sur, hace entre 80 y 40 millones de años antes detenerse". Si la ruta del punto caliente hawaiano se ha rectificado al incluir esta deriva, el resultado implica un enorme y constante movimiento de la placa del Pacífico durante los últimos 80 millones de años. En última instancia, la curva se produjo cuando el punto caliente comenzó a desacelerar.

La fuerza motriz detrás de la migración de los puntos calientes es la circulación de material bajo la superficie de nuestro planeta. "El interior de la tierra está en constante movimiento", señala Bunge. "A lo largo de escalas de tiempo geológicas, esta movimiento se compara con los patrones del clima en nuestra atmósfera. Estos patrones pueden fácilmente dar lugar a un cambio en la posición de los puntos calientes. Las simulaciones numéricas de la circulación global del manto de la tierra nos permiten volver sobre estos movimientos con un detalle sin precedentes".

Los nuevos datos serán introducidos en los modelos de circulación del manto que se utilizan actualmente. Estos cálculos ayudan a explicar las fuerzas de conducción y resistencia que actúan sobre las placas tectónicas. "Y necesitamos entender estas fuerzas, ya que son esenciales para la estimación de la magnitud y la evolución de las tensiones tectónicas sobre las principales líneas de fractura, es decir, las fuentes de muchos de los grandes terremotos en nuestro planeta", añadió Bunge. Estoos resultados permitirán a los científicos a mejorar sus modelos informáticos mediante la verificación sus cálculos frente a las observaciones.

Publicado en AlphaGalileo, el 03/04/09
Fuente: Uni-Muenchen .

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios:

Leave a Reply